Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

The Curious Tales of the Stolen PetsPES 2020 Data Pack 3.0Google StadiaGuía Pokémon Espada y EscudoLuigi's Mansion 3Super Mario Maker 2Rune 2FIFA 20
Español
Portada
análisis
Darksiders Genesis

Análisis de Darksiders Genesis

Diablo parece, Darksiders es.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

De casi tener una parada cardíaca a latir con más fuerza que nunca. Parecía que la saga Darksiders estaba abocada a la muerte, siguiendo los pasos de una THQ que no pasaba por su mejor momento, pero en dos años ha sido capaz de tener a los jinetes del Apocalipsis más vivos que nunca. Ya los vimos el año pasado con Furia en un notable Darksiders III, y ahora tenemos que galopar de nuevo, pero esta vez no vamos a ser un cowboy solitario.

Darksiders Genesis vuelve a los orígenes tanto en historia como en mecánicas, por mucho que parezca lo contrario. Joe y Steve Madureira han vuelto a la saga que engendraron con su estudio, Airship Syndicate, para firmar un spinoff que cambia el punto de vista para ofrecer lo mismo. Esta vez los protagonistas son dos, Guerra y Lucha, la cámara es aérea y el enfoque es cooperativo; pero que no te nublen los cambios: Diablo parece, Darksiders es.

Esta precuela viaja atrás en el tiempo para contar los hechos que tuvieron lugar antes del primer Darksiders, el de Guerra. Este jinete y Lucha, que se estrena aquí, son enviados por el Consejo para ver qué está tramando Lucifer, el único ser que puede amenazar realmente con destrozar el Equilibrio. Con los desastrosos eventos de la gran batalla del Edén aún frescos, ambos guerreros recorren toda clase de mundos en busca del diablo para darle caza y detener sus planes.

Darksiders Genesis

Un argumento tan simple como te lo contamos, que rescata algunos personajes ya conocidos, como el siempre presente Vulgrim, y que también deja ver a los otros dos Jinetes, pero que da todo el peso al personaje más antiguo y al más nuevo. Un dúo que tiene unas personalidades que chocan constantemente y que recuerdan a las películas buddy cop de finales del siglo XX. Lucha es chulo, confiado y en ocasiones deslenguado, alguien que se queja de que sus botas se manchan de la sangre de sus enemigos y que recuerda en ocasiones a Cayde-6. Guerra es recto, disciplinado y severo, alguien que lo hace todo para seguir lo que dicta la Orden.

Y juntos funcionan, tanto por personalidades, como por los diálogos con los que van hilvanando la trama y por las mecánicas que los desgranan. Guerra es letal en el cuerpo a cuerpo, tal cual lo recordamos del primer Darksiders, aunque algo más pesado y con cambios en sus movimientos, pero con patrones idénticos y con habilidades que cualquiera que lo manejara en su momento recordará. Lucha, en cambio, está pensado para las distancias con sus dos pistolas. Usa diferentes tipos de munición (tiros cargados, tiros explosivos, rayos que conectan con enemigos... hay muchas opciones que se van descubriendo), es ágil y es genial para restar vida a los enemigos desde lejos mientras Guerra se acerca para machacarlos, aunque también puede aniquilarlos por sí mismo, sobre todo al rellenar la barra de racha, lo que potencia al máximo el daño de su munición.

Sus formas de pelear son muy diferentes, y eso es por lo que aconsejamos disfrutar de este juego en cooperativo con otra persona, compartiendo sofá y con dos mandos en la misma pantalla (hemos jugado a la versión de PC, la misma que llega este jueves 5 de diciembre junto a la de Stadia). Los dos están muy marcados, y eso ayuda a que dos perfiles de jugador muy diferentes puedan compartir partida sin problema. Puede que sepas desenvolverte con uno o con otro, pero siempre te acabarás sintiendo más Guerra o más Lucha.

Darksiders Genesis

Sí se echa en falta un sistema drop-in para sumar a otro jugador al momento. Cambiar entre partida en solitario y multijugador (local u online), se hace a través de las Piedras de Convocación disponibles cada nivel, que permiten acceder a las tiendas para comprar mejoras o buscar un amigo para jugar. El sistema es algo que resta agilidad a un juego bastante dinámico; pero también tiene sentido, ya que el mundo cambia en función del número de jugadores. Las cantidades de enemigos, el acceso a diferentes partes del mapa y algunos puzles se modifican para requerir los dos jugadores o para poder proceder en solitario.

El corazón de Darksiders Genesis es el mismo de la saga a la que pertenece, aunque el sistema de progresión se ha simplificado al máximo para que siempre recaiga en el combate, y sin que este sea la excusa para "grindear" experiencia. Olvida este concepto o el de equipamiento. Este spin-off es un juego de acción, de puzles y de un rol tan ligero que parece casi inexistente.

Vas desde un mundo central a cumplir las misiones que te encomiendan, normalmente explorar mapas más o menos grandes para buscar un objeto, aniquilar a un gran jefe y volver. Ese es el objetivo imperante, lo que te obliga a ir de un sitio a otro descubriendo nuevos enemigos, nuevos escenarios, resolviendo algunos rompecabezas interesantes y, lo que de verdad importa, probando siempre nuevas mecánicas.

Darksiders Genesis

Genesis no quiere enmarañarse con complicaciones, pero tampoco quiere que lo tilden de simplista. El cambio entre personajes se hace al vuelo, las habilidades de Guerra son demoledoras y fáciles de ejecutar, y los diferentes disparos de Lucha se alternan con usar un botón u otro, lo que permite encadenar los golpes de ambos con bastante facilidad. Aprender a manejar a los dos es sencillo, mejorarlos también; pero profundizar y explotar su potencial ya no lo es tanto. Eso sí, cuando los dominas, es realmente satisfactorio.

Sí que es cierto que introducir un sistema de combos algo más complejo no habría roto ni el ritmo ni la sencillez que tanto se persigue. Los combos de ambos personajes se limitan a machacar un botón, pudiendo alternar en ocasiones con un lanzamiento al aire, lo que hace que la profundidad recaiga sobre las habilidades de cada uno. Son variadas y únicas, y encajan a la perfección con sus personajes, pero también son insuficientes.

No es algo que empañe la experiencia, porque Darksiders Genesis nunca deja de ser divertido. Cada mundo tiene suficiente tamaño y está lo suficientemente bien diseñado como para esconder una buena cantidad de secretos e invitarte a explorar, algo necesario para conseguir coleccionables y mejorar a los personajes; pero, al mismo tiempo, también te deja entrar rápido, ir en busca del jefe y zanjar tu misión en unos minutos. Su fórmula se puede estirar y recortar sin resentirse, y pocos pueden presumir de hacer eso.

Darksiders Genesis

El diseño estructural también va de la mano en cuanto a calidad con el diseño artístico. El estilo de Madureira se nota en todo, tanto en el diseño de personajes como en el de enemigos, pero sobre todo en el de mundos. Genesis puede pasar de ser totalmente lúgubre y oscuro a ser un derroche de luz y colores, y siempre con un marcado estilo de cómic. Es arrollador y, salvo algunos enemigos algo menos inspirados, siempre está ofreciendo variedad tanto en apariencias de mundos y enemigos, como en el comportamiento de estos últimos. Se nota el cuidado que el equipo ha tenido al construirlo todo, de hecho se nota incluso en el doblaje al castellano, aunque chirría que luego haya algún que otro texto en inglés que se cuele en los menús.

Y entonces, ¿en qué partes es un juego de rol? En todo lo que es el sistema de progresión, las habilidades activas y las pasivas. Puede que no haya piezas que equipar para la armadura o nuevas armas, pero sí que hay orbes que obtienes de los enemigos para utilizarlos en un árbol no muy grande, aunque sí algo intrincado. Existen orbes de tres tipos diferentes que pueden ir en cualquier ranura de este árbol, pero sí se usa el tipo acorde al de la ranura, por ejemplo uno de ataque en una ranura de ataque, su efecto se potencia. Lo mismo ocurre con los orbes que se obtienen de los propios jefes, más potentes y con las mismas categorías.

Esa y la compra de habilidades o mejoras son lo único que aporta complejidad, lo que te invita a detenerte para ver cómo distribuir lo que tienes tal y como harías en un juego de rol; pero no hay más, y se agradece, porque estamos aquí para repartir mandoblazos y tiros, no para pensar en estrategias. Hay que ser ágil, rápido, certero y demoledor. La maestría se consigue con destreza a los mandos, no meditando el próximo paso.

Por eso, y aunque Darksiders Genesis no reinvente la rueda, nos ha enganchado de forma tan grata como sorprendente. Hemos disfrutado siendo unos jinetes solitarios, pero lo hemos gozado como enanos jugando en cooperativo. Es rápido, es intenso, es la excusa perfecta para machacar botones mientras acabas con enormes oleadas de enemigos y llenas la pantalla de explosiones, magia y sangre. No hay nada como sentirse un Jinete del Apocalipsis antes de las navidades. Y más, así.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Darksiders Genesis
08 Gamereactor España
8 / 10
+
Mapas ideales para ir al grano o para dedicarte a la exploración; variedad de puzles sorprendentemente amplia; muy divertido en cooperativo; si te gusta la estética cómic, te van a encantar sus secuencias de corte.
-
Algunos textos en inglés que se cuelan en la versión en castellano; no puedes jugar con cualquiera online; un sistema de combos habría sido la guinda.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado



Cargando más contenido