Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
análisis
Dark Souls: Remastered

Análisis de Dark Souls: Remastered

Este duro juego de acción de FromSoftware vuelve a complicarnos la vida, pero ahora con mejores ojos.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Sabes que has marcado una época cuando tu nombre se utiliza como referencia para compararse con todo lo demás, y eso es lo que viene ocurriendo en los últimos años con el concepto Dark Souls (o souls), que tanto han adoptado, especialmente en la escena independiente, para decir que un juego es complicado pero satisfactorio. El trabajo de Hidetaka Miyazaki y su equipo es una obra maestra moderna que se ha ido cocinando poco a poco, a lo largo de tres entregas (más, teniendo en cuenta los Demon Souls y Bloodborne). Remató con un Dark Souls 3 que es el referente de esta generación, pero ahora que ha llegado la era de las remasterizaciones, Bandai Namco ha decidido mirar atrás y traer los orígenes al presente.

Así llega este Dark Souls: Remastered a Xbox One, PS4, PC y Nintendo Switch (esta última, con retraso inesperado) para aprovechar lo que cada máquina de da sí. Aumento de resolución a FullHD o incluso 4K reescalado (2K real) en PC y las consolas evolucionadas. No teníamos la sensación de que el original se viera mal, al contrario, lo recordábamos en positivo, por eso hemos jugado unas partidas antes para tener un punto de apoyo en la comparación y claramente se mejor mejor, mucho mejor. Pero hay que admitir que la edad le empieza a pasar factura incluso en la remasterización, y quienes se pongan tiquismiquis van a ver que tampoco es un juego de esta generación. En el fondo, no es para tanto.

La otra mejora está en la mayor fluidez de la imagen hasta los 60 fotogramas por segundo en todas menos en la híbrida, que se queda en 30fps tanto en modo sobremesa como en portátil. Es todo un placer poder acceder a esas zonas en las que antes se atascaba sin miramientos, como Ciudad Infectada, y combatir sin preocupare por si una ralentización iba a destrozar toda una partida.

Dark Souls: Remastered
Dark Souls: RemasteredDark Souls: RemasteredDark Souls: Remastered

Tanto el acabado gráfico como el framerate afectan al juego directamente, así que se puede llegar a la conclusión de que la remasterización lleva a Dark Souls a la era moderna; sí pasa por ser un juego hecho para hardware actual. Las animaciones son fluidas, algo esencial para el cálculo del instante en su sistema de combate, así que cuanto mejor funcione, más calidad tendrá el producto final.

¿Pero qué otras novedades hay aquí? Para empezar, Dark Souls: Remastered incluye el juego original y todo el DLC, concretamente Artorias del Abismo. Viajamos hasta Oolacile para derrotar a Manus, Padre del Abismo. Y si no sabéis quién es y os suena a chino, pues resumimos diciendo que es más material para seguir repartiendo y muriendo sin parar. Porque, como ocurre con prácticamente todo lo que respecta a este subgénero, la historia va totalmente por libre, puedes atener a ella o no, y lo que cuenta son los lugares, sus espléndidos mapas y los combates contra los enemigos.

Otra de las grandes dudas que se deben hacer los fans de toda la vida es si ha habido algún cambio en cuanto a la jugabilidad. Si, por ejemplo, Bandai Namco ha pedido a los adaptadores que redujeran la dificultad para que se abriese el abanico de compradores potenciales. Pues sabe que no, que en las horas de partida que llevamos no hemos encontrado ni un ápice de novedades jugables. Podemos destacar que hay bordes en algunos precipicios que son más claros gracias a la mejora gráfica y eso ayuda, pero no parece algo premeditado.

Dark Souls: Remastered
Dark Souls: RemasteredDark Souls: RemasteredDark Souls: Remastered

De lo que no podemos hablar es de su multijugador porque en estos momentos todavía están cerrados los servidores, así que no podemos evaluar este aspecto del título. Y es bastante importante porque también hay cambios, ya que el número de usuarios conectado a la misma partida ha pasado de un máximo de cuatro a seis para que esta liberación del amor o del odio (cooperación o destrozo de lo ajeno) sea aún más bruta. Además, cada una de las versiones va a tener servidores dedicados. Lo que sí podemos comentar es que la invocación de PNJ como Tarkus Hierro Negro funciona a la perfección como era de esperar, ni una queja para estos hombres que nos ayudan a tumbar jefes.

Tenemos la impresión de que Bandai Namco no va detrás solo de los viejos fans que quieren volver a jugarlo con mayor calidad visual, sino que también está destinado a quienes han llegado a esta serie en los últimos años, con el incremento de popularidad del formato. Nuestra opinión es que Dark Souls: Remastered es la mejor forma de empezar a jugar algo de FromSoftware porque mejora todo respecto al original. Por suerte no estamos ante esos remakes que lo lían todo, como Silent Hill HD Collection, por poner un ejemplo.

No vamos a ahondar demasiado en qué es lo que hace que Dark Souls sea tan bueno, os encomendamos al análisis original, pero hay una razón una razón que explica que haya tenido tanto impacto en los videojuegos y más allá, en el resto de la cultura popular actual. El mundo en el que te sumerge está impregnado de una ambientación oscura espectacular, y cada paso que das te encuentras luchando contra un ser de este universo decadente en el que la maldición ya ha condenado a la humanidad y lo único que te queda es coleccionar almas. Es minimalista y a veces te saca de quicio, pero ahí reside su encanto. Es el espacio el que da vida al juego y no la historia.

Dark Souls: RemasteredDark Souls: Remastered

También hay una razón que ha llevado a tantos títulos a imitar después este estilo de RPG de acción en tercera persona centrado en el combate, algo que FromSoftware no ha tocado desde entonces. Si, como nosotros, ya disfrutabas del subgénero, vas a encontrarte rápidamente combatiendo con destreza gracias al aprendizaje de entonces, esquivando y bloqueando mientras buscas ese segundo en el que usar una curación. Pero los novatos no van a verlo así, van a tener que pasar por todo ese proceso de amor-odio que, solo cuando se supera, deja disfrutar al máximo de la experiencia.

Hay multitud de elementos creados por Miyamazi y su equipo que han sido alabados con el paso de los años, como por ejemplo el diseño de un mapa tan bien hilvanado o la clase maestra que es cada diseño de un jefe, pero no vamos a pasarnos las líneas repitiendo lo que ya tantas veces se ha contado. Lo único que tenemos que añadir es que Dark Souls: Remastered no solo ha recuperado todo aquello, sino que lo ha mejorado con algo tan sencillo como es la superioridad técnica. La brecha generacional ha permitido que se cree un margen de mejora que este clásico moderno ha sabido aprovechar a la perfección.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Dark Souls: RemasteredDark Souls: RemasteredDark Souls: Remastered
Dark Souls: RemasteredDark Souls: Remastered

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
09 Gamereactor España
9 / 10
+
No ha cambiado nada el contenido. Enorme mejora de framerate. Los gráficos nuevos lucen bien. La inclusión de todo el DLC.
-
Podían haber añadido algo nuevo u original para dar el gusto al fan.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países