Español
Gamereactor
análisis
Crash Bandicoot 4: It's About Time

Análisis de Crash Bandicoot 4: It's About Time

Se acabó mirar al pasado, esto es Crash Bandicoot en el año 2020.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Aunque creo que Ford se pasó un poco con la caña que dio a Crash Bandicoot: Nsane Trilogy, no se puede negar que a las remasterizaciones de hace unos años les falta profundidad y les sobra imprecisión en el control y repetición de eventos para estar a altura de los mejores plataformas de hoy en día. Eso no fue impedimento para recibir con alegría la noticia de que habría Crash Bandicoot 4. Además, Toys for Bob prometió tomar en consideración las críticas y el feedback recibido. Tras muchas horas de juego a It's About Time hay que agradecer que lo hayan hecho, a pesar de que aún queden ciertos inconvenientes del pasado.

Nada más arrancar quedan presenten parte de los cambios más significativos, como puede ser el nuevo estilo visual y el rollo aún más chulesco. Todos los objetos, ya aparezcan en un vídeo cinematográfico o en la propia partida, saltan a la vista con un arco iris de color y mucho gusto por el detalle. Hay una similitud muy positiva con ese formato que recuerda a los Looney Tunes. Es un juego que desborda clase y que marca por ello. Ya sea por cómo se ven y suenan los escenarios, por la personalidad de sus protagonistas o por ese humor absurdo un poco a lo Mr. Bean del propio Crash.

Crash Bandicoot 4: It's About Time

Estos elementos tienen fuerza por sí mismos como para insuflar vida propia a la franquicia y justificar la cuarta entrega, pero la cosa va a más. Porque toda esa energía y variedad se proyecta en el gameplay. Atrás quedan esos días en los que todo consistía en correr haciendo exactamente lo mismo mientras algo te perseguía o en avanzar por áreas tan lineales que lo más peligroso era sentir claustrofobia. Te das cuenta de lo mucho que se han esforzado en arreglar ese defecto de la trilogía original al ver que absolutamente todos los niveles te proponen retos distintos, cada uno desde su propia perspectiva.

Aún así, moverse por entornos semejantes puede llegar a ser monótono. Así que hay que estar eternamente agradecidos a Neo Cortex y a Nefarious Tropy por abrir esas brechas a otras dimensiones al huír en el final de Warped (¡spoiler!) La mayor parte de las dimensiones están formadas por unos pocos niveles, así que no te llegas a cansar de las vistas de la playa o de la selva, porque enseguida ya estás en otro mundo como una fábrica futurista o un cala pirata. Dejamos aquí las presentaciones porque es mejor descubrirlas por uno mismo.

Lugares nunca visto, amenazas seguras, ¿dice el refrán? Los enemigos se han vuelto más letales y tienen menos puntos débiles, los escenarios son más grandes y completos y las secciones de plataformas exigen mayor precisión junto a un timing preciso. Como todos los elementos son más complejos, también se nota una evolución en la exploración. Al principio no estaba seguro de si me gustaba el nuevo modo "Moderno" -que te otorga vidas infinitas-, pero luego lo comprendí: no está ahí solo para hacerlo más amigable para los más pequeños y gente con menos experiencia, es que es la única forma de poder disfrutar al máximo del contenido con la nueva libertad que presenta Crash Bandicoot 4. Ni sé la de veces que he descubierto una gema oculta, un cofre o una referencia graciosa por hacer las cosas de otra forma, coger una ruta alternativa o interactuar con algún objeto. No me lo esperaba y estoy encantado.

Como ya irás suponiendo, el nuevo Crash no es más fácil que los antiguos. Conseguir todas las gemas y skins exige romper todas las cajas de cada pantalla sin morir más de tres veces, o sin morir ninguna si vas a por el premio especial. Así que no quienes vayan al 100% se van a tener que esforzar mucho.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Si estás pensando en por qué ibas a tener que morir tú en un plataformas como este, te diré que gran parte de la culpa está precisamente en la enorme variedad de situaciones. Como una batalla contra un jefe a lo Guitar Hero, persecuciones en momentos inesperados o el uso de obstáculos con mayor ingenio para sacar más partido a esos segmentos y a las lianas. Hay algunas zonas de difícil acceso que están ahí para que tú, que estás pensando que esto está chupao, lo pases mal. Pero intentarlo merece la pena porque al llegar a ellas se consigue el acceso a los niveles Flashback. Digamos que son los lugares en los que Cortex estuvo experimentando con Crash tiempo atrás, así que tienen un toque de locura y otro de castigo.

Tanto halago al trabajo de Toys for Bob, ¡y todavía no hemos hablado de las máscaras! Aunque el concepto venga de lejos, la utilidad es nueva, porque esta vez hay más y sirven para ganar habilidades especiales que tienen su uso en zonas concretas. Lani-Loli pone a prueba tu coordinación al habilitar la desaparición de objetos; Kupuna-Wa permite ralentizar el tiempo y eso da mucho juego; Ika Ika altera la gravedad; y 'Akano... bueno, quien llegue lejos que lo descubra. Consiguen alterar bien el ritmo, a pesar de que están muy restringidas y eso limita su potencial.

Este repaso a lo que ofrece Crash Bandicoot 4, si te fijas, no para de abrir alternativas y vías. Pues aún queda otra que es la de los personajes. Además de Crash y Coco, que se juegan de forma parecida, hay otros como Neo Cortex para los que han diseñado sus propias zonas en función de lo que saben hacer. Tratamos este tema en profundidad en las impresiones, y en este análisis hay que multiplicarlo con la introducción de Dingodile, Tawna y alguno más. Claro que no todos están al mismo nivel.

Crash Bandicoot 4: It's About Time

Arrancaba el texto diciendo que It's About Time ha aprendido de casi todos los errores de la trilogía remasterizada. Casi todos. Porque vuelve a tropezar en alguna piedra del pasado y, bienvenidos sean los cambios, pero también traen sus riesgos. Como por ejemplo, que muchas pantallas hechas para secundarios no dejan de ser versiones mínimamente alternativas de las que ya habías vivido con Crash o con Coco. Son más las que dejan sensación de reciclado que las que de verdad te convencen de que estás jugando algo distinto.

En cuanto a los errores de toda la vida, me siguen sin convencer los controles y cómo se relaciona con la sensación de profundidad, y eso que hay un indicador debajo del personaje. La de cajas que me habré dejado atrás por un error de cálculo. Tengas al que tengas en tus manos, ninguno va tan fino como esperas, así que nunca vas con la confianza y la seguridad que transmiten otros plataformas por mucho que hayas repetido el mismo espacio un millar de veces.

Queda claro que las mejoras superan claramente a los desperfectos que han aparecido y reparan gran parte de los que arrastraba la serie Crash Bandicoot. Ese humor tan característico no pasa de moda a pesar de que yo sí he pasado de grupo social y el mundo de juego es lustroso, rico y más ancho que nunca, así que esta vez se disfruta de verdad. Con un nivel de dificultad más ajustado y un control no tan domesticado, el reto está servido durante horas con este Crash Bandicoot 4: It's About Time que es evolución y tradición en su justa medida.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
08 Gamereactor España
8 / 10
+
Se ve estupendo, por calidad, estilazo y variedad. Detallitos e instantes muy divertidos.
-
Los controles no son finos del todo. El reciclaje de niveles resta aprovechamiento a los personajes secundarios.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.