Español
Gamereactor
análisis
Destiny

Análisis de Destiny: La Casa de los Lobos

¿Será capaz esta segunda expansión de insuflar nueva vida al shooter de mundo compartido de Bungie?

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio

A la hora de considerar la segunda expansión de Destiny, Casa de Lobos, surgen dos cuestiones importantísimas. La primera: ¿es mejor que la primera expansión, La Profunda Oscuridad? Y la segunda: ¿es buena de por sí? Las respuestas a estas cuestiones son: sí y sí (en su mayor parte).

La Casa de los Lobos añade algunos modos nuevos a un Destiny que necesitaba algo que complementase el contenido original. Por otro lado, no hay Incursión en este DLC y, en vez de eso, los usuarios tendrán dos actividades más para disfrutar. La primera es un modo de combate PvE basado en oleadas de enemigos y la segunda es un torneo semanal PvP de alto riesgo. Con todo esto, en vez de añadir más disparates de 6 jugadores como habíamos visto en El Fin de Crota o en la Cámara de Cristal, el estudio ha decidido centrarse en actividades de 3 jugadores.

Y todo ello se convierte en un cúmulo de buenas y malas noticias. Y decimos malas, porque no hay Incursión y a los usuarios de Destiny les encantan las Incursiones: en primer lugar, porque son desafíos muy complicados y porque después se convierten en un ejercicio de esfuerzo para completar las misiones en el menor tiempo posible y sin lamentar muchas bajas. El estudio ha prometido que habrá otra Incursión durante este año, pero cómo y cuándo la tendremos ya es otra historia.

Ahora bien, también son buenas noticias porque está bien que se vuelvan a centrar en equipos de 3 Guardianes, más que nada porque hay un montón de jugadores en los servidores de Destiny que no tienen amigos suficientes para completar las misiones de seis jugadores. Los nuevos modos de tres jugadores, el Presidio de los Ancianos y las Pruebas de Osiris, representan una solución para aquellos usuarios que quizás no estén tan interesados en unirse a grupos grandes de Guardianes. Además, los modos también son muy diferentes a lo que hemos ido viendo hasta ahora y eso es, sin duda, otro punto a su favor.

Empecemos por el Presidio de los Ancianos. Se trata de un modo de combate para tres jugadores basado en el sistema de oleadas de enemigos que coge ideas de Horda y Firefight y le añade un poco de aleatoriedad a la mezcla. Además, en cuanto a la dificultad, podréis escoger diferentes niveles. El nivel 28 tiene un sistema de emparejamiento y es bastante fácil. En los niveles 32, 34 y 35 no hay emparejamiento, pero os encontraréis con mejores objetos y una dificultad bastante mayor. Por desgracia, la dificultad acaba provocando que los equipos de Guardianes se parapeten en las coberturas mientras intentan cargarse a hordas y hordas de enemigos de alto nivel que bombardean la zona con armas explosivas. No tiene más que eso.

Por otro lado, dentro de este modo hay un número limitado de escenarios y cada uno tiene un tipo diferente de enemigo. Hasta hay algunas misiones que completar, pero no suelen ir más allá de disparar a los malos en la cabeza y capturar cierto objetivo. Con el Presidio de los Ancianos, nos quedamos con que ofrece una forma alternativa de jugar. Está claro que no hay una inmensa cantidad de variedad y no es un modo al que jugar durante horas, pero es un cambio más que bienvenido y una oportunidad para disfrutar de algo diferente entre los Asaltos Heroicos y las Incursiones.

DestinyDestiny

Pero lo mejorcito viene con las Pruebas de Osiris. Este modo consiste en una lista semanal que coloca a los usuarios en batallas intensísimas PvP y cada partida se juega en el mismo mapa. Es, sin duda alguna, un modo hecho para los fanáticos de los shooters competitivos y está muy bien porque esta parte de la comunidad de Destiny había quedado un poco abandonada. Al igual que en el Estandarte de Hierro, el equipamiento importa mucho e ir mal preparado es una papeleta para la derrota. De hecho, nosotros lo hicimos y nos llevamos una buena paliza. Lógicamente, los jugadores de nivel 34 que van al máximo tienen mejores armaduras y armas y, en este modo con pequeños equipos de Guardianes y en el que todos los detalles importan, eso ya es una ventaja considerable. Por lo general, no nos vimos abrumados, pero sí es cierto que si nuestras armas fuesen mejores y con un poco más de armadura, podríamos haber ganado algunas partidas que perdimos solo por eso, por el equipamiento.

Además, ya que la acción se desarrolla en un mapa solitario, el meta juego irá evolucionando según lo haga la partida. Cada intento es al mejor de nueve y ambos equipos tienen oportunidades de sobra para cambiar la estrategia y pillar desprevenidos a sus rivales. En muchas ocasiones, la victoria se reduce a momentos y factores clave: ¿qué armas llevan los oponentes? ¿Quién utilizó el súper y cuándo? ¿Quién puede coger la munición pesada? ¿Hay algún Brujo en el otro equipo que pueda revivir? Etcétera.

Si conseguís ganar la partida, se marcará en vuestra tarjeta de puntuaciones y tendréis una red de seguridad de tres derrotas (cuatro si conseguís la bonificación que elimina vuestra primera derrota). Así, cuantas más victorias obtengáis, mejoras premios podréis obtener con vuestra tarjeta. Los premios incluyen partes de armadura y armas legendarias y hay incentivos suficientes para volver a jugar al modo si no los conseguís antes.

En resumen, las Pruebas de Osiris son un modo fantástico para los fans del PvP y su homólogo, el Presidio de los Ancianos, es un modo muy sólido con mucha diversión PvE (aunque poco imaginativo). Por desgracia, el resto del contenido de la expansión es menos emocionante.

Por un lado, el DLC ofrece nuevas misiones de la historia que retocan algunos lugares ya conocidos y, sabiendo el precio que tiene, la verdad es que nos sabe a poco. Es cierto que la narración y la voz en off de las misiones son mucho más entretenidas y desenfadadas que en entregas anteriores, pero las misiones en sí son un poco decepcionantes. Bungie ha tenido tiempo y oportunidades de sobra para ampliar sus mapas de estilo 'sandbox' e incluir zonas completamente nuevas con jefes diferentes y escenas de las que disfrutar, pero, sencillamente, no lo ha hecho. Se observan un par de toques de originalidad aquí y allá, pero, en su mayor parte, nos quedamos con la sensación de haber sufrido un déjà vu. Lo peor de todo es cuando toca luchar en la misma zona del mapa en dos misiones distintas, solo que en direcciones diferentes.

De todas maneras, siendo justos, estas misiones son un poco mejores que las que venían con la primera expansión y el nuevo Asalto está bien hecho, pero ser "un poco mejor" no es suficiente en este caso. Sinceramente podrían habernos dado pocas misiones pero en zonas nuevas o, si de verdad tenían que usar las mismas zonas, hubiese sido mejor que nos diesen muchas más misiones y que les añadiesen un poquito más de imaginación. Al igual que con la primera expansión, el contenido de la historia de este DLC vuelve a ser algo secundario.

Destiny

Por otra parte, los nuevos mapas multijugador son una incorporación buena y bienvenida a la plantilla de niveles ya existentes. Ahora que los mapas de La Profunda Oscuridad se incorporan a las listas generales para todos los usuarios, podréis disfrutar de cuatro mapas nuevos (tres si sois de Xbox). Son escenarios más bien pequeños, algo lógico si tenemos en cuanto que se han centrado en las actividades para tres jugadores, pero a nosotros nos han gustado de todas formas. Seguramente muchos los pasen por alto, pero suponen una alegría para aquellos jugadores que frecuentan el Crisol.

Guardián del Tiempo es el mapa exclusivo para PlayStation y consiste en arquitectura Vex emplazada en el paisaje polvoriento de Marte. Escudo Negro, otro de los mapas, también se localiza en Marte y, aunque hay muchos enfrentamientos en el exterior, el tema está en tirotearse a gusto en medio de la base. Guarida de los Ladrones, el tercer mapa, que se encuentra en Venus, ofrece un montón de sinuosos pasillos construidos en roca y adornados con mobiliario Caído. Sin embargo, de todos ellos, nuestro favorito es el cuarto: la Corte de la Viuda, que se emplaza en la Tierra y con una atmósfera sombría que queda perfecta con las ruinas y las vistas que definen los encuentros del mapa.

En otro ámbito, las recompensas de objetos del PvP son un ejemplo perfecto de uno de los cambios encubiertos que han mejorado Destiny casi más que cualquier contenido individual. Ahora las recompensas que obtendréis son mucho más generosas. En los pocos días que lleva la expansión, muchos jugadores ya han subido a tres personajes distintos al máximo nivel y eso es algo que antes llevaría muchísimo más tiempo. Ahora bien, si eso es bueno o malo, es algo que tendréis que decidir vosotros, pero desde luego las recompensas son más y mejores que nunca. Por ejemplo, en la cuarta o quinta partida que jugamos en el Crisol el día en que salió la expansión, nos salió un Gjallarhorn en una recompensa aleatoria.

También será muy interesante ver si hay suficiente variedad en las nuevas armas y armaduras que encontraremos en estas nuevas y mejoradas recompensas. Pero algo que puede aliviar un poco esa preocupación es que ahora podréis mejorar vuestras viejas armas y armaduras, con lo que el estudio les ofrece a los fans la oportunidad de mejorar su viejo equipamiento de las Incursiones de la Cámara y de Crota, lo que les da un estándar competitivo y respetable.

En general, La Casa de los Lobos tiene muchos puntos a favor. Bungie ha conseguido diversificar Destiny y ahora hay más variedad en lo que a actividades se refiere. Ahora bien, ¿son todas del más alto nivel? No. Las Pruebas de Osiris son geniales, los mapas multijugador decentes y el sistema de recompensas se ha visto mejorado, por lo menos en nuestra opinión. Aparte, el Presidio de los Ancianos es entretenido, pero va a necesitar algo más de variedad si quieren convertirlo en una plato más de nuestra dieta Destiny. El nuevo centro social que proporciona la expansión también es agradable, pero básicamente es pura estética. Eso sí, el contenido de la historia es escaso y un poco decepcionante.

Por lo tanto, para nosotros, es una experiencia mixta. Sobre todo si tenemos en cuenta el precio, que es caro lo miréis por dónde lo miréis. Dicho esto, también creemos que Bungie ha dado un paso en la dirección correcta dentro de su shooter MMO. Seguimos quedándonos con la sensación de que nos podrían haber dado más y mejores cosas, pero se observa una cierta mejoría con respecto a la primera expansión y eso realza toda la experiencia.

También es cierto que, cuando se trata del ritmo minuto a minuto del sistema de juego, en nuestra opinión Destiny sigue sin tener rival en el mundo de los shooters. La Casa de los Lobos consigue algo más de tiempo para que los desarrolles perfeccionen la fórmula del título y diseñen mejores Asaltos y contenido de la historia (y quizás también esa nueva Incursión); algo que, sin duda alguna, tendrán que mejorar si quieren atraer a nuevos jugadores, además de mantener a los que ya tienen. Al final, Casa de Lobos resulta ser una mejora para Destiny y, además, le da un poco más de chicha a la experiencia, pero solo un poco.

DestinyDestinyDestinyDestiny
08 Gamereactor España
8 / 10
+
Modos nuevos bien hechos; un sistema de recompensas mejorado; miman el PvP; y se centran en el contenido para tres jugadores.
-
Poco satisfactorio; las misiones de la historia son un refrito; y no le hubiese venido mal un poco más de contenido.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Destiny: El Rey de los PoseídosScore

Destiny: El Rey de los Poseídos

ANÁLISIS. Autor: Mike Holmes

Se cumple un año tras el lanzamiento de Destiny, y El Rey de los Poseídos supone una gran inyección de un contenido que le hacía mucha falta.



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.