Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
avances
Call of Duty: Modern Warfare

Call of Duty: Modern Warfare - primeras impresiones

Volvemos al pasado siendo el presente. Dos misiones de ejemplo para entender este reboot.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Pasión. Seguramente es la palabra que más hemos escuchado las horas que hemos pasado con Infinite Ward en su base de operaciones para conocer el nuevo Call of Duty. Todo el mundo reconocía en aquellos pasillos que la llegada de un juego llamado Call of Duty marcó un "hito en la historia de los videojuegos", especialmente de las consolas. Y aunque la serie haya pasado por momentos brillantes y periodos oscuros, provocando una polarización enorme en el público, no se puede negar que trajo un cambio de paradigma al shooter en primera persona.

Infinity Ward creó el primero de ellos y también Call of Duty 4: Modern Warfare, la pieza clave para su expansión. Como también parió Ghosts e Infinite Warfare, dos capítulos que se han llevado muchos palos. Así que, en los dos años y medio que han pasado desde entonces, el equipo se ha puesto a trabajar en la franquicia que tanta gloria les trabajo. Esa que dio por acaba en 2011 con la muerte de Makarov y, por consiguiente, no se trata de Call of Duty: Modern Warfare 4 como decían los rumores (ojo a la posición del cuatro).

No es un remake, es el presente imitando al pasado

La entrega de 2019 se llama Call of Duty: Modern Warfare, a secas y sin ningún cuatro. Es un reboot completo de esta saga y recupera la mayoría de sus temas y a gran parte de sus personajes, pero los adapta de nuevo a la guerra moderna de hoy en día, con una situación geopolítica y tecnológica diferente. No es, sin tanto y por aclararlo, un remake con mejores gráficos o control.

Call of Duty: Modern Warfare

Desde 2007 hasta hoy ha cambiado bastante el mundo y también la forma de referirse a él: para crear un Modern Warfare capaz de simular el mundo contemporáneo hacía falta un nuevo guión. Como también han cambiado los propios videojuegos, otro aspecto que se va a hacer notar claramente. Veamos en qué sentido.

La primera misión de los diseñadores fue crear un juego completamente coherente. Casi siempre y especialmente en los últimos años cada entrega eran dos o tres juegos en uno, con multijugador, modo campaña, zombis y hasta battle royale, cada uno por su lado. Eso ha provocado una división en dos tipos de audiencias y, en consecuencia, cierto abandono a una de ellas para satisfacer a la otra. Esta vez tienen toda la intención de superar esa dicotomía con elementos que fuercen a los usuarios a saltar del modo individual al multijugador, sin traumas, entendiendo que están siempre en un mismo entorno unificado. Los detalles sobre cómo conseguirlo, esos se los han guardado.

El segundo aspecto tiene que ver con la veracidad y la credibilidad de lo que estamos viendo. Call of Duty: Modern Warfare quiere contar una historia de nuestro tiempo en un escenario de guerra del ahora. La guerra es, en realidad, algo terrible por mucho que hayamos llegado a glorificarla por juegos como los suyos, recompensando la muerte y el gore. En este caso el objetivo es mostrar la tensión y el drama personal de quienes la sufren. Un ejemplo del cine: nos contaron que se han inspirado más en el miedo que produce Tiburón que en la brutalidad de Saw.

Call of Duty: Modern Warfare

Por último, han tratado por todos los medios que los personajes sean creíbles huyendo todo lo posible de la banalidad de ese héroe inmaculado frente a un antagonista malísimo. Aseguran que todos los personajes son complejos, que los malos también tienen sus motivos para comportarse así y los buenos no son ni superhéroes ni ejemplos de una moral inquebrantable. Un guión más maduro, con más "grises", en el que las posiciones dependen solamente de las perspectivas.

Sobre lo concreto, os preguntaréis. ¿A dónde nos van a llevar? Volveremos al enfrentamiento entre las dos superpotencias, Estados Unidos y Rusia, frente a frente. Sin embargo, los hechos de Modern Warfare 3 que acabaron asolando Nueva York aún no han tenido lugar.

En ambos bandos encontraremos soldados profesionales (agentes de nivel 1) y milicias rebeldes. Coexisten, luchan codo a codo, pero no siempre están justas para echarse una mano. Los agentes viajan en grupos pequeños y llevan tecnología punta como para doblegar a rebeldes que les superan en número. Al contrario, los milicianos son más y recurren a la infiltración y la emboscada. Este cruce da lugar a táctica variadas y fuerza a interpretar el combate en cada ocasión en función del personaje que te toque utilizar.

Infinity Ward dedicó esta primera toma de contacto con Call of Duty: Modern Warfare al modo campaña individual. Ya nos hablarán del multijugador en otro momento, aunque hemos podido apreciar las diferencias a través del planteamiento inicial y los objetivos de cada misión.

Call of Duty: Modern Warfare

Dos misiones de Call of Duty: Modern Warfare

Misión número 1: Londres. Un ataque terrorista ha sacudido la ciudad y el ejército ha enviado equipos especiales a destruir la casa en la que se esconde la célula clandestina responsable. Al principio, los agentes se reparten por los puntos de entrada y esperan la señal para irrumpir en el sitio, muy a lo Rainbow Six clásico. Una vez dentro de los pasillos estrechos de esta vivienda londinense, se apaga la luz para pasar automáticamente a las gafas de visión nocturna y ganar ventaja estratégica. Justo después comienza el tiroteo contra las personas que hay escondidas y bien armadas, habitación por habitación.

Suena común, pero por el camino nos hemos topado con una escena distinta, que impresiona. Un terrorista utiliza a su mujer como escudo humano, para después ser ella el enemigo una vez que liquidamos a su pareja. En otro sitio, una mujer corre desesperada a una cuna. ¿Va a por un bebé o tiene un arma escondida? ¿Disparamos o esperamos y ponemos nuestra vida en peligro? Una bala alcanza a un hombre en la tráquea y empieza a agonizar, mientras otro hombre moribundo trata de alcanzar una pistola. La mayor parte de esta secuencia está encriptada, pero lo hace siguiendo un guión que quiere ir más allá del mero tiroteo.

Misión número 2: Algún lugar de la Asia islámica. Nos metemos en la piel de una niña rescatada entre los escombros de una bomba. La madre ha muerto, pero la gente del pueblo ha logrado sacarla de allí milagrosamente con vida. Sin embargo, era solo el comienzo de una invasión rusa con granadas de gas nervioso. Fuscamos refugio en casa, con papá y un hermano de siete u ocho años, mientras los soldados van barriendo la zona. Tras un enfrentamiento violento con uno de ellos, salimos de allí para encontrarnos con una escena terrible: vecinos tirados por el suelo sufriendo convulsiones, rematados por tiros en la cabeza. La guerra es asquerosa, los civiles son quienes más la sufren y Call of Duty: Modern Warfare lo refleja con crudeza.

La tecnología del nuevo Modern Warfare

Call of Duty: Modern Warfare

Tras esas dos secuencias y un descanso para dejarlas atrás, Infinity Ward pasó a enseñarnos la tecnología empleada para darle vida. Además de por un sistema de iluminación volumétrica que es capaz de captar hasta el polvo que levantan las bombas, quedamos fascinados por el diseño de sonido. Cómo han logrado modificar el efecto del tiro de cada arma dependiendo de la posición y el lugar, para conseguir el efecto envolvente de un lanzagranadas en el subsuelo de Londres o el eco de una bala alejándose en Coventry Street. También han puesto mucho empeño en las animaciones de las propias armas y cómo se relacionan con las personas que las sujetan (lo llaman Activital). El detalle llega al extremo que el personaje refleja el peso de lo que carga.

Como viene siendo habitual en grandes producciones, el estudio ha utilizado fotogrametría para capturar e integrar objetos del mundo real en el juego. Desde puertas envejecidas de coches a montañas de basura (desperdicios de las calles de Los Ángeles, que hay de sobra) y así han logrado que el mundo de juego de Modern Warfare sea muy realista y no le falte de nada. La captura de movimientos de los actores brilla especialmente en las caras, capaces de reflejar hasta la hinchazón de las venas por la tensión del momento. Para apreciar mejor la construcción de las armas, el banco de trabajo en el que personalizarlas nos ofrece una perspectiva que nos ha recordado un poco al Autovista de Forza.

Infinity Ward dice que Call of Duty: Modern Warfare va a ser el videojuego más realista y más auténtico hecho por ellos hasta la fecha. Con el paso de los años nos ha salido cierto escudo ante las grandes palabras de los estudios de Activision y procuramos juzgar mejor por nosotros mismos porque las primeras impresiones tan geniales no siempre cumplen después. Esta vez, es cierto, nos volvemos gratamente satisfechos. Es prometedor, capaz de despertar atención y eso que aún no lo conocemos todo. Le seguiremos la pista, especialmente para ver cómo funciona ese multijugador y cómo logran no aislarlo de esta experiencia tan guionizada. Ante sí tienen un reto enorme, superar o al menos igual a uno de los videojuegos más jugados y queridos de la historia.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Call of Duty: Modern Warfare
Call of Duty: Modern Warfare

Contenido relacionado

Call of Duty: Modern WarfareScore

Call of Duty: Modern Warfare

ANÁLISIS. Autor: Andreas Juul

Infinity Ward nos ha dejado echarle el guante a la reinvención de la serie Modern Warfare, y nos ha parecido un juego memorable.



Cargando más contenido