Español
Gamereactor
análisis
Doom 3: VR Edition

Análisis de Doom 3: VR Edition

En esta genial virtualización de un clásico de los Shooters, la brutalidad y los demonios no son el único motivo para sentir náuseas.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

En su momento, no tuve la oportunidad de jugar al Doom 3 original porque sus requisitos eran demasiado para mi pobre y antiguo ordenador. El anuncio del retorno de este clásico en forma de juego VR no podía haber iluminado más mis días ensombrecidos por el COVID. Finalmente, gracias a Doom 3: VR Edition he podido experimentar esta maravilla técnica adelantada a su tiempo, esta leyenda de los Shooter de acción y terror, más intensa e impresionante que nunca antes.

En el futuro, la Union Aerospace Corporation (UAC), se ha convertido en la empresa más grande de la humanidad. Con la ayuda de recursos casi ilimitados, la UAC ha construido una base en Marte, donde, junto con su tecnología armamentística, tienen como meta desarrollar sus labores de exploración espacial e investigación biológica.

A consecuencia de estas investigaciones, abren una puerta al infierno que llena la base de monstruos. Estas criaturas infernales quieren invadir la Tierra después de tomar el control de la base marciana. Un marine espacial, que justo acababa de empezar un tour por esta base condenada, se tiene que poner manos a la obra para darle una patada a estas criaturas poseídas en esa parte donde el sol nunca brilla.

Doom 3: VR Edition

A diferencia de los anteriores juegos de Doom, en Doom 3 el jugador no empieza con una pistola en la mano para lanzarse de cabeza a la acción. El juego va cociendo los eventos a fuego lento mientras el personaje se pasea por las instalaciones de Marte. De esta forma, la atmósfera es más auténtica y la batalla por la supervivencia tarda poco en convertirse en algo más personal. Los detalles de la historia se desgranan a través de piezas de texto repartidas por pantallas de ordenadores y entradas de diario de los tripulantes, por ejemplo. En lugar de ser un shooter descerebrado, la historia da algo de significado a la acción.

Como juego, Doom 3 se ha moldeado al formato VR bien. Avanzar por los pasillos de la base en Marte va como la seda con la ayuda del movimiento libre y los giros graduales, sobre todo cuando el jugador puede decidir el grado de giro con libertad. Aun así, lo mejor es usar el control por movimiento en todo momento, lo que hace que la otra opción, el DualShock, resulte completamente obsoleta.

Los botones del Aim Controller de PS4 dan un control fluido al personaje y, sobre todo, disparos precisos y auténticos, que es lo más importante en un Doom. Sorprendentemente, hasta la pistola se siente natural con este control a dos manos. Pero eso no quita que la acción mejore cuando se usan armas de dos manos, como la escopeta o el rifle de asalto, ya que ahora es posible disparar a los monstruos desde coberturas o asomando por las esquinas si se desea.

Doom 3: VR Edition sirve unas buenas bases para convertirse en un juego de acción emocionante. Sus versátiles niveles traen un montón de amenazas procedentes de todas direcciones y sustos inteligentemente repartidos. Esta sensación de terror mejora con situaciones sorprendentes que incluso remodelan los niveles. Por ejemplo, vigas de apoyo que se derrumban, extremidades prominentes que salen del techo intentando alcanzar al jugador o grúas de carga que se balancean salvajemente. Todo esto resulta bastante amenazador cuando se experimenta con el casco VR.

Doom 3: VR Edition

Teniendo en cuenta que el material original tiene casi 20 años, la versión VR de Doom 3 impresiona. Su vejez se nota principalmente en personajes algo poligonales con unas cabezas extrañamente pequeñas en comparación con su cuerpo. Aparte de algunos efectos de luz borrosos en ciertas superficies, las nuevas texturas mejoradas son nítidas y le sientan de maravilla al juego. Con la ayuda de los nuevos efectos de luz, superficies con reflejos y sombras dinámicas, Doom 3 se ve tan bien que muchos juegos modernos de PSVR podrían aprender un par de cosas de él.

Incluso, aunque los tiempos de carga sean algo más largos de lo que esperábamos, al menos funciona con suavidad en una PlayStation 4 Pro, consiguiendo una experiencia de acción rápida y dinámica. Cuando esta velocidad se une a los niveles oscuros y las luces centelleantes, no he podido evitar sentir algunos mareos típicos de la VR. Pensé que mi estómago podría llevar bien la acción en realidad virtual, pero solo hicieron falta 15 minutos de juego para empezar a notar sudores fríos por el cuerpo y mis manos empezaron a buscar un cubo en lugar de una pistola. No importaba cuánto modificara los ajustes VR del juego.

Los sonidos del juego siguen una senda similar al apartado gráfico, con una buena labor de masterización para alcanzar los estándares modernos. La sombría atmósfera de la base marciana se puede disfrutar con un sonido envolvente muy bien diseñado. Puedes oír todo tipo de ruidos y silbidos a tu alrededor, todo lo que cabría esperar de una estructura que se está viniendo abajo. Los gruñidos de los monstruos resuenan por los pasillos y los siniestros pasos acercándose hacen que la piel se te erice mientras te preparas para el siguiente ataque. Por su parte, la labor de doblaje es divertida y directa, aunque articulada como en el pasado. Hay que darle puntos extra al hecho de poder tener conversaciones con otros personajes sin importar lo corta que sea su respuesta. Por otro lado, la música no lleva sus temas a la exageración como sí hacían los Doom anteriores, se centra más en enfatizar el ambiente de terror con sonidos orquestales de calidad.

Teniendo en cuenta las altas expectativas que tenía, ha sido una enorme sorpresa ver lo bien que Doom 3 se ha convertido a la VR. Hay unas 16 horas de tiroteos de calidad, dado que este lanzamiento incluye ambos DLC junto con el juego base y, aun así, el pack completo no llega a los 8 GB en la consola. Este técnicamente fino y atmosféricamente impresionante Shooter es, por encima de todo, un entretenimiento emocionante y de lo más divertido. Es una pena que el demonio de las naúseas no me dejara disfrutar de la acción al completo y me obligara a hacerlo a ratos.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Doom 3: VR Edition
08 Gamereactor España
8 / 10
+
Atmósfera y acción excelentes; compatibilidad con el Aim Controller; una muy buena restauración.
-
El Demonio de las Náuseas; algunas texturas borrosas; las cabezas de los personajes son demasiado pequeñas.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Doom 3: VR EditionScore

Doom 3: VR Edition

ANÁLISIS. Autor: Ossi Mykkänen

En esta genial virtualización de un clásico de los Shooters, la brutalidad y los demonios no son el único motivo para sentir náuseas.



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.