Español
Gamereactor
avances
Diablo III

Diablo III - expectativa crítica

"Después de machacarme la beta con los cinco personajes y echar alguna partida online tengo que reconocer que he tenido la sensación de que la demo que probé hace casi cuatro años era un producto mucho más completo, trabajado y fiel a la saga Diablo".

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

Mi primer contacto con Diablo III fue en la Games Convention de Leipzig (ahora la Gamescon de Colonia) de 2008. Había un montón de ordenadores con una demo (justo al lado de otros con la beta de The Wrath of the Lich King y la cola más larga de toda la feria) y yo, tenía unas ganas increíbles de probarla. No en vano, todavía recuerdo los vicios a Diablo en mi viejo Pentium III de 500 Mhz y las aún más épicas partidas al Diablo II con los colegas.

Jugué a la demo y, salvo un par de detalles de diseño, era justo lo que necesitaba que Diablo III fuera. Mi memoria falla, ya que no jugué para ningún medio, sólo porque era un absoluto fan de Diablo y no escribí nada, pero sí recuerdo las sensaciones que tuve en esos escasos quince minutos.

Diablo III
Diablo IIIDiablo III
Publicidad:

Bebía mecánicas de World of Warcraft (cuyo gameplay está a su vez basado en Diablo II) y mantenía las señas de identidad de Diablo. Mi maga repartía estopa que daba gusto con hechizos nuevos y antiguos en un desierto. Ahora había barra de habilidades; algunos poderes, los más poderosos, tenían tiempo de reutilización... Aún quedaba mucho tiempo para su lanzamiento y ya se intuía una enorme calidad técnica mezclada con el toque de adicción que Blizzard imprime en todos sus juegos.

Con estos recuerdos fueron con los que afronté la beta de Diablo III. ¿Me gustó? , pero sólo en parte. Hay cosas que están muy bien, realmente bien, y no tengo casi ningún pero a la ejecución técnica. Ahora bien, después de machacarme la beta con los cinco personajes y echar alguna partida online tengo que reconocer que he tenido la sensación de que la demo que probé hace casi cuatro años era un producto mucho más completo, trabajado y fiel a la saga Diablo.

Vais a leer decenas de textos contando lo buena que es la beta y la cantidad de cosas geniales que Diablo III atesora. Yo no quiero hacer eso, sino contaros por qué Diablo III seguramente decepcione a todos aquellos jugadores a los que les gusta Diablo y pasaron del WoW.

En primer lugar, hay mucha desigualdad entre los personajes, que recordemos que son cinco: el Bárbaro, el Cazador de Demonios, el Hechicero, el Monje y el Médico Brujo. Por un lado tenemos a los veteranos, que son el Bárbaro y el Hechicero, familiares para todos. El Bárbaro es un azote físico y partirá a los enemigos por la mitad. Es un personaje para novatos, el más fácil de controlar y directo en su concepto. El Hechicero requiere de algo más de cuidado, pero bien usado es capaz de causar daños devastadores a varios enemigos. Son dos personajes muy potentes y sencillos de controlar y la beta resultó más fácil con ellos (que por otra parte no sé si era intención de Blizzard o no, pero la dificultad de la beta era de risa, luego hablaré un poco más de esto).

Publicidad:

De las nuevas incorporaciones la que más me gustó fue la de la del Cazador de Demonios, el sustituto natural de la amazona. Ataques de lejos con arcos o ballestas, movimientos rápidos de esquive y alguna trampa que otra. Un personaje muy versátil y ágil y realmente entretenido de jugar.

Y ahora toca el turno de los patitos feos. El Monje es la contrapartida del asesino. Es un personaje lento y algo pesado. Sus poderes y habilidades no "molan" ni sorprenden y la beta fue con él aburrida. Lo mismo ocurrió con el Médico Brujo (el nuevo Nigromante) que es aún más lento que el Monje y, para qué negarlo, tiene un aspecto bastante lamentable con su muñeca vudú de rastrillo. Tal vez sea que estos dos últimos son dos personajes que estén más enfocados al juego online, con muchas habilidades de apoyo con sanaciones, ralentizaciones a enemigos y daño en el tiempo (dots) pero lo cierto es que resultan aburridos de jugar en solitario.

Cada personaje se maneja de una forma ligeramente distinta. Por un lado tenemos el orbe de vida y por otro lado un orbe (o dos en el caso del Cazador de Demonios) de habilidades. El Bárbaro usa algunas habilidades para generar ira y con otras la gasta (igual que los guerreros del WoW), el Monje usa un sistema prácticamente idéntico, mientras que el cazador de Demonios tiene dos tipos de habilidades diferentes para ir alternando. Tanto el Hechicero como el Médico Brujo emplean maná para sus poderes. En el caso de las clases que no tienen habilidades para rellenar sus orbes, estos se regeneran a un ritmo bastante alto. En apenas unos segundos un orbe de mana seco estará de nuevo rebosante de poder. Han desaparecido las pociones de maná y, debido a la dificultad insultante de la beta, sólo usé una poción curativa en las 20 horas que le eché y fue para ver la animación.

Diablo IIIDiablo III
Diablo III

Por otro lado, el desarrollo de los personajes es flexible hasta el máximo, pues no se obliga al jugador a elegir un camino u otro. Tenemos siempre disponibles todas las habilidades y poderes que correspondan a nuestro nivel, pero nuestra barra de habilidades es muy, muy limitada. Nuestros poderes activos se dividen en cuatro categorías y sólo podremos tener un poder de cada categoría activo a la vez. A su vez, cada poder puede ser afectado por diversas runas que iremos desbloqueando a medida que subamos de nivel y que harán que el poder sea más fuerte en alguna faceta, haga daño en grupo o alguna otra variante. Por último, podremos tener poderes pasivos que estarán siempre ahí, pero que hará que le demos a ningún botón para que funcionen: más velocidad, más regeneración... En cualquier momento podremos ir al árbol de desarrollo y cambiar el poder disponible y la runa que lo afecte.

Por un lado, hemos ganado una flexibilidad brutal. Podremos adaptarnos a cada situación con un par de clics y encararla de la mejor forma posible. Por otro lado, nos despedimos del desarrollo de personaje, de la elección del jugador.

Diablo III es, en definitiva, la culminación de todo el trabajo de Blizzard en el último lustro y de la mentalidad que impera en la industria en general: que el jugador lo tenga fácil, no se arrepienta de nada y tenga un juego amigable y accesible.

A algunos les gustará. A mí, no. Yo quiero que lo que me gano me cueste y me obligue a renunciar a otras cosas. Quiero personajes con los que pueda jugar con amigos o solo, y que no dependan del PvP. ¿Nos cambiarán los objetos y habilidades según haya alguna profesión que gane a las demás como en el WoW? Diablo III es menos Diablo que nunca.

HQ
Diablo III
Diablo III
Diablo III

Contenido relacionado

0
Diablo III para Xbox 360 / PS3Score

Diablo III para Xbox 360 / PS3

ANÁLISIS. Autor: Rasmus Lund-Hansen

El juego para ordenador más esperado del año pasado se estrena por fin en consolas. Hacemos diabluras en el sofá y con un mando entre las manos...

0
Diablo IIIScore

Diablo III

ANÁLISIS. Autor: José Manuel Bringas

Blizzard nos ha hecho esperar más de diez años y casi cinco desde que lo anunció. ¿Está Diablo III a la altura de su leyenda?



Cargando más contenido