Español
Gamereactor
análisis
Children of the Sun

Análisis de Children of the Sun

René Rother ofrece una experiencia sencilla y bien construida que funciona de verdad, pero que a la larga puede resultar demasiado monótona.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ
HQ

No hace mucho, aquí en Gamereactor publicamos una reseña de Pepper Grinder, y para resumir a grandes rasgos ese texto (al que vale la pena echar un vistazo), el truco central del juego es bastante entretenido, pero debido a un enfoque relativamente singular, la insistencia del juego en esta única mecánica termina siendo un obstáculo.

Eso es más o menos lo mismo que puedo decir de Children of the Sun, y aunque este emocionante juego de puzles tiene mucho que ofrecer, tanto narrativa como estructuralmente, es su énfasis en un bucle específico de juego lo que definirá si es para ti.

Bien, ¿cuál es ese enfoque singular? En Children of the Sun, eres un ex miembro de una secta con cicatrices emocionales que fue atraído por las promesas de liberación religiosa y salvación eterna de un líder enigmático aunque persuasivo. Pero después de que hieran a tu mentor personal, decides vengarte de los miembros de la secta. Y sí, también tienes superpoderes que te permiten manipular objetos. Esto significa que eres especialmente hábil con un rifle de francotirador, ya que puedes manipular el proyectil incluso después de un impacto directo, lo que te permite poner rápidamente a todo un grupo de malvados miembros del culto en sus tumbas.

Publicidad:
Children of the Sun

¿Qué significa esto mecánicamente? Cada nivel individual (hay unos 25) consta de una serie de enemigos por los que circulas (el movimiento se limita a moverte solo a izquierda o derecha) y marcas. Una vez que estás listo, disparas tu primer tiro y, si hace contacto con el objetivo, se te permite trazar una nueva dirección a cámara lenta. La forma de conseguirlo es que todos los enemigos mueran con un solo proyectil. Aquí hay excepciones, ya que el juego te permite seleccionar un pájaro como objetivo que permite que tu proyectil viaje hacia arriba y recupere la visión general, y también puedes apuntar al depósito de gasolina de un vehículo aparcado. La cuestión es que el juego amplía continuamente los métodos a tu disposición, pero la premisa relativamente sencilla del juego es que debes resolver el rompecabezas que tienes ante ti y calcular la trayectoria total exacta del proyectil que hará que todos los miembros de la secta pierdan la vida.

Suena sencillo, y en la práctica es exactamente eso. No cabe duda de que el juego está aderezado con un montón de maquillaje de diseño para animar la premisa, y la historia que evoluciona gradualmente y que nos habla del enigmático líder de la secta, de la horrible manipulación de sus miembros y de tu gradual comprensión de las atrocidades que ocurren a tu alrededor se cuenta de forma eficaz a través de unos efectos visuales relativamente estáticos. Además, hay un estilo gráfico crudo, sin edulcorar y casi demake que funciona bien con el resto de la producción de Devolver. Es exactamente la misma estética de baja fidelidad que predomina entre los éxitos indie de ahora, desde Buckshot Roulette hasta Iron Lung, y funciona. Combínalo con una banda sonora rasposa compuesta principalmente por sonidos pulsantes y tendrás un paquete bastante pulido que ataca los sentidos de una forma bastante directa.

Un precio de lanzamiento bastante económico, una premisa estructural sencilla que permite peculiaridades mecánicas y una estética bien construida: ¿qué puede no gustar? Bueno, como ocurre con algunos juegos independientes, y aquí es donde la comparación con Pepper Grinder resulta útil, hay un ligero desajuste en la cantidad de variedad mecánica, el número de sistemas activos y la duración general de la experiencia, lo que a menudo se resume como "ritmo". Children of the Sun no es exactamente largo, y si no te quedas atascado en ningún lugar en particular, puede completarse en unas pocas horas, pero antes de eso me encontré varias veces anhelando algo más, algo diferente. ¿Quizás uno o dos simples metasistemas que me permitieran personalizar mi rifle de francotirador específico entre misión y misión? ¿Quizá que los enemigos pudieran detectarme si me descuidaba? No soy diseñador de juegos, pero la experiencia acabó siendo algo singular, y no siempre en el buen sentido.

Publicidad:
Children of the Sun

Por supuesto, se podría, como siempre, darle la vuelta y alabar al desarrollador René Rother por diseñar un marco mecánico y estructural muy específico y luego querer clavar la jugabilidad dentro de él, en lugar de ampliarlo constantemente. Esto es absolutamente cierto, y a efectos de tablas de clasificación, sin duda hay espacio para una comunidad fuerte que quiere completar los escenarios lo más rápida y eficientemente posible. Pero para los que jugamos los juegos una vez es bastante sencillo, incluso si lo que estás haciendo es entretenido.

07 Gamereactor España
7 / 10
+
Gráficos sólidos. Buena banda sonora. Buena jugabilidad. Una gran comunidad gracias a las tablas de clasificación.
-
Quizá se eche en falta una o dos expansiones mecánicas durante el tiempo total de juego. Se hace un poco monótono antes de llegar a los créditos finales.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

0
Children of the SunScore

Children of the Sun

ANÁLISIS. Autor: Magnus Groth-Andersen

René Rother ofrece una experiencia sencilla y bien construida que funciona de verdad, pero que a la larga puede resultar demasiado monótona.



Cargando más contenido