Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

HaloLife is Strange 2Bioshock 4Guía Pokémon Espada y EscudoLuigi's Mansion 3Jurassic World EvolutionFinal Fantasy VIIFIFA 20
Español
Portada
análisis
Concrete Genie

Análisis de Concrete Genie

Con tantos juegos exclusivos para PS4, este título no ha sabido distinguirse y ha acabado siendo una aventura superficial y efímera.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Concrete GenieConcrete GenieConcrete Genie

Ahora mismo, Sony es un referente en cuanto a videojuegos propios. Se acerca Death Stranding, el año que viene podremos jugar a The Last of Us Parte II, mientras que ya tenemos en nuestra mochila joyas como God of War y Spider-Man, por lo que era de esperar que nuestra expectación ante Concrete Genie, el nuevo lanzamiento de Picelopus, estuviese por las nubes. Es otra exclusiva para PS4, una denominación que cada vez se relaciona más con vídeos cinematográficos, la mejor calidad y gráficos impresionantes.

Si has ojeado nuestras impresiones artísticas, ya sabrás de qué va el juego. Controlarás a Ash, un chico atrapado en un mundo frío y sombrío que posee el poder de convocar a genios que pueden volver a dar vida y color al pueblo de Denska. Al comienzo de la historia visitas un faro en el que te encontrarás un pincel que te permitirá colorear las paredes e interactuar con los genios que habitan en su interior, e incluso tú mismo podrás crear genios con características personalizables.

Pixelopus introduce y te muestra el sistema de juego a medida que avanzas en la aventura, además de enseñarte cómo utilizar la superpintura para limpiar la oscuridad (una especie de pringue que ha invadido partes del pueblo). Después de familiarizarte con el juego en el primer capítulo, te encomendarán la tarea de adentrarte en Desnka y animar un poco el cotarro yendo a ciertas zonas para encender todas sus farolas, que se encenderán al pintar las paredes adyacentes. Al acabar de encender todas las farolas de una zona se desbloqueará la siguiente, por lo que es cuestión de repetir una y otra vez lo mismo.

El problema de este sistema de juego es que no tarda mucho en hacerse repetitivo y acabas sintiéndote más un pintor de paredes que un artista la mayor parte del tiempo. Además, los matones del pueblo pueden cogerte y robarte el pincel mientras caminas por el suelo, lo que te obligará a trepar por los tejados usando unas animaciones un tanto torpes y lentas, que intentan imitar a Assasin's Creed, y después de unas cuantas zonas se vuelve una tarea muy tediosa. Los matones son más un incordio que un desafío porque podemos pasar de largo corriendo la mayoría de las veces en lugar de intentar esquivarlos sigilosamente, que es a lo que nos animaba el juego, ya que son soberanamente lentos.

Concrete Genie
Concrete GenieConcrete GenieConcrete Genie

Los genios en sí mismos ofrecen variedad, pero muy poca. Los del fuego pueden quemar cosas, los amarillos pueden electrocutarlas y los azules pueden generar ráfagas de viento que cambian el escenario. Es un juego para toda la familia, por lo que nada llega a ser extremadamente difícil, pero se agradece como cambio de ritmo. Los genios también tienen su lado canalla y tendrás que atrapar páginas que vuelan por los escenarios para contentarlos. Cuando lo haces, estarán otra vez bajo tus órdenes, además de rellenarte el medidor de superpintura.

Tras unos cuantos capítulos en los que se introducen poco a poco a estos compañeros, llega un cambio repentino de ritmo. No vamos a contar qué es lo que pasa exactamente en la trama para que ocurra esto, pero, en resumen, Pixelopus se olvida de los rompecabezas y convierten a Concrete Genie en un juego bastante básico en tercera persona en el que hay un número contado de ataques según la habilidad especial de cada genio. Lo que sí te podemos contar es que perseguirás a los enemigos por las zonas que ya has pasado, imitando esta vez una habilidad parecida a la de Frozono para moverte con una mayor rapidez y agilidad.

Como ya hemos dicho, este cambio es repentino, bastante desconcertante y no acaba de encajar, pero tenemos que decir que le da vidilla (aunque se vuelve cansino rápidamente). Para derrotar a los enemigos solo necesitas dos ataques, uno mientras te acercas y otro para reducirlos del todo. Más tarde, vuelve otra vez el sistema de pintar las paredes, pero ahora se parece a una lista de cosas que pintar para complacer a los genios y sentimos que son más unos deberes (un tanto aburridos) que una verdadera creación de obras de arte.

De hecho, es lo que harás durante el resto del juego, solo pintarás lo que te mandan y no lo que tú quieres pintar. Los genios no paran de pedirte diseños específicos, incluso cuando tienes que hacer las «obras maestras», que son dibujos gigantes en las partes laterales de los edificios que cobran vida cuando están terminados. Hay espacio para la creatividad, pero está envuelta por constantes demandas, sin contar con los controles para pintar (los tuvimos que cambiar para el mando derecho, por fortuna, tú podrás hacerlo también en el menú).

Concrete Genie
Concrete GenieConcrete GenieConcrete Genie

En cuanto a su trama, es un juego bastante corto porque pudimos terminarlo en unas tres o cuatro horas. Parece más una película animada que cuenta la historia de un chico que solo quiere traer la felicidad a su pueblo que ha sido devorado por la oscuridad. Es muy predecible y, a pesar de las escenas de animación, no pasamos tiempo suficiente con Ash y sus amigos para crear un vínculo con ellos. Simplemente nos vemos en medio de este embrollo en el que nos cuentan que tenemos que salvar a Densaka y ese es todo el contexto que nos obtenemos.

Cabe mencionar que los niveles y escenarios son de por sí aburridos. Sí, entendemos que ese es el sentido que le han querido dar, pero no es lo suficientemente entretenido cuando lo único interesante que puedes hacer es pintar paredes, ya que lo único que puedes explorar son cloacas sucias, fábricas y casas. Puedes encontrar páginas extra coleccionables, pero al tener que trepar no nos entusiasmaba mucho la idea de tener que buscar por cada recoveco.

No sólo van a ser críticas negativas sobre este juego, debemos reconocer sus partes buenas también y una de ellas es la espectacularidad de sus gráficos al crear obras de arte con tu pincel. Crear tu propio genio y verlo cobrar vida en las paredes es algo difícil de describir, igual que las obras maestras y los elementos tan coloridos que puedes tú dar vida, lo que estamos seguros que divertirá a muchos jugadores. El Modo foto es indispensable, hace que el juego brille con luz propia (literalmente).

Al dar el último brochazo nos sentimos decepcionados con Concrete Genie. En teoría, parecía que iba a ser un cuento mágico sobre salvar a un pueblo marchito, pero en la práctica ha resultado ser una aventura carente de vida en la que atraviesas escenarios sombríos y repetitivos en los que haces tareas igualmente repetitivas para avanzar por la trama. Es divertido crear tus obras de arte, pero aun así consiguen estropearlo cuando se convierte en deberes. Desafortunadamente, todo esto hace que Concrete Genie, un juego exclusivo para PS4, no se acerque a la calidad de sus compañeros de catálogo.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Concrete GenieConcrete Genie
04 Gamereactor España
4 / 10
+
Impresionante visualmente en cuanto a las pinturas coloridas y luminosas.
-
Controles de movimiento frustrantes, puzles y batallas repetitivas, niveles aburridos y reciclados, breve, la historia no deja la huella que quiere dejar.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Concrete GenieScore

Concrete Genie

ANÁLISIS. Autor: Sam Bishop

Con tantos juegos exclusivos para PS4, este título no ha sabido distinguirse y ha acabado siendo una aventura superficial y efímera.



Cargando más contenido