Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Gamereactor España
avances
Crackdown 3

Crackdown 3 - impresión final

Microsoft saca la artillería pesada con la primera exclusiva Xbox One del año.

Hubo un momento en el que veíamos a Crackdown 3 dentro de ese oscuro cajón repleto de grandes proyectos que al final no van a ninguna parte. No el título en sí, sino la situación, tenía una pinta bastante fea, como Shenmue 3, que lleva un camino parecido. Porque esas presentaciones espectaculares en el E3 con el actor Terry Crews seguidas de largos periodos de silencio o el cambio de estudio al mando daban mucho que pensar. El debate se acabó cuando Microsoft le puso fecha, y ahora que estamos en su mes de lanzamiento, toca olvidarlo y centrarse en lo que ofrece. Podemos dar fe de que es totalmente real, porque hemos tenido la ocasión de jugarlo una vez más.

Dave Johnson, fue el encargado de presentarlo en el evento de Londres, y esta vez lo hizo con unas palabras muy humildes. Muchos agradecimientos por todo lo que se ha esforzado el equipo para que Crackdown 3 cumpliera con lo que prometía y con lo que se espera de él. Todo para después darnos libertad total a la hora de probar la campaña o el multijugador.

La demo nos soltó de golpe en medio de New Providence sin ningún tipo de contexto excepto lo que ya sabemos de su historia. Hay una organización malvada llamada Terra Nova y tienes que utilizar toda tu brutalidad para acabar con ellos o, al menos, amargarles la existencia. Porque tú eres uno de los agentes con súperpoderes que imparte justicia a base de puñetazos y de explosiones.

Con los primeros paseos de aquí para allá empezamos a entender que estamos ante el típico juego de mundo abierto, confirmando lo que ya suponíamos por los vídeos, que tanto la localización como el estilo en general se parece bastante al de Agents of Mayhem. Pudimos ver misiones habituales como carreras en coche o a pie, fortalezas y sitios enemigos que conquistar, rescate de prisioneros y, como extra, la destrucción de los concesionarios de coches de la ciudad. Porque esta gente es poderosa gracias al control de la economías, así que el caos va en su contra y los tipos duros acaban dando la cara para proteger sus intereses. También notamos que va a funcionar como una lista de tareas que ir completando para quienes busquen el 100%.

Crackdown 3

Una gran idea de diseño y presentación es el indicador que han colocado en el mapa que te permite ver las probabilidades de salir airoso en cada misión, y así puedes evitar meterte donde no debes antes de tiempo. Johnson aclaró que no hay nada dirigido ni cerrado, y por eso mismo se decantaron por esta forma de orientar a quienes se dejen llevar. Porque cualquier jugador es libre de ir a por los retos más complicados desde el primer momento.

Antes, claro está, hay que ir mejorando al Agente. Tuvimos la oportunidad de comprobar cómo aumentan la distancia de salto y el movimiento en general los puntos de agilidad (muy útiles porque hay mucho que escalar, y es bastante torpe). También hay que conseguir más y mejores armas, porque la pistola no puede atravesar ciertas armaduras; mejor una escopeta Cryo o un lanzagranadas. Hay muchas formas de destruir, comenzando por las tres armas que te dan desde el comienzo y los gadgets como grandas. La variedad es la salsa de Crackdown 3. También hay que prestar atención al coche y encontrar las piezas que hacen que corre hasta por las paredes.

El tono general es sarcástico, y da igual por dónde te muevas que siempre vas a encontrar alguien que diga una ocurrencia o se mofe un poco, sin olvidarse de un narrador que no se calla ni debajo del agua. En versión original, Terry Crews pone la energía humana para mantener ese personalidad intensa que rebosan todos los títulos de esta serie.

De hecho, a nosotros nos ha parecido que se han sobrado en varios aspectos. Puedes lanzar de todo, desde coches a explosivos, o incluso a personas que salen despedidas pegando gritos. Está repleto de enemigos a los que enfrentarse y lugares destructibles, así que no es el típico juego en el que te pones a pasear pensando a dónde ir.

Crackdown 3Crackdown 3Crackdown 3
Crackdown 3

Con esto ya tenemos suficiente idea de la campaña, pasemos al multijugador. Creíamos que este ratito en solitario iba a ser suficiente entrenamiento para llegar bien preparado al competitivo, pero no fue así. Si al nivel de locura en la campaña le ponemos un nueve de diez, al del multijugador le ponemos un once. No tardamos ni un minuto en comprobarlo tras configurar un personaje y entrar en el campo de batalla, Wrecking Zone.

¿Os acordáis de aquella idea de apoyarse en el cloud computing para que el juego fuera más destructivo? Se traduce en que todo lo que esté a la vista se puede hacer añicos y está bien aplicado. Jugamos en un mapa llamado Hall of Heroes (no sabemos si los nombres llegarán traducidos al castellano o los mantendrán en inglés), un lugar dedicado a las leyendas compuesto por torres gigantescas y estatuas colosales. La mecánica es del tipo baja confirmada de los shooters, es decir, tienes que rematar al enemigo, acercarte al cuerpo y arrebatarle una insignia que certifica su muerte.

Te fijas, porque llama la atención, es que el escenario es grande, pero aprendes a no quedarte mucho con los que ves en la memoria. Crackdown 3 te enseña muy pronto que tienes que estar bien preparado, una sensación que nos recuerda a la que nos dejaron las primeras horas en Halo. Unas lanzaderas nos mandaron por los aires, atravesando todo el mapa hasta posiciones enemigas. La verticalidad es un elemento que tiene sentido y utilidad en el juego de Xbox One, y se multiplica en el multijugador. Los saltos son más altos y todo va a más velocidad que en la campaña.

Crackdown 3

Cuesta mantener un objetivo fijado, por eso hay ciertas ayudas. Por ejemplo, los enemigos que te están disparando aparecen resaltados como siluetas y también hay unas líneas láser que te chivan desde dónde te están apuntando; por otro lado, hay asistencia de apuntado para fijar tu mirilla. ¿Suena fácil? Este sistema cobra sentido cuando compruebas la velocidad de vértigo a la que sucede todo, que hace que sea casi imposible controlar el espacio en el campo de batalla. Es probable que si te piensas algo dos veces, ese rival ya esté en la otra punta del mapa.

En esta prueba no le hemos encontrado ningún sentido táctico. Todo lo contrario, se debe totalmente a la intensidad, hasta tal punto que acaban con cierto cansancio mental porque no hay ni un instante de relajación. Tampoco hay donde esconderse o buscar cobertura porque quien trate de ocultarse sabe que ese elemento de protección va a volar por los aires en cualquier momento. De hecho, para qué usar un arma de fuego atacando a quien está al otro lado de una pared si está al alcance de un puñetazo.

Fueron dos sesiones cortas de prueba, pero bien planificadas como para hacernos una buena idea de lo que nos vamos a encontrar en la versión final. No llegamos con la idea en la cabeza de que el modo campaña de un juego de mundo abierto de Agentes con superpoderes iba a ser el tranquilo, pero al probar el multijugador descubrimos lo que es la intensidad máxima. Ni nos empapamos de la historia ni aprendimos a jugar bien contra otra gente, así que nos queda mucho por seguir probando antes de ofrecer una opinión final de este Crackdown que llega el 15 de febrero a Xbox One y Windows 10 PC.

Crackdown 3Crackdown 3