Español
Gamereactor
análisis
Disney Infinity

Análisis de Disney Infinity

Analizamos la nueva plataforma de películas Disney adaptadas a juegos y muñecos. Starter Pack, muñecos, Toy Box... ¿hasta el infinito?

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio

En una generación en la que el contenido se separa por paquetes y se vende como DLC adicional a sumar a tu compra inicial, el asunto del valor percibido es bastante subjetivo.

En ese respecto, antes incluso de hablar de la calidad de juego, la propuesta de Disney Infinity generará división de opiniones.

Como el Skylanders de Activision, Disney Infinity divide su contenido in-game entre muñecos de plástico y discos de plástico. Los chips que esconden estos artículos almacenan de todo, desde un mundo completo hasta un personaje virtual, pasando por un nivel de juego o un objeto que sólo verás en la tele. Una vez se colocan sobre la Base Infinity (una especie de tablero), el contenido de esa pieza de plástico se carga directamente en el juego de la consola.

Puedes intercambiar los personajes en cualquier momento simplemente cambiando sus muñecos en la Base Infinity. La idea es el matrimonio entre los juguetes coleccionables y el contenido descargable (DLC). Los Skylanders, pioneros en una ejecución similar, se han convertido en un enorme fenómeno. No sorprende que Disney, con su icónico rango de marcas, quiera replicar el concepto.

Disney Infinity

Disney Infinity se vende como una plataforma de largo recorrido, sobre la que la que se podrán ir construyendo las películas y franquicias futuras (y antiguas) de la fábrica de los sueños. De lanzamiento salen los personajes recientes de películas con actores de Disney o de animación de Pixar convertidos en muñecos: los protagonistas de Los Increíbles, Monstruos University, Cars, Piratas del Caribe, El Llanero Solitario están aquí representados.

El Starter Pack o Paquete de Inicio, que incluye la Base Infinity, tres figuras (Sulley, Jack Sparrow, Mr. Increíble), un Set de Juego triple inspirado en esas películas, un Power Disc y una tarjeta con código online para el modo Toy Box, todo naturalmente junto al juego para tu sistema en caja, cuesta 69,99 euros.

A lo que te ofrece el juego acceso inmediato es, solamente con el disco que metas en tu consola, a una serie de niveles de entrenamiento que te introducen al mundo, un conjunto de Aventuras genéricas para disparar, explorar y echar carreras, y la Caja de Juguetes (Toy Box). Esto último, como sabrás desde Toy Story 3, es el editor de mundos de Disney, con el que puedes montar niveles con los elementos que tengas y que vayas desbloqueando poco a poco en el juego. La Caja de Juguetes también te permite combinar y enlazar personajes u objetos como quieras.

La mayoría del contenido de Toy Box está escondido tras un mini-juego aleatorio para desbloquear. Por desgracia, eso incluye los gadgets más interesantes, los Creativi-Toys, dispositivos simples programables que son la clave para construir tus propios tipos de juegos, lo que ha sido uno de los puntos destacados del sistema de juego desde que se dio a conocer.

Cada figura viene de serie con una mini-aventura por tiempo. Te pasarás pronto tanto estas como las Aventuras genéricas que vienen por defecto en el disco.

Esto deja la verdadera chicha del juego inmediato en los Sets de Juego. Tienes uno triple que viene con el Starter Pack, como un tres sets en uno. Y lo que viene es realmente asombroso.

El estudio de desarrollo de juego, Avalanche Software, tiene pedigrí. Responsables de la mejor adaptación de película familiar a videojuego en los últimos años, han demostrado que del mismo modo que Pixar no hace sus filmes sólo para niños, su trabajo (tanto en Cars 2 como en Toy Story 3) deja claro que puedes sacar diversión y además profundidad en los títulos dirigidos a los críos.

El creador de Disney Infinity es encomiable, sobre todo por cómo coge el variado reparto de personajes y los unifica todos bajo una misma, singular y entretenida experiencia de juego. Aparte del eventual ataque especial, todos los personajes realizan los mismos movimientos, tienen los mismos controles, y aun así se sienten, hablan y mueven como sus originales de las pelis.

Y esa atención al detalle se ve claramente en cada uno de los Play Sets. Cada Aventura basada en una película -enormes mundos abiertos 'sandbox' repletos de misiones y retos- se pueden jugar únicamente con los personajes de esa franquicia en concreto (pues el intercambio de personajes no funciona en las Aventuras, sino en la Toy Box).

Se puede advertir la gran expansión que han conseguido los desarrolladores desde el concepto original de amplias áreas abiertas que estrenaron en Toy Story 3, sobre todo en el Play Set de Piratas del Caribe, que es como una versión en miniatura del mundo abierto de Assassin's Creed IV con su mar, piratas e islas explorables, pero que no escatima en jugabilidad o espectáculo. Puedes mejorar tu navío, descubrir tesoros, luchar duelos de espada... y seguro que haces 'glup' cuando veas el monstruoso Kraken salir y agitar el océano con su aparición. Es impresionante. Sólo con la fuerza de la Aventura del Capitán Sparrow, Disney Infinity ha levantado el listón para las adaptaciones de cualquier película familiar que venga.

Si bien las adaptaciones de Lego lo hacen divertido y mono, el doble acto que propone Disney Infinity es humor y magia Disney. Los Increíbles ofrecen terrenos de entrenamiento para los súper-héroes en medio de una reducida pero densa metrópolis, hasta arriba de robots por aporrear (por no mencionar el daño colateral, si te apetece probar con el estilo del clásico arcade Rampage). En Monstruos University tendrás que asustar y hacer novatadas a los estudiantes rivales. Avalanche consigue dar en el clavo con la ambientación de tres películas muy diferentes y hace que cada una parezca una experiencia completa por su cuenta. Hay contenido suficiente aquí para atarte durante bastante tiempo.

Puedes comprar Sets de Juego adicionales (vienen con dos muñecos) por separado por unos 25 euros. Cuestan casi como un juego a precio reducido porque básicamente eso es lo que te ofrece cada Play Set: una experiencia completa, cada una con la temática de cada franquicia en particular, y ofreciendo una buena ración de misiones y desafíos para jugar.

Disney Infinity

Mientras que los fundamentos son los mismos para cada Set (un mundo abierto, misiones con diversidad de estilos), la calidad es irregular. Probamos también los Sets de Juego de El Llanero Solitario y de Cars para este análisis. El primero, con su ambientación en el Salvaje Oeste, consiste en robos de trenes, reservas de los indios y tiroteos, y por eso resulta muy divertido. Sin embargo, Cars y sus misiones parece que se quedan cortas en comparación, pero gracias a las mecánicas a cuatro ruedas que vienen del videojuego de Cars 2 -la genial adaptación del mismo estudio- todavía lo puedes pasar bien. (De hecho, poder ejecutar los mismos trucos con los coches cuando conduces en el Play Set de Los Increíbles es el tipo de 'crossover' que queremos encontrar aquí).

Dicho esto, conseguir oro en las mini-aventuras que vienen con cada muñeco es sorprendentemente complicado, y concretamente la de Mr. Increíble parece hasta injusta. Nos preguntamos si la dificultad se ha ajustado así para extender lo que dura la misión de disco de cada personaje. No queremos un paseito, pero tampoco esperábamos esa frustración en un juego así.

Y todavía no hemos terminado: si los Sets de Juego están genial para perderte en sus aventuras, sólo son uno de los dos pilares del concepto Disney Infinity. El otro es Toy Box, la Caja de Juguetes.

Disney Infinity

Cuando abres este modo comienzas con un terreno cuadrado y vacío, con hierba. Con pulsar un botón pasas de la vista de personaje a la vista Editor, una visión general del mundo, con los ítemes que hayas desbloqueado listados en un HUD que se explora muy fácilmente.

Para liberar los objetos primero hay que recolectar los Puntos Infinity durante las mencionadas Aventuras. Se van ganando con relativa velocidad, y como están integradas en las partidas por los Play Sets, nunca deriva en un pesado y repetitivo proceso de 'grindar'.

Cada Punto te deja probar suerte en la Caja Fuerte Infinity, una máquina aleatoria que seleccionará una figura, pack u objeto al azar cada vez.

Es como cerrar los ojos y meter la mano en un cajón de Lego, a ver qué sacas. Probablemente no sea lo que buscas, pero te obliga a apañarte con lo que tienes; y no es una forma mala de forzarte a experimentar con la Toy Box. De hecho, casi siempre resulta gratificante en lugar de un rollo, y te pones contento cuando sacas algo icónico; la Cueva de las Maravillas de Aladín, o quizá la casa-globo de Carl en Up.

El Editor funciona suave y fluido, permitiéndote apilar y mover los decorados o los objetos desde diferentes perspectivas, o pasar a la cámara del personaje en un santiamén, y usar una varita para coger rápidamente una pieza concreta y moverla.

Hay algunos fastidios. No hay opción "autoajustar", lo que deja margen de posibles huecos, ni tampoco puedes fusionar los escenarios. Te tienes que limitar a las colinas, las pistas y demás exactamente como vienen diseñadas, y tampoco puedes rotarlas con más precisión de los 90 grados estándar.

Es menos problema del que cabría pensar, considerando la audiencia objetivo del juego. Pero cuando empiezas a plantearlo así, encuentras más pegas. Desde cosas simples como que los nuevos materiales desbloqueados no aparezcan resaltados en el menú, hasta mayores problemas como la ausencia de tutoriales en condiciones. Los pocos que hay justo al principio del juego son breves; contar con otros cuantos a toque de botón para cada paso de la Toy Box habría sido de gran ayuda. Porque hay ciertas cosas que no estamos seguros de cómo se hacen, y eso nos lleva al siguiente punto.

Disney Infinity

Como decíamos, los Creativi-Toys, interruptores, activadores, cámaras y demás, tienen la capacidad de convertir tu Toy Box en un plataformas 2D o incluso en un RPG con vista aérea. Vimos cosas realmente impresionantes cuando asistimos a la revelación mundial del juego. El potencial es descomunal.

Sin embargo, estos juguetes también están enterrados en la Caja Fuerte aleatoria, cuando deberían formar parte de un menú por separado y completamente desbloqueado desde el principio. Conforme está, casi todo lo interesante de Toy Box aparece capado. Sumado a esto, las técnicas para usarlos correctamente son un misterio; cuando por fin conseguimos una cámara cenital, no sabíamos cómo activarla. Un tutorial pop-up justo cuando la desbloqueamos habría sido lo suyo...

Esos son los contados problemas relevantes que tiene el juego. Hay una reducida lista de molestias menores (como el diálogo de los personajes a la vez que el narrador o los menús fuera del Editor sin el toque Disney), pero lo bueno pesa mucho más que estas nimiedades.

El chip de cada muñeco guarda su progresión, lo que te da una razón más para ir saltando entre personajes y Sets de Juego para equilibrar el reparto de XP, y puedes usar tus juguetes en cualquier Base Infinity, sin importar la consola. Y el juego mantiene su sentido del humor; ya sea a través del preciso diálogo entre los personajes, o esas cosas tontas de las que nunca te cansas, como coger a los civiles y lanzarlos de una patada (si los empujas a un precipicio, sacarán los paracaídas).

Disney Infinity

El control es muy fino y preciso, ya sea a pie o en vehículos (o nuestro transporte favorito, a caballo), y existen mecánicas simples al estilo Prince of Persia para corretear por el nivel. En este sentido, los personajes que tienen cuatro ruedas ahorran menos, lo que hace que pasar por cualquier sitio fuera de los espacios amplios o las pistas de carreras sea más complicado.

También se puede ver que, ahora que tienen la plataforma preparada y los cimientos en su lugar, el equipo de desarrollo va a pasar mucho más tiempo y diversión inventando mundos y situaciones. Hay una idea sólida detrás de todo esto, y mirando al futuro nos gustaría ver qué pueden hacer con otras propiedades Disney, ya sean súper-héroes con spandex ceñido o Galaxias Muy, Muy Lejanas.

No podemos ponerle peros a la jugabilidad; Avalanche Software sigue su pedigrí de divertidas adaptaciones Disney. Los mini-juegos de los muñecos no son los mejores, pero sí un buen extra. Y aunque parece que los precios para los artículos harán daño a las carteras, hay suficiente en el Starter Pack para mantenerte sumergido en el juego mientras ahorras para el siguiente Play Set. Y como te lo pasas genial sin importar el mundo de Disney que escojas (y viene con tres), hasta el irritante problema del contenido bloqueado en la Toy Box quedará resuelto sin mayor enfado cuando le eches las horas suficientes.

08 Gamereactor España
8 / 10
+
La experiencia de juego central funciona y es divertida. Look uniforme para todos los personajes-muñecos. Con Toy Box se pasan horas y horas.
-
Las mejores cosas de la Caja de Juguetes se desbloquean de forma aleatoria. Las mini-aventuras ligadas a los personajes son de calidad irregular.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Disney InfinityScore

Disney Infinity

ANÁLISIS. Autor: Gillen McAllister

Analizamos la nueva plataforma de películas Disney adaptadas a juegos y muñecos. Starter Pack, muñecos, Toy Box... ¿hasta el infinito?



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.