Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
análisis
Call of Duty: Warzone

Análisis de Call of Duty: Warzone

Infinity Ward ha creado un battle royale buenísimo pero incapaz de diferenciarse.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

El modo Blackout de Call of Duty: Black Ops IIII entró con fuerza en la escena y, en sus primeros meses, hasta parecía que iba a poder doblegar a los grandes del battle royale como Fortnite o PUBG. Pero, como tantos otros juegos destinados a durar para siempre, llegó un día en el que se desinfló. No murió, pues gracias a las actualizaciones, ampliaciones de mapa y eventos sigue bien nutrido, pero entre Apex Legends y el Capítulo 2 de Fortnite quedó bastante tapado. ¿Tendrá que ver que sea un modo pegado a un juego de pago? La solución, ha pensado Activision, es competir de tú a tú en el free-to-play con Call of Duty: Warzone aprovechando la buena plataforma que es CoD: Modern Warfare.

La base de gameplay es tan buena y divertida y está tan trabajada como el multijugador de la última entrega preincipal. Los controles responden muy bien (casi siempre), las armas transmiten un feeling sólido, creíble, y el diseño de sonido repite a un nivel espectacular para cuadrar una ambientación de calidad. Metes todo esto en un mapa mucho más diverso que el de Blackout y tienes un combo digno de descargar y probar.

Te vas a encontrar con menos edificios copypasteados y se agradece ver tantos ordenadores interactivos y puertas cerradas esperando a abrirse en un futuro, como escondiendo algo. Sin pretender negar que Warzone es un juego mucho más clásico en cuanto a seguir al pie de la letra el patrón del género, Infinity Ward ha sabido encontrar espacios en los que aportar su sello al battle royale y ciertos cambios que le sientan bien.

El más notable es el respawn, asociado principalmente al Gulag. Frente a la muerte inevitable o segundas opurtnidades en manos de compañeros de equipo, que es lo habitual, en este Call of Duty es el propio jugador el que puede ganarse una vida extra gracias a su pericia. Al caer la primera vez, vas a las duchas de una cárcel en la que te vas a poder medir uno contra uno frente a otro jugador eliminado en tan solo 40 segundos, y el que gane vuelve a lanzare en paracaídas del avión. Si la cosa no va bien aún queda un plan B: que tus compañeros de equipo se gasten 4.500 de dinero en un revividor.

Call of Duty: Warzone

Sí, hay una economía in-game siempre funcionando que afecta de forma notable a las partidas. Consigues dinero al acabar con enemigos, de cofres y casas o por completar objetivos, y si encuentras los puntos de compra que hay en el mapa puedes hacerte con rachas de bajas, un kit para autorevivir o salvar a un compañero o cofres de munición y equipamiento extra. Este diseño penaliza a los camperos y fomentos ir a por todas, así que la da más ritmo a las partidas. Pero se han pasado al incluir un pitido que puedes actuar desde el más allá para indicar a tus compañeros la zona de compras más cercana, y hay algunos pesados que no sabe morir.

Además del modo battle royale tradicional, Call of Duty: Warzone ha llegado con otro llamado botín en el que las condiciones de victoria son totalmente distintas. El objetivo es acumular un millón de dólares en tu cuenta y tienes todas las vidas que quieras para lograrlo. Sí que cambia un poco cómo afrontas las partidas pero como no hay ninguna otra diferencia tampoco es que esa especilamente atractivo o llamativo. Si acaso, comprobar cómo cada quién sigue una táctica distinta para conseguir pasta y ponerla a buen recaudo. Pero, para esto, nos quedamos con otros modos de juego de Modern Warfare.

Para lo que sí sirve bien el modo botín es para aprender. Aunque el propio juego ofrece un tutorial en el que tomarle el punto a los controles y entender las mecánicas de compra y misiones, es aquí donde las puedes poner en práctica con fuego real, con el beneficio de que respawneas una y otra vez dentro del propio mapa. Aunque tampoco es que haya mucho que memorizar porque el segundo intento de battle royale de Actision simplifica bastante las cosas respecto al anterior.

Ya no hay accesorios entre el loot, porque en Warzone las recompensas se basan en la rareza y, por tanto, algunas ya vienen modificadas. Menos opciones de personalizaciones para quienes disfrutábais montando vuestro propio arsenal pieza a pieza y, en positivo, menos tiempo perdido en menús y comparativas. La conclusión de todo esto es que Warzone es más directo y más accesible para un público amplio.

Call of Duty: Warzone

Como veis, no ponemos casi ni una pega a todo lo que ha hecho Infinity Ward, pero ni por esas nos vamos con la sensación de estar ante un juego que vaya a marcar la agenda. Sencillamente, porque estos cambios no parecen suficientes como para diferenciarse de lo que ya hay. Las construcciones y estilo visual de Fortnite, las habilidades de Apex Legends y, para realismo, ya tenemos PUBG. Las apuestas de Warzone son el respawn condicionado y las compras en el mapa, y de ellas solo la primera es realmente potente.

Hay un detalle que sí es para enfadarse y es la adaptación del control a mando. En concreto, cómo han solucionado lo del sistema de señalización, al que además han dado mucho peso. Y es que quienes no tengan un mando con botones extra van a tener que parar para hacerlo. Es uno de esos aspectos que pueden cambiar con la llegada de los parches, pues apenas lleva unos días en funcionamiento y está claro que tiene que seguir haciéndose. Como también echamos en falta modos en solitario o dúos, pero eso es cuestión de tiempo.

Partir de una base tan buena y establecida permite a Call of Duty: Warzone arrancar en posiciones de privilegio. Infinity Ward ha creado un battle royale más realista a la par que sencillo y esa era una condición indispensable para explotar al máximo su condición de free-to-play. Sin duda, atraerá a mucha más gente que Blackout. ¿Pero conseguirá que se queden o volverán a sus viejos battle royale? Sus bazas son esa segunda oportunidad y una economía más objetivos en partida que hace que no todo sea correr para adelante.

Estamos contentos con estos cambios, pero no estamos seguros de que vayan a ser suficientes. Probadlo, porque merece la pena, y contadnos qué os ha parecido a vosotros y si creéis que tendrá futuro a largo plazo.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
08 Gamereactor España
8 / 10
+
Las armas se comportan y se controlan maravillosamente. Un mapa homogéneo y bien diseñado. La segunda oportunidad en el gulag. La simplificación del loot.
-
No consigue diferenciarse mucho de lo que hay. El mapeo de botones en consola. De momento le faltan modo solo y dúos.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado



Cargando más contenido