Español
Gamereactor
análisis
Demon Skin

Análisis de Demon Skin

Ludus Future firma un increíble y brutal hack 'n slash ideal para los jugadores que disfrutan cuando les ponen las cosas difíciles.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Los humanos somos seres extraños. Por alguna razón, nos gusta torturarnos jugando a títulos extremadamente difíciles y exigentes, esos que solemos catalogar como "brutales". FromSoftware se ha ganado la vida creando juegos de este tipo, y su trabajo ha inspirado a muchos otros, como al estudio indie Ludus Future, que ahora ha lanzado Demon Skin, un increíble hack and slash que no deja indiferente.

Durante los últimos días, en Gamereactor hemos estado explorando este juego de fantasía oscura, algo que nos ha hecho perder toda compostura y serenidad en más de una ocasión; y, al final, hemos llegado a la conclusión de que, aunque cuente con un montón de elementos sólidos, a veces se convierten en sus peores enemigos.

La historia de Demon Skin se desarrolla en un mundo de fantasía plagado de espeluznantes demonios. Aquí jugamos en la piel de un miembro de la Orden de los Errantes —una antigua organización de seres con poderes sobrenaturales que luchan contra las hordas del mal. Nuestro Errante, tras presenciar e intentar detener un oscuro ritual que pretende despertar el malvado poder que alberga una poderosa reliquia, se ve atrapado en un flujo de energía que lo convierte en un demonio. Pues bien, a lo largo de la historia viajaremos a través de un tenebroso mundo lleno de obstáculos y desafíos, con el objetivo de encontrar la reliquia que le permitirá a nuestro protagonista recuperar su condición natural, aunque para ello tenga que enfrentarse a todos los muertos vivientes, demonios y monstruos que se crucen en su camino.

Demon SkinDemon Skin

Como el brutal hack and slash que es, en muchas momentos tendremos que despedazar y machacar a los demonios que nos vayamos encontrando con diferentes tipos de armas. No obstante, dado que se trata de una aventura de desplazamiento lateral, el combate no es tan amplio ni diverso como nos gustaría. Además de golpear a diestro y siniestro, uno de los mayores atractivos del gameplay son las tres posturas que puede adoptar nuestro Errante para golpear a los enemigos de tres formas diferentes: desde arriba, desde abajo y de frente. Además, cambiar de una a otra es bastante fácil. Basta con mover el ratón de arriba a abajo para cambiar de objetivo. Esta mecánica tan sencilla hace que podamos ejecutar algunos combos muy ingeniosos, bloquear con facilidad a los enemigos e incluso explotar los puntos débiles de aquellos que lleven armadura. Eso sí, aparte de esto y de una mecánica de esquiva, no hay mucho más que podamos hacer en los combates.

Sin embargo, sí que encontramos un poco más de variedad en los enemigos. Por un lado, están los clásicos esqueletos o zombis, muchos de los cuales cuentan con varias capas de armadura que les protegen de determinados ataques y con una barra de salud que deberemos de reducir para derrotarlos. Por otro lado, están los enemigos únicos, que suponen un desafío todavía mayor. Uno de los primeros con los que nos encontramos es una criatura similar a un yeti que es capaz de ejecutar ataques de barrido, dar golpes en el suelo, y que cuenta con una gran reserva de salud, lo que hace que el combate sea bastante difícil y duro. A todas estas criaturas se suman arañas gigantes, demonios en llamas e incluso poderosos seres humanoides con los que también nos las tendremos que ver.

Dejando a un lado el combate, esta aventura también nos ofrece algunos desafíos de plataformas que obligan a saltar y rodar para esquivar obstáculos. No obstante, presentan los mismos problemas que los combates: son muy lentos. Un problema bastante común en este tipo de juegos (sobre todo en la serie Dark Souls), pero como muchos de ellos son títulos 3D, es más fácil desplazarnos y movernos con soltura. Demon Skin, al ser bidimensional, resulta mucho más difícil controlar y complica las cosas al intentar sacar partido de nuestros movimientos, sobre todo cuando luchamos contra enemigos que ejecutan ataques de largo alcance.

Demon SkinDemon Skin

En general, el mayor problema que le hemos encontrado a Demon Skin es ese, la lentitud. Tanto en los combates como en las plataformas, esa lentitud suele restarle emoción a la experiencia, algo que no debería suceder en un juego en el que vamos a morir tantas veces. La verdad es que es una lástima, ya que cuenta con un sistema de progresión y con botines para que, poco a poco, nuestro protagonista se convierta en un temible y fuerte guerrero. Eso sí, solo pasará si somos capaces de lidiar con la lentitud que lo caracteriza.

Por otro lado, el sistema de progresión, como ya hemos dicho, es fantástico y muy variado. Para avanzar en el juego podremos hacerlo de diferentes maneras: desde recogiendo armas que nos vayamos encontrando en el suelo para añadirlas a nuestro inventario (algunas pueden incluso tener poder especiales), hasta utilizar los puntos de habilidad que hayamos conseguido para mejorar nuestro poder de ataque, nuestra salud o nuestra resistencia (lo que nos permitirá efectuar un mayor número de ataques antes de tener que recuperarnos). Además, están los famosos fragmentos de reliquia, que tendremos que ir recuperando a lo largo de la historia y que cambiarán la apariencia de nuestro Errante cuando se añadan a su armadura ósea — aunque esto último no deja de ser un mero cambio estético.

Finalmente, teniendo en cuenta que Demon Skin es bastante corto, la progresión que ofrece y su sistema de combate basado en posturas, podemos decir que se trata de una experiencia única. El problema que tiene es que no termina de engancharnos, sobre todo porque, cada vez que mueres, tienes que volver al último punto de control. Si estás dispuesto a vivir esta aventura, hazte a la idea de que tendrás que repetir muchas veces algunas partes de los niveles, ya que morirás cada dos por tres, ya sea por el filo de una espada o por algún obstáculo del entorno como, por ejemplo, pinchos que salen del suelo. En resumen, si lo que te gusta es poner tus capacidades a prueba y vivir un auténtico desafío, este título te gustará, pero no esperes que sea una experiencia hack 'n slash capaz de igualar a la serie SoulsBorne.

Demon Skin
Demon SkinDemon SkinDemon Skin
06 Gamereactor España
6 / 10
+
La progresión es bastante interesante. Su sistema de combate basado en las posturas es único. La variedad de enemigos es enorme.
-
Movimiento y combates lentos.Puede costarle conectar con el jugador. Brutalmente desafiante (aunque, al final y al cabo, esa es la idea del juego).
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Demon SkinScore

Demon Skin

ANÁLISIS. Autor: Ben Lyons

Ludus Future firma un increíble y brutal hack 'n slash ideal para los jugadores que disfrutan cuando les ponen las cosas difíciles.



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.