Español
Gamereactor
análisis
Destiny

Análisis de Destiny: Los Señores de Hierro

Iba a ser muy difícil darle continuidad a algo como El Rey de los Poseídos.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ
HQ

El tercer año en la vida de Destiny trae un rollo distinto a este shooter de mundo compartido, un poquito de modo historia, un nuevo asalto y el retorno a la gloria con su nueva incursión.

No es fácil, incluso es injusto, analizar una expansión de Destiny sin tener en cuenta el conjunto. Aunque se venda como un DLC, como si fueran mapas y misiones nuevas para Call of Duty o Star Wars Battlefront, el impacto de la nueva zona, la introducción de otros tipos de enemigos, los objetos y las relaciones en torno a ellos tiene efecto en todo.

A estas alturas, hace un año, Destiny transmitía debilidad y Activision ya había encendido las alarmas. El jugador habitual estaba a la espera de más, sobre todo de un nuevo asalto. Pero la oleada que trajo El Rey de los Poseídos sirvió para devorar su tiempo durante meses. Esa expansión-parche reparó todo lo que los foros decían que no funcionaba y lo engalanó con una trama, un guión y un doblaje de voz sobresalientes.

Los Señores de Hierro (Rise of Iron), que toca de lejos a esos mismos señores y sus lobos guardianes, no consigue llegar tan alto como lo había hecho su predecesor. Hay menos innovaciones, si acaso hay alguna, y en su lugar tenemos una continuación de las ideas que ya funcionaron pero con un cambio de temática. Pero, como se viene bien, Bungie tiene razones para dejar de trabajar en la base, porque ya ha encontrado una estructura sólida. Ahora se trata de expandir el lore y de afinar lo que ya nos ha gustado.

La trama de las cinco misiones de historia que incluye no engancha nada. Vamos a volver a muchos sitios conocidos de la Vieja Rusia y de Marte. Acaba muy rápido, demasiado rápido, con una batalla que es poco más que de aclimatación. La jugabilidad también es bastante común por cómo combina los elementos de la partida y deja que todo dependa de los matices que los tipos de enemigos nuevos aportan a los tiroteos. Los enfrentamientos son divertidos pero ni siquiera en el primer encuentro demuestran un diseño inteligente o sorprendente.

HQ
DestinyDestinyDestiny

Entre el contenido añadido encontramos un par de misiones exóticas que sirven para conseguir las armas Gjallarhorn y Khvostok 7G-0X. Son ratos en los que te involucras pero no tienen lo que se espera de ellos, sobre todo en duración y dificultad en comparación con lo que costó conseguir sus equivalentes en los años uno y dos.

Un amigo me escribió para decirme "Destiny es muy Destiny" como resumen de sus primeras doce horas de paseos por las Tierras Pestíferas y de sus venturas con Lord Saladino, Shiro-4 y Tyra Karn en el Templo del Hierro. Lo que quiere decir que si no estás satisfecho de misiones diarias, asaltos semanales o incursiones y de enriquecer las facciones con los botines, entonces aquí tienes una excusa para ir a por más. Pero si ya te has saturado y te has 'pasado Destiny' quizá sea el momento de buscar nuevas tierras, porque Los Señores de Hierro no consigue quitarse la etiqueta de lo mismo de siempre, a pesar de tener precio de estreno.

La nueva raid, llamada La furia de las máquinas, es casi tan compleja como La celda sin sol y tiene un final jodido. La gente ya ha encontrado el truco a Kovik, aunque es una pena porque la estrategia del ratón y el gato que presenta está bien construida y deja buen sabor de boca. También tienen más sentido los asaltos en esta ocasión gracias a la aportación de la tecnología SIVA y además hay retoque en la composición del loot interesante, aunque es un poco aleatorio. Y con esto se puede decir que lo tenemos todo visto.

HQ
DestinyDestiny

En el enfrentamiento PvP tenemos el modo Supremacía, que básicamente es la baja confirmada de Call of Duty y tantos otros, hay que recoger los emblemas enemigos para conseguir sumar puntos. Este modo clásico está trabajado y le queda bien a Destiny, y menos mal porque si no estaríamos hablando de que el resto se ha quedado prácticamente intacto. Es un regusto conocido, con esos 30fps que invitan a que todo el mundo eche la culpa a internet o a las armas de sus propios errores. Hay que mencionar que también se estrenan las partidas privadas con selecciones de criterios.

Lo que más se echa de menos en Los Señores de Hierro, quizá porque fue lo que cambió con El Rey de los Poseídos, es que no hay subclases nuevas. Por decirlo resumidamente, te da la sensación de que no importa cuál sea tu actividad principal porque sigue siendo muy parecido a lo que hacías antes. Sí es cierto que hay una pequeña modificación, los artefactos, que tiene poderes muy guapos como convertir a enemigos en aliados, sprint infinito o reducción de año temporalmente. Volviendo a Call of Duty, en el PvP se comportan como ventajas.

Si lo que estáis pensando es ir lo más rápidamente posible a la incursión, pensad que aunque se pueda acceder desde el nivel de luz 350, empieza a ser manejable a partir del 361 (veréis que el indicador de selección pasa de rojo-difícil a verde-normal), pero lo mejor es intentarlo a partir del 365. No ofrece el mismo nivel de dificulta de La caída del rey, pero sí es un viaje entretenidos en unos entornos un poco espeluznantes.

En resumen, Los Señores De Hierro es una decepción en conjunto, pero se le pueden perdonar algunas cosas. Se acopla muy bien a los jugadores actuales y les ofrece una lista de tareas para grindear que les va a tener ocupados muchas semanas. Pero ahora que los jugadores han descubierto cómo terminar la incursión en tiempo récord y llegando al nuevo nivel máximo en cuestión de días por culpa de un sistema que se deja abusar, es difícil imagina que aquí vayan a quedar más que los enganchados de antes dentro de un par de meses. En cierto modo, parece que estamos llegando al final del camino de Destiny antes de que llegue la auténtica secuela, aunque el camino para llegar hasta aquí sigue mereciendo la pena porque ha sido y será una experiencia única. Sigue siendo un monumento inimitable de lo que mejor hace Bungie.

HQ
Destiny
07 Gamereactor España
7 / 10
+
Una incursión divertida, multitud de cambios pequeños que lo mejoran, la evolución de la jugabilidad con los Artefactos
-
Mucho contenido reciclado, solo un nuevo asalto, misiones del modo historia cortas y faltas de imaginación, ahora cualquiera tiene Gjallarhorn.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Destiny: El Rey de los PoseídosScore

Destiny: El Rey de los Poseídos

ANÁLISIS. Autor: Mike Holmes

Se cumple un año tras el lanzamiento de Destiny, y El Rey de los Poseídos supone una gran inyección de un contenido que le hacía mucha falta.



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.