Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Gamereactor España
avances
Catherine

Catherine

Uno de los juegos más misteriosos del año llegará definitivamente a Europa en dos meses. En la Gamescom hemos podido conocer en la intimidad a Catherine, el juego de puzle y plataformas de Atlus.

Podrías decir que se trata de la fascinación por lo desconocido, pero lo cierto es que Catherine fue uno de los títulos más interesantes exhibidos en la Gamescom 2011. El juego lleva en las tiendas y casas niponas unos meses, mientras que el público americano lo disfruta desde hace un mes. Para Europa queda algo más, pero está confirmado su lanzamiento, por lo que la feria de Colonia era un lugar ideal para quedar con Catherine.

Lo fascinante de lo desconocido, decíamos. De hecho, casi todo lo que puede interesar de este juego seguía rodeado de un aura de misterio absoluto hasta que llegó a Japón, quizás también por el ingenioso silencio de los editores y la falta de imágenes dedicadas a las secuencias de juego en sí. Este estilo críptico se repite en todas las facetas del título, pues Catherine, la joven y carismática chica que aparece en portada, también es muy diferente a las apariencias.

A primera vista, Catherine podría sugerir el clásico juego de aventura nipona, con esa mezcla de horror y erotismo tan difícil de encontrar en occidente. Quizás esa carátula, la única para consolas en mostrar una chica que se desnuda, y los primeros minutos del juego, parecen corroborarlo. Vincent, protagonista de la historia y nuestro alter ego en el juego, aparece sentado en un bar, dispuesto a acabar con unas birras con los amigos mientras envía unos SMS y responde a unas preguntas que deciden la posición de una barra de karma. Una respuesta con un SMS poco ortodoxo lleva la barra hacia el mal y viceversa. Se supone que estas respuestas van determinando el final del juego (aunque no le pongan en una encrucijada), y todo hasta aquí sugiere mecánicas de juego sociales y psicológicas, como en esos títulos japoneses de ligar y quedar con chicas.

Catherine

Después de hablar con varios personajes y cogerse un buen 'pedete', Vincent termina en casa, donde cae frito, en un sueño profundo. Aquí es donde el juego toma un giro realmente brusco, mostrando su verdadera naturaleza. Es decir: las sesión corta, principalmente social, en el bar, en la que sólo respondemos a las preguntas que flotan en la mesa, sirve de pequeño intervalo entre un nivel y otro.

Directamente: Catherine es un 'puzzle platformer'. Nada más y nada menos. La dinámica que tiene en algunos aspectos recuerda obviamente a Q-Bert, con una gran escalinata montada con cubos que hay que ir subiendo. El jugador puede subir o bajar, pero también mover los cubos con sus propias manos, tirando de ellos o haciéndolos caer sobre otros. El objetivo es llegar a la cima de la torre antes de que caigan los cubos bajo nuestros pies, lo que terminaría con el personaje volando al vacío.

CatherineCatherine

Todo esto requiere cierta intuición, así como una buena velocidad y capacidad de reconocer las reglas de desplazamiento de los bloques. En la presentación de media hora, si os soy sincero, no hemos podido examinar todas las técnicas para alcanzar la cima. En cualquier caso, supimos de la posibilidad de adquirir objetos antes de cada nivel, como vidas extra o bloques adicionales, para superar la torre con más garantías.

En ocasiones surge un nivel con un jefe final, en el que hay que enfrentarse a la representación de una pesadilla. De hecho, el mundo donde se llevan a cabo las sesiones de juego de puzles es la tierra de los sueños, poblada por hombres convertidos en ovejas parlantes. El propio Vincent lleva en la cabeza un buen par de cuernos de carnero, así que los ambientes y los diálogos son surrealistas e increíbles, como poco.

En el nivel de jefe que vimos en la Gamescom nos vimos perseguidos por un bebé descomunal, que gritaba "papá" de forma aterradora de vez en cuando. El crío representaba la pesadilla de Vincent de hacerse padre (Katherine, la novia de Vincent y, en contra de su voluntad, parte del triángulo amoroso con Catherine, le contó poco antes que estaba embarazada), así que el nivel se convirtió en algo que daba bastante miedo. Y que era particularmente difícil.

Catherine

Aún así, incluso en las secciones de puzles podemos encontrar algunas interacciones sociales. Una vez más tenemos que ir respondiendo a preguntas (que también podrán afectar al karma), pero con una gran diferencia: estas preguntas son cruciales y parece que pueden cambiar la barra de karma de una forma mucho más incisiva. Además, cada respuesta se compara con la audiencia de todos los jugadores de Catherine, divididos por sexo, mientras la consola esté conectada a la Red. ¿Quién no querría cotillear y saber cuánta gente en el mundo prefiere la apariencia frente a la sustancia?

En general, el juego está repleto de ironías: desde los diálogos de las ovejas en las pesadillas alucinógenas hasta las discusiones bañadas en cerveza del bar, el juego rezuma cierto humor que en ocasiones roza la comedia negra. Baste decir que la 'cerveza in-game' tiene un efecto concreto: con ella puedes moverte más rápido en los bloques de la sección pesadillas. Casi como si el juego quisiera empujarnos a llevar a Vincent más allá de su tolerancia al alcohol, para que leamos el ridículo diálogo que viene después.

Catherine

Los desarrolladores prometen que, incluyendo los puzles, las sesiones en el bar y las ovejas parlantes, el juego durará entre 14 y 18 horas, dependiendo de la soltura de cada jugador. La dificultad extrema de este juego, ya subrayada por los habitualmente estoicos jugadores nipones, ha obligado al estudio a sumar el "Super Easy Mode" a la versión europea del juego. Pero no sin razón: hasta en fácil puede dar quebraderos de cabeza.

Catherine pinta genial, uno de esos juegos que (también gracias al boca-oreja) estamos encantados de que lleguen a Europa. Para los puristas: los productores confirman la presencia de voces niponas opcionales en el juego, así como de una actuación excelente en inglés. Catherine se podrá comprar en el Viejo Continente desde el 28 de octubre, para PlayStation 3 y Xbox 360.