Español
Gamereactor
avances
Diablo II: Resurrected

Diablo II: Resurrected - Primeras Impresiones

Además de las mejoras gráficas y de sonido, nos ha encantado jugar a Diablo II con un mando. Así ha resucitado Santuario para las nuevas plataformas.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Estamos al tanto de que, para algunos fans, decir que preferimos jugar a Diablo (o a muchos ARPG) con un mando, es una completa herejía, pero es la verdad. Esta no es la primera vez que se puede jugar a un Diablo con mando, ni mucho menos, ya que el primero de la saga salió en la primera PlayStation hace ya unos años. Perro fue con el lanzamiento de Diablo III en consolas cuando Blizzard realmente se dio cuenta del potencial de jugar a Diablo con mando. No solo cambiaron los controles con teclado y ratón para que encajaran con mandos, cambiaron comportamientos, mecánicas e incluso añadieron nuevos movimientos para hacer que se jugara como un buen título de acción.

Diablo II: Resurrected

Aunque Diablo II: Resurrected no llega tanto a ese nivel, es compatible con este tipo de control, y no solo en consolas, sino también en PC. Y la verdad es que funciona a la perfección. Sin duda ha sido la clave de nuestra experiencia con la versión alfa de este "nuevo" Diablo 2, aunque no es lo único que disfrutamos porque, a pesar de notarse anticuado en algunos aspectos, sigue siendo un juego muy especial. Y te aseguramos que sigue siendo adictivo, incluso aunque la nostalgia también nos arroje a decir esto.

Este Diablo 2 Resurrected es un remaster, no un remake. Bajo todas sus capas sigue siendo el juego de los 2000, con las mismas limitaciones en los fotogramas de sus animaciones, el mismo comportamiento enemigo y el mismo sistema de juego. Cosa que mira directamente a la gestión del inventario, la progresión de personaje y, por supuesto, las toneladas de botín. Los cambios, más allá del soporte para mando, implican principalmente las mejoras de sonido y gráficos, además de algunas mejoras de calidad de vida.

Esta nueva versión es compatible con resoluciones 4K, que son posibles gracias a los nuevos modelos 3D de los personajes, las texturas de alta resolución y unos muy mejorados efectos para los hechizos y habilidades. Las animaciones tienen algo más de trabajo y se notan más fluidas, aunque, como ya hemos comentado, siguen "atascadas" en los mismos tiempos de sus antiguos fotogramas, lo que evita que el juego se note más fluido. Aun así, es mucho más cercano a los estándares gráficos actuales y, si tenéis alguna duda respecto a eso, solo tenéis que pulsar el botón para cambiar al modo tradicional y volver a los gráficos antiguos. Da miedo comprobar lo mal que se ve a día de hoy.

Diablo II: ResurrectedDiablo II: ResurrectedDiablo II: Resurrected

La interfaz de juego también se ha cambiado y refinado, acercándose más a los patrones modernos. Es más fácil ordenar el inventario, cambiar piezas de equipamiento y explorar las habilidades y atributos que desbloquees de tu personaje. Mejor aún, la interfaz de juego cambia en función de si juegas con la dupla teclado/ratón o con el mando. Y sí, funciona fenomenal con ambas opciones.

En esta versión alfa solo había tres personajes disponibles: Hechicera, Amazona y Bárbaro. Además, solo se podían jugar los dos primeros actos de la campaña principal. Pero la verdad es que ha sido más que suficiente para entender el estado actual del juego y las metas de Blizzard para él.

Han sido muchos paseos por el Erial Rocoso, algún encontronazo con Andariel y mucha búsqueda del Rakanishu. Pero todo esto nos ha dejado muy claro que esto sí que es Diablo 2 "resucitado", la experiencia original adaptada a plataformas modernas, no un juego nuevo. Y más importante, no es un juego moderno. Para bien o para mal, sigue siendo el viejo Diablo II que conocemos.

Es cierto que el género ARPG ha evolucionado una barbaridad en los últimos 21 años, pero no creemos que sea justo pedirle a Diablo II: Resurrected que se presente con el mismo nivel que los juegos contemporáneos. Si estás buscando algo así, te vas a llevar una decepción. Pero, a pesar de eso, mantiene el tipo como un juego estupendo, con una fenomenal atmósfera gótica y una banda sonora memorable.

Un auténtico clásico y, como todos los grandes clásicos, uno capaz de seguir siendo relevante como una obra atemporal. Sabemos que el factor nostalgia juega un papel innegable en esta ecuación, pero esperamos con muchas ganas poder posar nuestras manos sobre la versión final de Diablo II: Resurrected.

Diablo II: ResurrectedDiablo II: ResurrectedDiablo II: Resurrected
Diablo II: Resurrected

Contenido relacionado



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.