LIVE

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Live broadcast
Publicidad
logo hd live | Tiny Metal: Full Metal Rumble
Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
análisis
Crackdown 3

Análisis de Crackdown 3

Ha llegado el momento de hacer añicos las calles de New Providence en esta exclusiva de Xbox One y Windows PC.

  • Kieran Harris y Ketil SkotteKieran Harris y Ketil Skotte

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Con titanes como Anthem, Metro Exodus o Far Cry: New Dawn dando guerra estos días, Crackdown 3 va que dar mucha batalla si quiere rascar jugadores en los próximos días. Y eso que llega habiendo ganado su guerra particular, la que ha luchado contra sí mismo para salir adelante y no acabar cancelado tras un desarrollo atragantado. Microsoft lo anunció en 2014 como exclusiva de Xbox One y ejemplo del potencial que aún estaba por descubrirse, el de combinar procesado a tiempo real con el de la nube. También se las daba de ser un "Terry Crews simulator" para rascar el carisma de la estrella de la televisión estadounidense. Casi cinco años más tarde, ¿qué es lo que nos ha llegado?

Si has jugado al Crackdown original o a su secuela de 2010, el guión te va a resultar muy familiar. Te metes en la piel de un agente superpoderosos que tiene la misión de acabar con una corporación malvada que responde al nombre de Terra Nova, aunque para lograrlo haya que ejecutar a sus capos. No obstante, os han hecho polvo a ti y a todo tu equipo al principio del juego, así que ya no es solo algo profesional, o motivado por los deseos de libertad, también es personal. Arrastra fama de juego alocado y se las prometía aún más con la inclusión de Crews, pero su presencia se ha limitado al final a la escena introductoria de vídeo y a un puñado de frases sueltas que su personaje va dejando cuando hay alguna jugada intensa.

Hay nueve jefes de esta mafia a lo que se sacar de sus escondrijos, y la única forma de conseguirlo es causando daños graves en sus territorios y sus instalaciones. Una y otra vez, la misma operativa, nueve veces, así que al final es bastante repetitivo. Para acabar con un capo, tuvimos que desactivar cinco plantas químicas, algo tan sencillo como destrozarlas lanzándolas maquinaria. De nuevo, una y otra vez, mismo procedimiento repetido, con la única diferencia de la cantidad de enemigos a combatir. Lo único bueno es que todas estas misiones están abiertas desde el principio, así que si te aburres puedes combinar un poco de esto con un poco de aquello, pero eso no maquilla el diseño plano general.

Crackdown 3
Crackdown 3Crackdown 3Crackdown 3

Hemos jugado la campaña en modo agente (dificultad media) y hemos llegado a atravesar zonas en las que la posibilidad de supervivencia estaba en torno al 30%. Para poder hacer frente a las complicaciones hay que mejorar en fuerza, resistencia y capacidad explosiva. Progresar es una de las motivaciones para cumplir objetivos y seguir jugando aunque se sienta repetitivo, sin embargo aquí juega también como algo negativo porque a nada que mejorásemos el personaje todo era de demasiado fácil. En este modo, las ventajas están exageradas y ni siquiera cuesta mucho conseguir mejoras de alto nivel como el triple salto o la opción de acumular una cantidad inagotable de balas y explosivos.

Casi todo lo que ofrece Crackdown 3 es esperable, menos la lista de agentes. Hay 21 personajes desbloqueables, cada uno con sus propias historias que contar y sus habilidades que demostrar. Para hacerse con ellos hay que encontrar trazas de ADN dispersas por la ciudad, así que ya tenemos un motivo para patearla de punta a punta y poner patas arriba cualquier construcción. Una vez en nuestro ejército, podemos cambiar de uno a otro en puntos concretos dentro de la partida, traspasando de uno a otro las evoluciones. Es decir, que la progresión es de jugador y no de personaje, aunque se aplique en ellos. Además, se complementan bien, porque cada uno tiene ventajas en mejorar un aspecto u otro, así que compensa ir alternando (como uno que da un +10% en conducción).

En New Providence hay otras cuantas tareas con las que entretenerse si no tienes ganas de seguir con los objetivos principales. Hay unas torres de difusión de propaganda altísimas por las que trepar para hacer callar esos mensajes, varias carreras en las que competir a pie o en coche o misiones secundarias de rescate de prisioneros. Después, en los tejados siguen esperando las orbes que los fans de la serie conocen bien porque buscarlas es de lo más entretenido.

Crackdown 3Crackdown 3
Crackdown 3Crackdown 3Crackdown 3Crackdown 3

El mundo de juego es un sandbox grande y totalmente destructible, y como todo está abierto desde el principio, la sensación de libertad que logra es total. Sin embargo, su aspecto visual no invita. El estilo a lo cómic cel-shaded de Crackdown 3 no es bonito, más bien es feo, y eso provoca que toda la ventaja técnica que ofrece la potencia actual quede en nada. Sobre todo, si se compara con las genialidades en mundo abierto que hemos visto últimamente. No hay lugares icónicos, sitios con personalidad o puntos de interés con los que sorprenderse, nada se gana un lugar en tu memoria.

El online también era una de las grandes bazas en su presentación, y también se ha quedado a medio camino. Además de que todo el modo campaña se puede completar en cooperativo, hay un modo multijugador competitivo, Wrecking Zone, en el que 10 agentes se enfrentan entre sí bajo dos tipos de normas. El ritmo es la clave. Al principio parece todo muy loco e intenso, pero después compruebas que no siempre es tan eléctrico. Por otro lado, aunque los elementos destructibles supongan más caos, la capa estratégica del gameplay no sale siempre a relucir, porque al final se resume en quién fija antes el blanco.

Esa velocidad también está marcada por una movilidad del personaje potenciada respecto al modo campaña, que ayuda mucho en las huidas y fomenta las persecuciones. No solo es cuestión de tener habilidad para actuar rápido y con precisión, en el multijugador de Crackdown 3 también hay que pensar rápido. Es en este modo donde se utiliza la potencia extra que ofrece la computación en la nube para aportar un grado más de destructibilidad a los entornos. Se nota y se agradece, pero volvemos a caer en el mismo problema, y es que no hay ninguna variante táctica o estratégica para aportar variabilidad a las partidas.

Puede que quienes no esperen más que una versión mejorada del Crackdown de 2007 se den por satisfechos con lo que se van a encontrar en Xbox One y Windows 10 PC, pero después de tanto esfuerzo hay que exigirle mucho más, porque ofrece poco más que una mecánica destructiva con la que pasar un rato entretenido. La estructura repetitiva de todo el modo campaña y el estilo visual feo se cargan esos ratos entretenidos rompiendo cosas y encontrando orbes por toda la ciudad. Como está disponible en Xbox Game Pass, mejor probarlo antes de decidir.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Crackdown 3Crackdown 3Crackdown 3Crackdown 3
05 Gamereactor España
5 / 10
+
Desatar el caos siempre es divertido. Su multijugador es muy vivo gracias a los entornos destructibles.
-
Esquema muy repetitivo de misiones. Escasa sensación de progresión. Diseño pesado.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países