Español
Gamereactor
análisis
Deadlight

Análisis de Deadlight

Los Zombis están en boga. Los muertos vivientes han copado nuestras pantallas esta generación. Están por todas partes y por alguna razón no piensan irse.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Deadlight se sube al carro del survival horror, por el que tantos otros juegos han transitado de un tiempo a esta parte, aunque tomando del género su ambientación más que su mecánica. Estamos ante un juego de plataformas 2.5D protagonizado por Randall Wayne, superviviente de una invasión zombi, con la única misión de encontrar a sus amigos, reunirse con su familia y evitar a las putrefactas criaturas que le acechan.

Si bien la historia no resulta demasiado excitante, sí que lo consigue su premisa. Tan pronto como el juego comienza, el potencial rezuma la pantalla. Es un juego de atmósfera oscurantista, en el que la narración acontece mediante escenas intermedias tipo cómic y las propias disertaciones de Randall. La esencia de Deadlight nos embriaga desde sus primeros compases gracias a su efectista estilo narrativo.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Ante Deadlight, los primeros pensamientos que surcan mi mente son comparaciones. Con Shadow Complex, en primer lugar (lo que no es mal cosa). Sus puzzles, la temática adulta, el estilo de juego, todo me resulta extrañamente familiar. Su linealidad, por ejemplo, me recuerda horrores a Rush'n Attack, así como el modo en que interactuamos con los personajes secundarios.

Deadlight se sitúa a medio camino entre ambos títulos. Aunque no llega al nivel de pulido y refinamiento de Shadow Complex, es sin duda un juego bastante mejor de lo que resultó Rush'n Attack.

Deadlight

El capítulo inicial es fantástico. Justo al terminarlo me convencí de que este era un juego de calidad superior. Arranca con Randy intentando escapar de las sombras junto a un grupo de supervivientes (sus amigos). El protagonista se queda solo, iniciando su marcha a una "Zona Segura", sita a varias millas.

La mayor parte del tiempo Randall se dedica a correr, saltando de un edificio a otro, buscando salientes por los que trapar y dar esquinazo al enemigo. Sus únicas armas serán un hacha, una pistola y una honda (esta última a utilizar tan solo en la resolución de puzzles). No es que resulten muy efectivas, pero cumplen su cometido: ganar algo de tiempo.

DeadlightDeadlightDeadlight

Una vez hemos completo el sobresaliente primer capítulo (no tardaremos mucho), llega el tremendo anticlimax del segundo. Los almacenes y calles del primero se cambian por profundos y oscuros túneles. Es aquí donde Deadlight evidencia sus altibajos. La excusa de un laberinto subterráneo repleto de trampas, construido por un viejo demente, hace aguas por todas partes. Una simple excusa para garantizar la necesaria dosis de plataformas.

A partir de este punto comienza la frustración. El control no está lo ajustado que debiese para un juego que demanda cierta habilidad. Si un juego te pide precisión, lo menos que puede hacer es ofrecértela por definición. No es que este aspecto arruine el juego, pero el buen sabor de boca va diluyéndose conforme nos vemos obligados a repetir secciones una y otra vez.

DeadlightDeadlight

Los combates pueden resultar exasperante. El sistema elegido por Tequila Works no responde como debiese cuando de quitarnos a varios enemigos de encima se trata. El manejo de la pistola es más preciso que el de hacha, utensilio que pocas veces consigue librarnos de lo inevitable.

Quizás el enemigo más terrorífico al que te enfrentarás en Deadlight es el entorno. Una caja de cartón mal colocada puede dificultar tu progreso sin previo aviso, justo cuando estabas pasándotelo de lo lindo saltando entre edificios. Estos errores de diseño acaban pagándose, por ejemplo, cuando el (por otra parte fantástico) estilo artístico nos impide distinguir entre elementos interactivos y meras ilustraciones de fondo: las susodichas cajas son transportables, algo que a menudo tardamos más de la cuenta en ver. Esto, que puede parecer estúpido, se antoja vital cuando tenemos a una horda de zombis dispuestos a darnos caza.

Una vez abandonamos la sección subterránea, las cosas vuelven a lucir mejor que nunca: tejados, zombis y una organización llamada The New Law definen la última parte del juego, en la que una vez más los controles pecan de imprecisos.

DeadlightDeadlight

Es una verdadera lástima porque hay mucho en Deadlight que merece ser alabado. Ante todo su ambientación, marcada por las múltiples referencias visuales de los escenarios. Se consigue así una atmósfera tensa, gracias también a la repentina aparición de sombras en un plano distinto al nuestro, tardando poco en interponérsenos.

Deadlight se ambienta en la Seattle de 1980, escenario que permite a Tequila Works cierta distinción respecto al estilo predominante en el género. Todo luce similar a Alan Wake, aunque en 2D y con menos diálogos chorras.

La banda sonora es del todo recomendable. Un amplio tapiz de sonidos acompañan perfectamente a la acción, encajando sin reproches en la atmósfera creada por el estudio. Por desgracia, el doblaje no alcanza el mismo nivel, sirviendo únicamente para sacarnos del evocador ambiente en que nos hallábamos inmersos.

Deadlight

Los chicos de Tequila Works conforman un grupo de lo más talentoso, obviamente y aunque su primer juego arrastre ciertos fallos, no deja de ser una muy buena opera prima.

Aunque Deadlight es un poco breve (podéis completarlo en menos de 10 horas), se compensa por su identidad y la forma en que atrapa al jugador en su atmósfera. La frustración y el exceso de expectativas no han de apartaros de un título repleto de bondades.

Deadlight
07 Gamereactor España
7 / 10
+
+ Fantástica atmósfera, banda sonora, artes visual y premisa.
-
- Controles imprecisos, decepcionante segundo acto y mejorable doblaje.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

DeadlightScore

Deadlight

ANÁLISIS. Autor: Mike Holmes

El juego 'made in Spain' que entusiasmó a Akira Yamaoka. Conoce el debut de Tequila Works para XBLA.



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.