Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
avances
Daymare: 1998

Daymare: 1998 - impresiones

Hemos probado lo nuevo de Invader Studios: un sorprendente survival horror moderno con aires nostálgicos.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

En un principio, Invader Studius planeaba lanzar un remake hecho por fans de su survival de terror clásico favorito, Resident Evil 2, pero el un punto del desarrollo, Capcom anunció que harían una nueva versión oficial de RE2, una que terminaría saliendo este año y aclamada por propios y extraños. No hay duda de que esto trastocó los planes de Invader Studios de 'redefinir el género de survival horror', pero lo que comenzó como un bache terminó dando lugar a un proyecto totalmente nuevo. Con Daymare: 1998, la desarrolladora ha creado algo que seguramente guste a todos los fans del género (y especialmente de los survival horror de finales de los 90 y principios de los 2000), o al menos así lo creemos después de jugar a la primera versión del juego.

Como hemos dicho, Daymare: 1998 es un survival horror que pretende recrear la esencia de los títulos de terror clásicos de los 90. Podemos jugar en el papel de cualquiera de sus tres protagonistas, pero nosotros en la presentación nos hemos decantado por el tipo duro, Liev. Se trata de un agente especial de H.A.D.E.S. enviado en una misión para recuperar material confidencial para el gobierno de EE.UU. y encontrar a los investigadores desaparecidos del Laboratorio Aegis, unas instalaciones que se han quedado incomunicadas sin razón aparente.

Daymare: 1998

Desde el principio de la misión nos indican que es posible que los agentes no vuelvan con vida, y una vez que llegamos al destino (y nos separamos de los demás apenas un minuto después de aterrizar) entendemos por qué. Tras ser abandonado por el equipo, que supuestamente se encuentra a salvo en un helicóptero que sobrevuela la zona, Liev entra en la zona del laboratorio por un muelle de carga. Allí empieza a buscar una forma de activar el ascensor industrial y descubre la amenaza que se cierne sobre ellos: los no muertos han tomado el control de las instalaciones.

Los controles del juego son bastante sencillos y siguen el patrón de los survival antiguos. Apuntamos con el arma manteniendo el botón derecho del ratón, disparamos con el botón izquierdo, corremos manteniendo pulsada la tecla mayús y abrimos el menú con la tecla tab. El menú sirve para combinar objetos, utilizar el equipamiento, consultar la información que hemos obtenido y mirar el mapa.

Al igual que en Resident Evil, el factor de supervivencia se debe a que la munición es limitada (con esto queremos decir que resulta muy difícil conseguirla), lo que nos obliga a gestionar cuidadosamente los recursos. No ayuda que los puntos de guardado también sean bastante limitados. En general, supone un gran desafío cuando pasamos por zonas infestadas de zombis. Todas las limitaciones hacen que el juego resulte más inmersivo y que la amenaza nos parezca más real, un elemento propio del estilo survival de los 90 que tanto echábamos de menos.

Daymare: 1998Daymare: 1998

El juego está ambientado en 1998, de modo que aunque las instalaciones posean supuestamente tecnología punta, a día de hoy resultan anticuadas, lo que aporta un auténtico aire noventero (igual que Alien: Isolation resulta muy evocador en este mismo sentido gracias a su diseño retro). Las infraestructuras y sus alrededores recuerdan un poco al diseño de niveles de Resident Evil 2, pero esto es compresible dada la influencia de dicha entrega. El escenario es oscuro, aparentemente solitario y en ocasiones incluso manipulador, por lo que resulta realmente aterrador, en el buen sentido, cruzar las instalaciones mientras saltan chispas de máquinas destrozadas sin saber lo que se esconde en la oscuridad. También debemos resolver algunos puzles para activar determinadas áreas de la infraestructura. Nosotros lo hemos conseguido descubriendo qué zonas hay que encender y cuáles hay que inhabilitar. Además, hay una herramienta de hackeo que permite desbloquear puertas cerradas. Para hackear simplemente tenemos que encontrar un cable y conectarlo a la máquina que controla la puerta, lo que a continuación da lugar a un puzle en el que se cronometran los clics que hacemos con una barra móvil.

El sistema de juego es sencillo y directo, las mecánicas resultan reconocibles y el modo de juego normal está bien diseñado, pero la historia nos parece poco precisa y forzada, al igual que los diálogos. Está claro que a la hora de diseñar los personajes el estudio ha seguido el camino de los 'machos' y esto en ocasiones resulta pesado. Solo hemos podido jugar con Liev, pero también se nos presentó al resto del equipo durante el primer viaje en helicóptero y los diálogos nos recordaban a alguna peli de acción de los 80. Hablando de los 80, el aspecto de todos los personajes es demasiado extraño, a excepción de los no muertos (lo que es una buena noticia, teniendo en cuenta que son con los que interactuamos más a menudo), pero los personajes principales parecen mezclas deformes de Jean-Claude Van Damme y Dolph Lundgren.

En definitiva, está claro que Invader Studios se ha inspirado en los survival horror clásicos, puesto que Daymare: 1998 tiene el aspecto, el sistema de juego y la atmósfera de los juegos de la época. Nuestro problema con él tiene más que ver con la historia y el diálogo, ya que aunque la atmósfera de terror noventera es genial, desentona con los personajes 'súper machotes', aunque tenemos en cuenta que solamente jugamos con el tipo duro Liev y puede que el resto de personajes se comporten de forma diferente y tengas historias independientes. A pesar de los posibles defectos, consideramos que es un desarrollo interesante y definitivamente le daremos una oportunidad al juego completo cuando salga, tal como está previsto para finales de este año.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

loading next content