Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
análisis
Catherine

Análisis de Catherine Classic

La bizarrada de Atlus por fin está en PC y tiene sus pequeños retoques.

Catherine
CatherineCatherineCatherineCatherine

Se dice que la línea que separa al genio del loco es muy fina, y Catherine es uno de esos videojuegos que se esfuerza en demostrarlo. Esta aventura gráfica rebosante de personalidad se estrenó por primera vez en 2012, y aunque viene de camino un remake llamado Catherine: Full Body, Sega ha decidido aprovechar el ruido generado en el presente para lanzar el antiguo en la plataforma a la que nunca llegó, el PC. Lo ha llamado Catherine Classic, un pequeño giro para marcar esas cuantas diferencias e incitar a quienes todavía lo tenían pendiente a decidirse por fin a jugarlo.

Los cambios son todo técnicos. Classic es un port a PC directo de la versión de consolas, con todos esos retoques que se esperan en este tipo de hardware de configuración variable: aumento de resolución opcional hasta las 4K, no tiene límite de fps o controles personalizables para ratón y teclado. Como detalle, también han añadido las voces japonesas a la versión global, algo que hasta ahora no se podía escoger en Occidente. Así que si alguien quiere cambios más sustanciales, tanto de gameplay como de contenido, se tiene que esperar hasta la edición Full Body, que llega este mismo año.

La premisa del juego es muy simple, y parece mentira que después se acabe complicando tanto. Controlas a un hombre llamado Vincent que está atrapado entre el amor tradicional por su novia de toda la vida, Katherine, y la pasión que ha despertado en él al conocer a una chiquilla llamada Catherine. A Vincent no le gusta nada pensar en el compromiso, y empieza a tener unos sueños en los que algo no tan metafórico le persigue mientras él intenta escapar escalando torres. Por si fuera poco, no recuerda haber conocido nunca a la nueva C., pero aún así esta doble vida interior le va comiendo más y más.

Esas torres conforman la mayor parte del juego, como si fueran un juego de puzles. Tienes que ir moviendo bloques para escalar estos castillos. Al principio parece fácil, pero se va complicando cuando aparecen trampas, bombas, hielo y cosas así. No lo pone nada fácil, es bastante duro, pero hay algunos objetos que ayudan bastante, como un bloque extra o un ítem para matar enemigos. Tampoco estás solo en este viaje, hay muchas criaturas que también están siguiendo el mismo camino, sobre todo ovejas.

Catherine
CatherineCatherineCatherineCatherine

Sí, muchísimas ovejas, no nos hemos confundido. En los sueños de Vincent hay otras personas y se manifiestan a balidos, no como humanos. Es gente que está pasando por una situación semejante a la del protagonista, y entre cada nivel del mundo onírico tienes la opción de hablar con esas personas para conocer sus historias y, lo más importante, aprender técnicas de escalada que van a ser muy útiles en lo que está por venir.

La estructura general es bastante rígida, separando escenas de narrativa y secuencias en un bar, en las que solo hay que mirar y conducen al sueño, de las fases activas. Estas visitas a un pub con mucha clase son para pasar el rato con los amigos, quejarse un poco de esta situación tan problemática, beber unas copas, guardar la partida y echar un vistazo al teléfono móvil.

No es que haya muchas opciones entre las que ir escogiendo ni muchos caminos como en aventuras más modernas, pero sí hay unas cuantas que te hacen pensar un poco. Hay que responder algunos sms y escoger en bocadillos de diálogos con la incertidumbre de no saber mucho el significado de lo que está ocurriendo. Por otro lado van las confesiones, que se producen en el mundo no real, y que tratan temas mucho más íntimos, como por ejemplo cómo reaccionarías si alguien entra a tu novia (¿te entrometes o te fías?). De las contestaciones van saliendo los distintos finales que hay en Catherine Classic.

Catherine
CatherineCatherineCatherineCatherine

Atlus ha construido un buen elenco de personajes secundarios, pero al final todo queda en el trío amoroso principal, con Troy Baker haciendo una gran interpretación como Vincent. Ha logrado capturar muy bien lo confundido que está y lo patético que puede llegar a ser. Es una parodia de la persona que tiene miedo a comprometerse con su pareja y, más que eso, se escaquea de los problemas. Esta forma de ser da lugar a situaciones de lo más graciosas.

Decíamos que roza la genialidad y la locura, pero lo hace con un reparto estupendo entre ambas caras. Hay mucho surrealismo en el diseño y también en el guión, pero nunca oculta que todo tiene un significado real por debajo que va saliendo a cada paso. El significado de los sueños, las relaciones, la filosofía y hasta el sentido del infierno tienes espacio en Catherine. Es una propuesta inteligente presentada como una estupidez, y no siempre es fácil lograr algo así. Un repertorio amplio que queda muy bien reflejado en sus finales, que van desde el romanticismo hasta el ridículo.

Además, cuando te has terminado el modo historia con alguno de sus finales, hay otros dos más que no tienen nada que ver con todo esto y se centran en la jugabilidad mecánica. Uno es babel, que consiste en volver a escalar las torres para mejorar la puntuación, y otro es Colosseum, una batalla contra el resto por llegar a la cima.

Su estilo recuerda mucho al de Persona y es lógico porque se trata del mismo estudio de desarrollo. Se puede apreciar tanto en los personajes como en la propia interfaz de usuario, con esos splashes de color que saltan a la pantalla para hablar con la gente. El aspecto 3D en general es bastante bueno, pero nada llega al nivel de las escenas animadas, que te meten de lleno en todo este barullo y sin atraparte demasiado tiempo.

Al acabar tu viaje por Catherine Classic te sientes contrariado, en más de un sentido. Ha sido una experiencia desconcertante, pero en el fondo sabes que te lo has pasado bien. Es un juego para adultos por su temática y exigente por sus mecánicas que no tiene comparación con lo que hay por ahí. Atlus demostró que sabe hacer grandes juegos con mucho presupuesto y una mirada clásica, como Persona 5 y toda la serie, y también juegos de autor como este.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
CatherineCatherineCatherine
CatherineCatherine

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
08 Gamereactor España
8 / 10
+
La forma de tratar temas importantes. Su potente personalidad. Visualmente muy agradable. Los puzles son complejos.
-
Hay picos de dificultad exagerados. Algunos estereotipos están muy manoseados.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países