Español
Gamereactor
análisis
Doom

Análisis de Doom para Nintendo Switch

Los creadores de Doom quieren demostrar que jugar en una pequeña portátil como Switch no requiere mucho sacrificio.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Si alguien nos hubiera dicho hace un año que por estas fechas íbamos a estar jugando a Doom en una consola de Nintendo nos hubiéramos reído bastante. Y si encima se atreve a insinuar que iba a ser en formato portátil, las risas hubieran sido totales. Pero también hubiera dejado claro lo ciegos que estábamos ante el proyecto de Nintendo y su capacidad para atraer a nuevos compañeros de viaje.

Hace solo año y medio que se estrenó el título de id Software en PC, PS4 y Xbox One y por eso no vamos a hacer un análisis completo de él otra vez porque es, literalmente, el mismo juego. Vamos a centrarnos en cómo ha quedado la adaptación a Nintendo Switch y la primera respuesta es que va sorprendentemente bien. Al principio pensamos que iba a ser una versión cutre y llena de problemas, con caídas de fotogramas por segundo por debajo de los 20fps o texturas borrosas que te alejasen de la idea original, que no te dejaran ver lo que realmente es. Desde luego que hay sacrificios, pero ni mucho menos de ese calibre.

Aunque sus creadores prometieron resolución 720p tanto en sobremesa como en portátil, realmente juega con un reescalado a esa calidad visual a partir de una resolución inferior adaptativa según las necesidades que en su pequeña pantalla a veces se acerca a los 540p. Siempre, corriendo a unos 30fps que si bien están lejos de los 60fps de la versión superior, el mínimo óptimo para un shooter, es muy estable. Todo, partiendo de la base de que hay una reducción de la calidad de las texturas y supresión de algunos elementos, pero ni se ha renunciado a ese motion blur que da identidad a este juego ni a ese efecto de partículas rojizas que rodea este infierno. Es como jugar en un PC a baja resolución, es decir, que no te va a impresionar, pero vas a poder jugar correctamente.

Doom

A partir de aquí se acaban las diferencias, porque el juego de id Software no ha renunciado a un solo elemento de gameplay para estar en Switch. Los niveles son idénticos, en diseño y composición. Los enemigos, armas y animaciones se han tocado. Ni tampoco esa banda sonora espectacular de metal industrial que te pone la adrenalina por las nubes, sobre todo con un buen equipo externo de audio. Han sido capaces de conservar el "feeling a Doom", ese placer de cruzar el infierno reventando demonios a balazos o a culatazos con un cierto toque a psicópata.

Los controles son otro aspecto que los jugadores deben tener en cuenta. Los sticks de Switch son bastante duros y su movimiento es poco progresivo, así que quienes vengan de otros mandos tardarán bastante en acostumbrarse. Incluso tiene un par de gestos asociados al movimiento para quienes quieran jugar con los Joy-Con, que para el caso reúnen el mismo número de botones y en la misma posición que un mando Pro. Aunque nosotros nos sentimos más cómodos con este últimos en sesiones largas.

Una chapuza por parte de Bethesda o Nintendo, no sabemos quién tiene más culpa, es haber lanzado el juego físico a medias. El multijugador online hay que descargarlo por separado en una microSD o en la memoria de la consola porque no cabe en el cartucho, un pequeño engorro que no te molesta al jugar, pero que hay que tener en cuenta. Dicho esto las partidas en red van bien y el juego debe tener buenas ventas porque en los primeros días no estamos teniendo ningún problema para encontrar gente en los servidores, casi siempre de nuestro nivel.

Doom

La potencia limitada de la consola se hace notar un poco más con varios jugadores moviéndose locamente por la pantalla, es decir, que en nuestras horas de juego sí hemos notado algún pico negativo de rendimiento. Además, el multijugador online es más apropiado en una tele que en portátil por la visibilidad y la ventaja que da para apreciar bien a los enemigos. Un aspecto positivo es que todos los DLC están incluidos, por lo que la polémica sobre la segmentación aquí está olvidada. Otra cosa es que la calidad de los mapas esté al mismo nivel que el modo un jugador, que no lo está, pero eso afecta a todas las versiones por igual.

Visto lo visto, la principal razón para comprar Doom en Switch y no en otra máquina es la posibilidad de jugar en modo portátil. Literalmente, tienes uno de los mejores juegos de esta generación en un formato en el que no lo esperabas, con la posibilidad de jugar partidas online con unas comodidades muy diferentes a tener que estar delante de un PC. Incluso se puede decir que visualmente se disfruta más, porque los defectos y sacrificios quedan disimulados.

Estamos ante una situación compleja en la que hay dos verdades que chocan. No se puede negar que técnicamente es la versión más pobre y por tanto habrá quienes piensen que por esa misma razón debe ser la menos recomendable, pero al mismo tiempo no deja de ser impresionante que un juego así corra en un hardware tan pequeño con las rebajas justas en el aspecto visual, sin poner en peligro la experiencia ni el gameplay. Es un buen trabajo, tan recomendable como los demás, para nosotros esa es la clave.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
DoomDoom
07 Gamereactor España
7 / 10
+
La experiencia Doom es la misma. El modo portátil aguanta muy bien. Todo el DLC incluido.
-
La resolución adaptativa a veces rebaja demasiado la calidad. Pequeñas caídas de fps en el multijugador online. Que no esté todo en un cartucho.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Doom para Nintendo SwitchScore

Doom para Nintendo Switch

ANÁLISIS. Autor: David Selnes

Los creadores de Doom quieren demostrar que jugar en una pequeña portátil como Switch no requiere mucho sacrificio.



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.