Español
Gamereactor
análisis
Crusader Kings III

Análisis de Crusader Kings III

Hasta aquí ha llegado su predecesor. Largo camino, pero ya merece descansar.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Analizar Crusader Kings III es como hacerlo de un juego deportivo tipo PES o NBA. Le he echado 60 horas y aún así no creo que tenga una opinión bien formada hasta que lleve semanas o meses con él. Tal es la profundidad del simulador dinástico de Paradox que es casi imposible recopilar todos los sistemas que actúan y sus implicaciones. Pero es mucho lo que he vivido en estos días como para no contaros esta historia de reyes.

El objetivo de la partida es llevar el nombre familiar a través de los anales de la historia, sabiendo gestionar los altibajos que conlleva gobernar al populacho desde las murallas de los castillos de Europa, África y hacia el Este. Puedes ser un rey o una reina, y bajando en el orden jerárquico, puede que un duque o una duquesa; y hacer que avancen los años, y pausas cuando toque tomar decisiones que afecten tu posición respecto a vasallos y campesinos. Suceden muchas cosas en este viaje del tiempo, y todo se controla a partir de un gran mapa repleto de detalles y rodeado de menús con la información importante que hay que conocer. Vaya, como CK2.

Una de las diferencias más importantes entre esta tercera entrega y su longevo predecesor es la calidad de la interfaz gráfica. Los retratos pintados a mano han quedado en el pasado, sustituidos por un estupendo sistema 3D que recrea a tus personajes en pantalla y formula la mezcla genética lógica para que los descendientes se parezcan a sus progenitores y a sus parientes. Al principio no me convencía mucho pero con el tiempo me acabó conquistando, porque los personajes envejecen con más naturalidad, por los años y por los designios de la vida: cicatrices y grasa corporal no se marchan fácilmente. Hace que sea más fácil conectar con los personajes.

Crusader Kings III
Crusader Kings IIICrusader Kings IIICrusader Kings III

Tus personajes se van sucediendo unos a otros con el paso de las generaciones, siguiendo las leyes sucesorias de la época en ese lugar determinado. No va solo de que todos los miembros de una familia trabajen por un objetivo común, esta forma de pasar el cetro te da la oportunidad de interpretar papeles distintos en función de los rasgos personales y de las circunstancias sociales de cada reinado.

Hay dos factores clave que determinan quién eres: los rasgos heredades y el estilo de vida escogido para cada personajes. Los primeros vienen de una buena reproducción, así que más vale mantener a los primos bien separados, aunque se sepa que es una buena forma de conservar el poder. Sabiendo de la importancia genética, es buena idea tener buen ojo a la hora de proponer matrimonio y fijarse en cómo es el o la pretendiente y no solo qué capacidad de poder e influencia trae consigo.

Paradox ha tirado más por el lado rolero en la parte personal, pues ofrece cinco rutas para cada uno: diplomacia, aprendizaje, intriga, militar o administrativo. Cada una tiene un pequeño árbol de habilidades por el que guiar la vida del personaje. Y con ese rango de mejoras se asegura cierta diferenciación entre ellos. Pero lo bueno es que te obliga a tomar decisiones de más calado de forma habitual, que gana aún más sentido al combinarse con otro árbol de actualizaciones global para toda la dinastía.

Crusader Kings IIICrusader Kings III

La religión era un aspecto esencial en la vida medieval y aquí también está muy presente. El nombre hace referencia a las cruzadas, y eso es porque al Papa de turno no le faltarán ganas para enviarte a conquistar tierras santas. De ti depende decidir si te sumas a la guerra, si contribuyen con financiación o si pasas de sus cuentos, aunque hay muchos beneficios en ser devoto y tratar bien al clero. En el lado opuesto está la opción de evitar esta religión y formar la tuya propia, de carácter popular, por muy arriesgado que sea.

Un buen rey o una buena reina se aseguran de que sus tierras estén bien labradas, pero es no es tan fácil. Pensé que toda la parte de gestión iba a ser más sencilla y clara en Crusader Kings III; que tal y como dinamizas o evolucionas a los personajes, podrías hacer progresar tus propiedades para maximizar su producción y la rascar así más tributos. Pues el dinero es esencial para poder hacer la guerra y ampliar fronteras. Puedes gastar mucho tiempo y mucho dinero mejorando ciudades, castillos e instituciones religiosas, así que no hay que perder este aspecto de vista. No hagas como yo, es decir, prestarle atención al principio y después pasar de todo porque ya había demasiado títulos acumulados. Porque en CK3 la gestión de los territorios y la capacidad de control son tan importantes como un buen matrimonio o evitar una guerra contra otro reino poderoso.

Se recuerda a este periodo por las incontables batallas entre vecinos y no tan vecinos, y es que cuando no estás atacando te estás defendiendo de lo que viene de más allá de las fronteras y también de lo que ocurre dentro. Además de las tropas que puedes conseguir con los tributos, se da la opción de contratar ejércitos de mercenarios si las arcas están llenas. El combate no es el centro de este juego, aunque sí permite controlar algunos líderes militares, escoger la composición del ejército y colocar las unidades. La base es interceptar a las fuerzas enemigas a mano, momento en el que aparece una ventana informando del estado de la guerra hasta que termina declarando a un vencedor.

Crusader Kings III

Una forma más sutil de gestionar la situación es utilizar al espía y poner en marcha planes en torno a tu capacidad para conspirar. La intriga es mi parte favorita de CK3, y es que el propio diseño te invita a ser lo más rastrero posible. Hay que bajar la moral de los rivales, liquidar enemigos y traicionar a tu propia familia si hace falta, en caso de que alguno destaque demasiado. Puedes confabular en secreto, raptar o meter en prisión a quien te propongas; o quizá seducir; o envenenar. La novedad es un método de pagafantas por el que conseguir que alguien haga algo por ti que normalmente no haría.

En una partida estándar a este juego pasan muchas cosas a la vez, así que es normal que te acabes perdiendo algo o no te enteres de algo. Paradox ha puesto en marcha un formato de avisos sobre elementos clave que además hace que sean más accesibles, pero por mucho que los tutoriales sean mejores y todo esté más claro, la interfaz y los menús siguen costando. Todavía tienen margen de mejora, sobre todo en lo que se refiere a las leyes de sucesión, que al principio cuestan. Son muy importantes, como otras normas sobre la autoridad real y el legado familiar tienen efecto constante en la partida y quema comprobar que están pasando cosas y no entiendes muy bien de dónde vienen.

Crusader Kings III

Por cierto, además de la citada interfaz, también han incorporado una enciclopedia de lo más útil que responde a muchas (no todas) las dudas. El mapa también está claro y se lee bien, y hay varios filtros muy propicios para saber qué buscar. De hecho, la mayor queja que tengo está en que algunos sucesos son un tanto repetitivos, sobre todo en torno a asesinatos y actividades sociales. Pero con lo profundo que es todo lo demás, hay que aceptar que haya elementos que se repiten, por mucho que sería agradable no encontrarse con esas secuencias encriptadas. También ha salido algún bug que otro, uno en particular de lo más curioso al encontrarme con un personaje desnudo, pero nada grave para un juego tan grande.

Con todo, Crusader Kings III está muy trabajado y es muy completo ya de lanzamiento, y eso que no cabe duda de que va a crecer más a base de expansiones. Es una entrega que te deja bien satisfecho cuando pones las horas que hacen falta para empezar a dominarlo, cuando empiezas a descubrir y a protagonizar esas historias que no te vas a encontrar en ningún otro sitio. Incluso cuando todo va fatal, la agonía y el drama te alimentan. ¡El rey ha muerto, larga vida al... deforme, deshonesto y nacido por incesto rey!

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
09 Gamereactor España
9 / 10
+
Un mundo abierto enorme repleto de posibilidades. Una interfaz más clara y accesible. Las vidas personales ganan algo de RPG.
-
Sigue siendo chungo. Sus eventos encriptados hacen sentir repetición.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.