Gamereactor Close White
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
avances
Call of Duty: Black Ops 4

Call of Duty: Black Ops 4 - impresiones Blackout

¿Aguantan el ritmo y los personajes de Black Ops una forma de juego como es el Battle Royale?

Facebook
TwitterReddit

Sinceramente, no estábamos muy convencidos de la idea de jugar a Call of Duty con las normas battle royale. Después PUBG y Fortnite, hasta el hijo del vecino ha querido tener su propia versión, sin importar la base sobre la que se asentara con tal de juntar a unos cuantos jugadores en un mapa para que se mataran entre ellos a ver cuál quedaba en pie. Así que el anuncio de este modo Blackout para Black Ops 4, más allá del ruido de los rumores, sonaba a forzado, a un intento de aprovechar la ola de fama y, de paso, cargarse un modo historia totalmente en decadencia.

Puede que algo de razón haya en ese comentario, pero lo que nos han demostrado muchas horas de juego a la beta es que Treyarch no ha hecho una adaptación rápida y cutre de su jugabilidad y mundo a este subgénero. Todo lo contrario, enfrentarse a un centenar de enemigos (nosotros lo máximo que vimos fue 87) en este mapa a retales del pasado nos ha hecho viajar al pasado, a los momentos más divertidos de nuestra vida con CoD. Primer concepto: ¿te gusta más jugar a PUBG en primera persona que a todos esos otros que son en tercera persona? Si la respuesta es sí, pasa por aquí, porque lo vas a disfrutar.

Call of Duty: Blackout apunta maneras para convertirse en la mejor experiencia battle royale FPS. Es una afirmación atrevida, así que vamos a desarrollar la idea, sobre todo para quienes se han alejado en los últimos años de la franquicia y piensan que nada bueno puede salir de ella. Partimos de la base de que aquí la jugabilidad es totalmente CoD, sin un pero a sus tipos de jugadas, movimientos, ritmos de partida y armamento. Cuesta un poco adaptarse a este nuevo mapa, tan amplio y abierto, pero hay tanto equipamiento disponible que en un ratín vas teniendo ya tus preferencias para las batallas cuerpo a cuerpo y a media y larga distancia.

Call of Duty: Black Ops 4

Como la esencia de las saga está en su sangre, incluso quienes llevan unos cuantos años y se han perdido algunas de las últimas novedades como las clases van a adaptarse relativamente rápido. A esas búsquedas de cobertura aceleradas, a esos disparos a la cabeza sin pensar y a esos saltos por la ventana para escapar. La acción es rápida, no podía ser de otra forma, y se asimila muy bien, no solo por lo poco que cuesta entrar en calor si uno quiere, sino también porque si te cruzas con la bala equivocada tampoco es tan larga la espera hasta que vuelves a estar en la batalla.

La interfaz de usuario ha ido mejorando con el paso de los días de la propia beta. El problema más grave era la lentitud para recoger objetos y armas del suelo, así que Treyarch ha escuchado y ha acelerado el procedimiento. Mejorar el arma sobre la marcha es más rápido en PC y un poco tosco en consolas, así que por ahí todavía tiene margen de mejora antes del lanzamiento, pero como está ya es útil. Es directo, sin muchos menús en los que entretenerse sabiendo que tienes que tener puesto un ojo siempre en el horizonte.

Call of Duty: Black Ops 4

Otro elemento clave de la partida que diferencia al battle royale de Call of Duty: Black Ops 4 del resto es la alta velocidad de movimiento a través del escenario. Como de costumbre, cuesta muy poco llegar de un punto a otro, siempre y cuando tengas la valentía de salir ahí a ver por dónde te llueve el daño. Aún más si te haces con un quad o con una chopper de las que están por el terreno. Además, hay que moverse por que, como en todos los demás, hay un círculo que se va cerrando y que va matando a quienes se quedan fuera de él.

Por supuesto, siendo CoD, las mecánicas de tiro y los combates también son súper rápidos y ágiles, nada que ver con el intento de realismo de PUBG y similares. Hay una buena variedad de opciones tácticas para quienes tienen el tiempo y la suerte de rebuscar bien entre los aprovisionamientos, aunque hay veces en las que la muerte llega incluso antes de conseguir cuatro cosas. Pero más allá del armamento, lo que importa de Black Ops son todos esos gadgets (armadura y defensa, mochilas, granadas, miras y ayudas de reconocimiento, como un pequeño coche con control remoto) y las tradicionales ventajas que son bien conocidas por los jugadores. Parece que habrá 12 distintas con las que cada cual puede ir perfilando su forma de jugar, y se nos ocurran muchas posibilidades para sacarlas partido jugando en equipo.

Call of Duty: Black Ops 4

Tenemos que hacer una parada imprescindible en la salud del personaje, porque aquí es donde está el cambio más grande respecto a la historia de CoD. Ya no hay curación automática, como era de esperar, sino que hay que conseguir paquetes de salud y vendas con las que curarse cuando haya ocasión. Requiere una buena posición y unos segundos de tranquilidad que aquí no son siempre fáciles de encontrar. Es el rasgo que más aleja este modo del resto de opciones multijugador de Call of Duty: BLOPS4, y que más lo acerca al resto de juegos battle royale.

Movimiento constante por un mapa que no requiere tanto aprendizaje porque está hecho a partir de fragmentos de otros del pasado, como por ejemplo Nuketown. Es a la vez familiar pero fresco, porque la colocación y las zonas intermedias le dan otro aire. Y, por supuesto, es muy variado, mucho más rico que el de la mayoría de rivales a los que se enfrenta. El refrito les ha funcionado a la perfección en este caso. Pero no todo es Black Ops, como contó Treyarch al principio también habrá un poco del modo Zombies. Hay unos cuantos paseando por algunas zonas para complicar un poco más la vida, si cabe.

Una de las sorpresas de la beta fue la aparición de un enemigo controlado por la IA capaz de liberar mugre tóxica. Era un enemigo muy duro, tremendamente chungo, y dado que esto es una vida o muerte hay que pensárselo más de dos veces antes de meterse con él en vez de huir al otro extremo del mapa. Lo que pasa es que al caer deja un botín muy sabroso, como un arma de especialista u otras mejoras de gran calidad. Aquí va otra de las decisiones de diseño que marcan la diferencia frente a todos los demás, y que en grupo le añade un toque JcE que cambia el ritmo por un instante.

Qué sorpresa más positiva ha sido esta beta de Call of Duty: Blackout. Le falta todavía mejorar en detalles, retoques, refinamiento y el ajuste de equilibrios que exigen estos enfrentamientos, pero aún así ya está para jugarse. Además, la introducción de modos y variantes durante el transcurso de los días dejó claro que el estudio tiene buenas ideas en mente para mantenerlo vivo. Las reglas de siempre han caído en gracia con la jugabilidad rápida y a base de ventajas de CoD, junto a un mapa enorme y variado con buena interacción de los entornos. Que Epic y PUBG Corp. empiecen a temblar, porque aquí viene un rival muy serio a hacer frente a su dominio. La fecha clave, el 12 de octubre, día de lanzamiento de Call of Duty: Black Ops 4.

Call of Duty: Black Ops 4Call of Duty: Black Ops 4