Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Entrevista Hideo Kojima Guía completa Sekiro eFootball PES 2020 ventas Análisis FIFA 20
Español
Portada
avances
Conqueror's Blade

Conqueror's Blade - impresiones

Batallas medievales con tintes de MMO, RPG, Musou y estrategia. Así es la propuesta de Booming Games.

  • Juan A. FonsecaJuan A. Fonseca

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Combinar los aires estratégicos de la saga Total War con un combate de caballería como el de Mount & Blade, el tinte caótico de un musou en el campo de batalla y los retazos de un RPG parece la combinación propia de un conflicto bélico medieval. Organizar las tropas, reclutar nuevas unidades, crecer como comandante y, sobre todo, combatir en asedios o en grandes batallas campales. Eso es lo que hemos estado haciendo estos días con el free-to-play Conqueror's Blade.

Booming Games, padres de la criatura y del CHAOS Engine que le da vida, la definen como un "juego épico de guerra en 3D". Si acaba siendo épico o no es algo que todavía no nos ha quedado muy claro porque, si bien hemos disfrutado bastante de muchos de los aspectos y mecánicas de este MMO táctico, también hemos visto algunas sombras propias de un producto al que todavía le queda rodaje por delante.

Vayamos con sus grandes bazas por delante. Lo primero que haces al ponerte frente al teclado y el ratón y pasar por el login de Conqueror's Blade es crear y personalizar a tu avatar. Servidor, que siempre ha sentido fascinación por cierta batalla entre bastardos de cierta serie de épica y fantasía medieval, no tardó mucho en crear un personaje femenino de cabello blanquecino para sentirse un poco más cercano a esa clase de odiseas en el campo de batalla.

Conqueror's BladeConqueror's Blade

Las posibilidades de personalización son muchas y muy variadas. De hecho, son tantas que puedes llegar a perder una buena suma de tiempo cambiando rasgos hasta dar con el diseño que buscas. Pero eso es solo el comienzo; la auténtica enjundia de Conqueror's Blade viene horas más tarde.

Porque, tras crear a tu personaje, lo que te esperan son varias horas de misiones de tutoriales, comenzando por un campamento para familiarizarte con controles, escoger tu arma y aprender a dar las primeras órdenes a tus batallones, con alguna que otra misión "importante" de por medio, pero con mucho sentimiento de recadero.

Tarda en arrancar, y eso hace que el ritmo inicial resulte bastante pesado. De hecho, poco ayuda el tener que ir de un NPC a otro en muchas de estas misiones iniciales para leer, leer y leer mientras ves a otros jugadores corretear por el mismo hub que tú y lanzándose a realizar misiones. Porque, no lo habíamos dicho, pero el componente online es primordial aquí.

Aun así, tampoco vamos a entrar en él todavía, porque Conqueror's Blade tiene mucho que contar en muchos sentidos. Tu personaje sube de nivel como en cualquier RPG, puede ir aprendiendo habilidades para ser más letal en el campo de batalla y también puede mejorar su equipamiento, consiguiendo algunos sets de armaduras y armas bastante contundentes y perfectos para diferenciarte del resto en el campo de batalla.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Casi lo mismo podríamos decir de los batallones que te acabarán acompañando. Desde granjeros con sus horcas hasta tropas de arqueros letales a distancia o agresivos lanceros. No hemos podido explorar tanto como nos gustaría este campo, pero lo que hemos visto promete muchísimo y demuestra que hay una curva de crecimiento enorme, lo que no sabemos es cómo de complicado será llegar a los puntos más altos y las unidades más avanzadas. Poder, se puede, porque en más de una ocasión hemos tenido que poner pies en polvorosa en una batalla al ver a una enorme legión de alto nivel cargando hacia nosotros.

Y es que, si bien se pueden jugar algunas misiones offline siguiendo los encargos que te hagan los diferentes NPC de la ciudad a la que acudas (hay un enorme mundo que hace las veces de "overworld" clásico de RPG, con el que ir de una ciudad a otra), lo que es verdaderamente divertido es lanzarse a las batallas en línea. Eso es lo que va a dar más horas de vida a este título, y donde sabemos que Booming Games se está centrando.

Para jugar en estas tan solo hay que pulsar un botón y esperar a que se haga el emparejamiento con otros 29 jugadores (las partidas suelen ser de 15 contra 15, a lo que hay que sumar los pelotones de cada jugador). Es así de simple, como fácil es morder el polvo al caer frente a otros jugadores que te saquen 10, 20 o hasta 30 niveles de diferencia. Por el momento, el sistema de emparejamiento no es tan fino como nos gustaría, aunque es genial para el orgullo ver caer a todo un equipo de "pros" con tu cuadrilla de novatos.

Conqueror's BladeConqueror's BladeConqueror's Blade

Una vez en vereda, con equipos tanto de amigos como de enemigos, lo cierto es que las grandes batallas pueden ser caóticas. Hemos jugado modalidades como el dominio de puntos de control, incluso asedios a castillos con sus catapultas y las torres para superar las murallas incluidas. Todo lo que podrías esperar de las grandes gestas medievales, pero con lo que estas nunca contaban.

Imagina estar peleando contra un capitán del bando contrario, mientras oyes los gritos de tus compañeros y los quejidos agonizantes de las tropas rivales. El choque del metal tronando en tus oídos, la ceguera del polvo levantado por las carreras de las tropas y la sangre pintando todo el suelo. Estás totalmente concentrado en esquivar a tu enemigo, en defenderte cuando puedas y buscar el contraataque adecuado; pero, de repente, el proyectil de una catapulta cae justo en tu lugar y ambos salís despedidos.

Estas son situaciones de lo más frecuentes en las batallas realmente grandes. El grado de realismo conseguido en ese sentido puede resultar molesto, incluso entorpece un poco el desarrollo del gameplay, pero sabemos que las batallas de antaño no eran precisamente fáciles. Aun así, hemos observado ciertos aspectos que no funcionan tan bien como deberían a la hora de pelear. No nos malinterpretéis, hacer combinaciones de golpes es muy sencillo (machacar el botón izquierdo del ratón), y las habilidades que hemos visto son interesantes, pero todo el combate necesita mejorar.

Conqueror's BladeConqueror's Blade

Es algo totalmente normal, porque Booming Games ha querido dar muchas opciones y, ahora, necesita ir afinando cada una de ellas. Puedes usar katanas, cambiar a distancia para combatir con arcos, usar dos dagas o incluso un enorme mandoble, y más opciones. Todo esto se escoge fuera de combate, estableciendo la clase con la que quieres jugar, cosa que puedes cambiar cuando te apetezca, y a su vez repercute en un árbol de habilidades completamente diferente, como también una forma de jugar distinta.

Conqueror's Blade intenta dar cabida a toda clase de jugadores, y lo hace bastante bien con este enorme abanico de opciones. Si prefieres ser más estratégico, por ejemplo, puedes hacerte invisible temporalmente mientras ordenas a tu pelotón que ataque un punto o que defienda un lugar de interés (con tan solo pulsar una tecla). Son acciones rápidas, que se ejecutan con fluidez y que te permiten combinar la acción con la estrategia sin perderte en una maraña de menús durante la batalla. La guerra es así, no hay margen para pararse.

Pero volvemos a lo que decíamos, hace falta pulir aspectos. El combate se siente demasiado torpe en ocasiones, y a veces cuesta lanzar bien los golpes al rival. Sin embargo, todas las opciones que da el pelotón que se lleva y el apoyo de los aliados es lo que le da verdadera diversión a las batallas.

Conqueror's Blade

Una partida con un equipo bien compenetrado puede ser todo un deleite. Flanqueos a los rivales, emboscadas (algo difíciles, puesto que el minimapa siempre revela las posiciones de jugadores y sus tropas) y asedios en conjunto son mucho más disfrutables cuando se está acompañado de personas en lugar de la IA, cuando sabes que el enemigo es alguien de España, de Italia, de Francia o de cualquier otro país, en lugar de un conjunto de algoritmos.

Por eso queremos seguir muy de cerca los próximos pasos de Conqueror's Blade. Sabemos que el equipo está preparándolo todo para su primera temporada, Seize the Crown, y que está orquestando una potente mejora de un motor gráfico que por ahora cumple decentemente. No hace un despliegue técnico que sorprenda, aunque las limitaciones que tiene en cuanto a luces y texturas nos resultan coherentes, máxime cuando en una tranquila plaza de una ciudad pueden juntarse más de 50 jugadores de repente.

Una fórmula que por momentos nos recuerda a For Honor, a Total War y a Dinasty Warriors. Puede que con una definición así parezca que hablamos de un Frankenstein, pero Conqueror's Blade sabe escoger bien las piezas para construir su base. Ahora solo queda que sepa crecer sin tambalearse y que la comunidad lo apoye. Esto último, por el momento, lo está consiguiendo. Ahora queda ver cómo sigue, aunque ya hay una actualización en camino que trae buenas vibras.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Contenido relacionado

Cargando más contenido