Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

The Curious Tales of the Stolen PetsPES 2020 Data Pack 3.0Google StadiaGuía Pokémon Espada y EscudoLuigi's Mansion 3Super Mario Maker 2Rune 2FIFA 20
Español
Portada
avances
Concrete Genie

Concrete Genie - Impresiones artísticas

Hemos dejado el tag con el logo de GR por unas cuantas casas tras soltarnos en la pintura con la colorida aventura de Pixelopus.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Sony ha apadrinado como exclusiva para su PS4 un proyecto pequeño pero muy llamativo, que ha estado ya expuesto un par de veces con tráilers y gameplay. Concrete Genie es un chute de color en vena que gusta mucho en vídeo, pero que hay que ver en movimiento para entender al completo. Hemos estado dos horas con Pixelopus para conocer la historia de Ash desde el principio y, de paso, comprobar cómo ha sido su adaptación a la Realidad Virtual de PSVR.

Al empezar el juego estamos en Denska, un pueblo pesquero venido a menos. Unos chavales deambulan por la calle con ningún pasatiempo mejor que romper ventanas y farolas. Ash también está por ahí, pero no le gusta la compañía y prefiere pasar el rato boceteando en su cuaderno. A veces da forma a sus recuerdos y otras dibujos monstruitos. Siente algo por ese lugar, pero ha cambiado tanto en los últimos años. Este joven artista sabe de sobra que no debe inmiscuirse, y no solo por los liantes. Sin embargo, perdido en su mundo de fantasía se ve sorprendido por la banda. Se ceban con él; le rompen el cuaderno y le montan en un viejo telesilla que le lleva al faro abandonado.

La isla es el lugar ideal para coger el punto a los controles. Observación, algo de movimiento entre plataformas y relación con animales, que supuestamente no sirve para nada pero es reconfortante. Y cuando todo esto está dominado aparece el pincel mágico, el que abre la puerta de Concrete Genie. Con esta herramiento ganamos la habilidad de pintar y transformar el mundo plano y triste a nuestro alrededor para convertirlo en una escena viva repleta de color. Ese será nuestro trabajo, aportar luz a un pueblo deprimido.

Concrete Genie

A partir de ese momento, tenemos la opción de usarlo cuando nos dé la gana, pero solo en las paredes. Lo único que hay que hacer es escoger alguna de las plantillas disponibles, como un cielo repleto de estrellas, una aurora boreal o una hoguera, y comenzar a dibujar moviendo el mando DualShock 4. El proceso es bastante meticuloso y cuesta un poco hacerse a él, no basta con menearlo sin más, pero está bien trabajado y responde como debe.

Pintar todos los edificios de una ciudad no es fácil, o al menos si no es con brocha gorda como la de de Blob. Ash no está solo, tiene a su lado a sus amigos los monstruos, que también pueden cobrar vida gracias a este pincel mágico. No son monstruos, son genios, y hay que darles un aspecto único escogiendo las partes de su cuerpo que necesitan para estar completos. No penséis en humanos, más bien en criaturas con movilidad, y tenemos ganas de ver qué otras opciones habrá en la versión final para poder darles vida. Ah, si algo va mal en el momento del diseño siempre se puede borrar el último brochazo.

Con más habilidad y más moral, volvemos a Denska. Lo primero que hay que hacer es acompañar a este nuevo amigo recién dibujado a un lugar en el que pueda utilizar sus habilidades. Este primer pequeño puede escupir fuego, por ejemplo, muy útil para abrir cortinas o cerrar ventanas. Su ayuda va a ser esencial para ir abriéndose camino y para resolver puzles de entorno que se interponen en la partida. Tenemos la sensación de que el progreso va a estar marcado por la capacidad creativa de cada uno porque, al pintar los muros de los edificios, aparecen unas luces de fantasía que señalan hacia dónde se puede mover nuestro compañero.

Concrete GenieConcrete Genie
Concrete GenieConcrete Genie

Ya estemos creando una obra maestra o un garabato, no parece que el juego reacciones del todo y tampoco hemos visto que el resto de personajes lo haga o si perciben que ha cambiado algo en el entorno. Nos gustar percibir nuestras creaciones, que van logrando que el sitio sea cada vez más acogedor, incluso sin tener un talento para el arte. Habrá partidas más bonitas que otras, seguro. Quienes estamos un tanto peleados con la belleza, tendremos un apoyo en las páginas del cuaderno de Ash, que tendremos que ir recogiendo a medida que vuelan por ahí (recordad que nos destrozaron todo). No es un coleccionable vacío, es el acceso a más diseños, más componentes para genios y la clave para desbloquear algunas mecánicas.

Por el mundo de juego os iréis encontrando con murales obligatorios que solo se pueden terminar con lo que viene en las páginas. Y de vez en cuando, el genio te hace una petición concreta, como que dibujes un manzano. En esos momentos hay que combinar los recursos de forma acertada porque tiene premio, la superpintura. La parte coleccionista parece la más sencilla de Concrete Genie, porque las páginas están señaladas en el mapa y, además, llevamos un gnomo a las espaldas que se va chivando.

Todo sería muy sencillo si no hubiera nada más, pero hay problemas. Por ejemplo, los chavales pesados que nos quieren quitar el pincel, a los que hay que distraer para que se vayan del sitio y después quitárselos de encima. Una buena forma de hacerlo es subiendo a los tejados, pues la habilidad para trepar del protagonista es muy útil. Esta partida nos sirvió también para conocer un poco más de la trama y saber cómo ha llegado a echarse a perder esa parte del lugar. Aparecen unos tentáculos desagradables que hacen mucho mal. Puede limitar el talento creativo, que solo podemos recuperar con las superpinturas. Solo los genios muy contentos son capaces de conseguirlas, así que primero hay que buscar un lugar muy tranquilo y alejado de los peligros para poder jugar con cada criatura y que fluya la creatividad.

Concrete Genie
Concrete GenieConcrete Genie

La interacción entre Ash y sus amigos es muy tierna ya desde el principio. Nuestro joven héroe juega con ellos de vez en cuando y se comunica a su manera. Pero en la demo también vimos algunos aspectos más oscuros, porque el trasfondo del juego no es solo pasarlo bien y dar vida, hay que entender todo lo malo que ha ocurrido aquí. Justo al final de la prueba llegó el instante clave: apareció un genio oscuro que cambió por completo las rutinas y sacó un lado más agresivo del protagonista.

Casi de rebote, Concrete Genie se ganó compatibilidad con la Realidad Virtual, pero Pixelopus ha reducido el número de mecánicas al mínimo. Con la mano izquierda manejas la paleta de pintura, a través de la que se accede a varios efectos de dibujo, y con la derecha escogemos entre las acciones anteriores y las plasmamos en la pantalla. Piensa que estás en un cuadro para ir dándole forma desde el interior, y mientras tanto el pequeño gnomo (se llama Splosh) va contando lo que ve. Aquí también hay que contentar al genio para poder avanzar, por cierto.

El añadido no se mezcla con el juego base, es algo más para practicar y divertirse por separado y como tal se agradece. Lo que nos hemos encontrado es que Concrete Genie va a ser una aventura tierna y enriquecedora, apta para todos los públicos. El 9 de octubre sabremos si cumple con lo que promete, cuando se estrene como exclusiva de PS4.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Concrete Genie

Contenido relacionado

Concrete GenieScore

Concrete Genie

ANÁLISIS. Autor: Sam Bishop

Con tantos juegos exclusivos para PS4, este título no ha sabido distinguirse y ha acabado siendo una aventura superficial y efímera.



Cargando más contenido