Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Gamereactor
análisis
Chorus

Análisis de Chorus

En su última odisea en el espacio, Fishlabs nos cuenta la emotiva historia de una heroína trágica. Por desgracia, los desarrolladores han apuntado demasiado alto.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

Chorus es un juego de acción y ciencia ficción de naves espaciales que entra por los ojos gracias a la alta calidad visual de los escenarios. La presentación del mundo se limita a sistemas solares semiabiertos y los diversos entornos del juego son punta de lanza a nivel técnico (sobre todo en los dispositivos más recientes y potentes). Se plasma muy bien el vuelo a altas velocidades por el espacio y, aunque las explosiones podrían tener un poco más de reverberación, en general los efectos especiales son un punto a destacar.

En Chorus se pone especial énfasis en la marcación de objetivos, ya que es imprescindible apuntar de forma precisa a otros pilotos, unidades de vuelo u objetivos fijos mientras evitamos el continuo fuego enemigo. Para aligerar la tarea, Fishlabs ha introducido la llamada mecánica de deriva ("drift"), que nos permite mirar libremente a nuestro alrededor y apuntar con solo pulsar un botón mientras mantenemos la velocidad y el rumbo de nuestra nave. Al salir de este estado de deriva, saldremos a toda velocidad en la dirección hacia la que estaba orientada nuestra nave. Al principio, será un poco difícil acostumbrarse a este método de pilotaje, pero es un sistema que capta de maravilla la agilidad de nuestro as de la aviación y nos da una sensación increíble de potencia.

El sistema de avance lineal nos hará ir de un sistema estelar a otro e ir adquiriendo nuevas armas o habilidades que nos serán útiles en determinadas situaciones específicas. Los láseres y los rayos atraviesan los escudos enemigos, las ráfagas de cohetes hieren a las tropas blindadas y, en cierto punto, obtendremos habilidades de teletransporte y de embestida, que también tienen sus propios ámbitos de aplicación. Cuando todos estos elementos se combinan en alguna misión guay o en un desafío concreto, Chorus es un buen juego, pero puede pasar mucho tiempo entre momentos así sin que pase nada. Está claro que los desarrolladores se han esforzado en añadir actividades a su mundo, pero la mayoría de las misiones son de relleno.

HQ
Publicidad:
ChorusChorusChorus

Por lo general, siempre tendrás algo a lo que disparar o explorar las zonas para recoger los objetos que flotan por las inmediaciones. Las recompensas van desde dinero hasta modificaciones insignificantes que puedes utilizar para mejorar tu nave. Al principio, visitaba el hangar con bastante frecuencia para optimizar los sistemas de mi nave, pero no es realmente necesario. Instalar mods nuevos aumenta muy poco los niveles, que se traduce tardar quizás 0,5 segundos menos en concentrarte en un objetivo enemigo para cubrirlo con fuego continuo. De vez en cuando desbloqueas algo que tiene un efecto notable, hasta que en el siguiente capítulo encuentras piezas de algunos comerciantes que son aún mejores. En cuanto desbloqueas los ritos (habilidades) correspondientes, la personalización de la nave pierde aún más relevancia, ya que, gracias a ellos, podrás destruir escudos, congelar a los enemigos en estasis o teletransportarte a través de los obstáculos con solo pulsar un botón.

Debido a la monotonía del juego y a la falta de objetivos, todo el peso se descansa en la trama de Chorus que, por desgracia, es un fracaso total. La historia gira en torno a un culto religioso que solía perseguir objetivos razonables hasta que en algún momento perdió el rumbo. Éramos los más fervientes seguidores de la secta, pero ya no podíamos ignorar las injusticias de nuestro líder, así que escapamos. Durante unos años nos mantuvimos a flote en los márgenes de la galaxia, hasta que un día el pasado nos alcanza y nos obliga a rendirle cuentas de una vez por todas. Como en casi todas las variaciones de esta historia, que en esencia es la misma, al final nuestra trágica heroína tiene que sincerarse consigo misma para conseguir aquello que no pudieron todos sus predecesores. Sin embargo, el personaje de Nara no está lo suficientemente desarrollado como para poder asumir todas estas facetas. Nuestra dramática heroína es y acaba siendo un vehículo vacío que no es más que una excusa.

HQ
Publicidad:
ChorusChorus

La protagonista está desquiciada y arrastra innumerables muertes en su conciencia. Al principio de la aventura, el juego dedica mucho tiempo a dejar claro lo mucho que sufre por lo que ha hecho y que lleva mucho tiempo sin poder liberarse de su tormento mental por sí sola. Obviamente, en la mayoría de los diálogos la piloto es bastante fría y también está demasiado centrada en su objetivo como para abrirse a desconocidos. Pero cuando salen a la luz la culpa, el dolor emocional profundo u otros elementos del pasado, Nara muestra una personalidad lastimera, desesperanzada y extremadamente pesimista, y le encantaría expiar sus pecados. A medida que Nara nos deja ver sus pensamientos más íntimos, se hacen más evidentes las afiladas navajitas que van minando constantemente en su autoestima.

La acompaña una nave espacial con la última tecnología llamada Forsaken (abreviado "Forsa") que adopta un doble rol ambivalente que se caracteriza por ser tóxico. Forsa es el "único aliado" de Nara, pero a la vez está estrechamente relacionado con su trauma. Los autores se desviven por presentar esta arma inteligente como un ser que piensa y siente por sí mismo, pero, al mismo tiempo, recortan la IA de la nave hasta tal punto que no le queda memoria para nada que no sea el odio y el deseo de venganza. Así que nos encontramos ante una dupla formada por una persona emocionalmente inestable que necesita urgentemente atención psiquiátrica y un arma que está constantemente incitando a su responsable al asesinato en masa.

Ambos personajes hablan constantemente hasta el hartazgo, por ejemplo cuando conversan sobre "cazar" a sus presas. Casi como en un ritual, proclaman frases cargadas de significado en el fragor de la batalla, que parecen simbolizar una estrecha conexión entre ellos. A medida que avanza el juego, ambos se van "sincronizando" cada vez más y terminan las frases del otro. Fishlabs utiliza en Chorus poco más que frases manidas y referencias significativas para insinuar cosas pero no decirlas de forma explícita, así que parece bastante inútil prestar atención a las conversaciones y las discusiones más extensas.

Publicidad:
HQ
ChorusChorus

El equipo de guionistas de Fishlabs explora algunos temas complejos que solo se abordan de forma superficial. Por supuesto, cuando es necesario para el avance de la historia, nuestra pobrecita protagonista tan maltrecha funciona a la perfección porque simplemente olvida que su mundo es un caos. Los momentos de desarrollo del personaje tendrían que ser muy intensos para ilustrar la inimaginable gravedad de dichos desarrollos. Pero Fishlabs no parece ser capaz de hacerlo, así que probablemente esa sea la razón de que ni se molesten. Por ello ni siquiera se crea la ilusión de que Nara, en su estado, esté pilotando una nave espacial con precisión mortal, o incluso incitando una rebelión contra un imperio. Y eso es exactamente lo que el juego nos quiere hacer creer antes de mostrarnos, después de muchas horas, cómo la heroica protagonista se supera a sí misma para acabar con la tiranía.

Puede que el hecho de que la torpe narrativa de Fishlabs no encuentre un caldo de cultivo en este universo plano de buenos y malos no sea un gran problema para mucha gente. Si ignoras a la llorona asesina en masa, en Chorus te puedes dedicar a abatir naves espaciales tranquilamente y alegrarte la vista con grandes rocas contra fondos brillantes. Hay mucha acción, los controles son cómodos y puedes hacer muchas cosas mientras conviertes a montones de enemigos en desechos espaciales. Sin embargo, si no quieres distraerte con la historia, es probable que te aburras rápidamente, ya que las mecánicas superficiales del juego no son suficientes para sostenerlo todo el rato. Lo que me frustra tanto es que, en principio, tiene todos los elementos necesarios para ser un buen juego, es solo que los autores deberían haber empleado un poco más de talento a la hora de juntar las ideas.

ChorusChorus
ChorusChorusChorus
06 Gamereactor España
6 / 10
+
Rendimiento decente en consolas de última generación. Los sistemas estelares son visualmente atractivos. La diversión es superficial y tiene mucho relleno. Los controles no están sobrecargados.
-
El argumento de la historia no tarda en decaer debido a la protagonista inverosímil y su desarrollo de personaje. En las misiones no pasan muchas cosas. Muchos problemas técnicos menores.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

0
ChorusScore

Chorus

ANÁLISIS. Autor: Stefan Briesenick

En su última odisea en el espacio, Fishlabs nos cuenta la emotiva historia de una heroína trágica. Por desgracia, los desarrolladores han apuntado demasiado alto.



Cargando más contenido