Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Gamereactor España
análisis
Dragon's Dogma: Dark Arisen

Análisis de Dragon's Dogma para Nintendo Switch

No es la versión que más deslumbra, pero Dragon's Dogma para Switch logra conservar gran parte de su encanto original

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Ya ha pasado un tiempo desde que Capcom pusiera en nuestras manos Dragon's Dogma. Estrenado originalmente en 2012, son varias las plataformas que han visto llegar este título desde entonces. Y ahora, este descomunal RPG de mundo abierto pone rumbo a la consola híbrida de Nintendo. Dragon's Dogma: Dark Arisen tiene algo especial. Se trata de un juego con carisma que no difiere mucho de otros RPG en cuanto a lo visual o lo jugable, pero que al mismo tiempo cuenta con algo que lo distingue por completo del resto. Esta dualidad es inherente a muchos aspectos del juego y, por su parte, la versión de Switch tiene sus propias luces y sombras.

Desde su llegada hace siete años a PlayStation 3 y Xbox 360, el tiempo ha sido más generoso con algunos elementos que con otros. Por poner un ejemplo, la primera escena de vídeo hace gala, simultáneamente, de las virtudes y defectos del juego. Cuesta mucho centrarnos y tomarnos en serio lo que vemos cuando las animaciones faciales dejan tanto que desear. Qué duda cabe de que estas carencias podían tener un pase y obviarse allá por el 2012, pero hoy en día suponen un mal trago. Toca esperar a que el dragón entre en escena para notar que el juego despliega todo su potencial, y que así logra que nos sintamos dentro de nuevo.

Tras esta escena cinematográfica de apertura, nos hacemos con el control para vérnoslas con un imponente dragón de buenas a primeras. Aunque todo esfuerzo sea en vano, puesto que perderemos antes de ni siquiera rozarle, esta batalla sirve para mostrar el cauce que tomarán tanto el juego original como las pruebas que componen el DLC Bitterblack Isle.

Dragon's Dogma: Dark Arisen

Podríamos comparar los muchos combates contra las bestias más grandes de Dragon's Dogma: Dark Arisen con los vividos en Monster Hunter, aunque el ritmo aquí es algo más trepidante. Si te lanzas de cabeza contra tus adversarios sin planear una estrategia, tu derrota será cuestión de segundos, lo que implica tener que recurrir a un objeto de resurrección, o bien oír a tu inconsolable peón llorar tu muerte a voz en grito. Al escoger la vocación de explorador, conseguimos un arco y flechas, y descubrimos que atinar con una en el ojo de un cíclope hace que el dolorido monstruo se cubra la cara. Si hacemos crítico, también conseguiremos que caiga al suelo, lo que nos permitirá hacerle picadillo hasta que se levante. Otra táctica muy útil consiste en aferrarnos a los enemigos más contundentes, escalar por su cuerpo buscando un punto débil y, una vez ahí, no dejar Coloso con cabeza. La satisfacción que nos ofrecen opciones como estas, que resultaban sorprendentemente épicas en 2012, se conserva intacta aun a día de hoy.

A decir verdad, el hecho de que el sistema de combate sea tan bueno nos lleva a un punto clave: lo que nos motiva a seguir jugando son precisamente las batallas y la fórmula de juego en general. A algunos RPG les cuesta mantener nuestra atención a menos que cuenten con un argumento principal de peso, pero el caso es que la historia de Dragon's Dogma no llega a despertar nuestro interés, sobre todo si tenemos en cuenta que los personajes que nos dan las misiones no tienen mucha personalidad. Lo que nos lleva a cumplir una misión no es el ayudar al PNJ de turno, sino más bien fortalecernos para poder superar las batallas del juego. Esto podría aplicarse a muchos RPG, pero lo cierto es que, tras ser testigos de la lograda narrativa de las misiones principales y secundarias de The Witcher 3: Wild Hunt (del estudio CD Projekt Red), la presencia de tantos encargos de relleno, que no buscan sino alargar la vida del juego, puede no ser del agrado de los jugadores.

Dragon's Dogma: Dark ArisenDragon's Dogma: Dark Arisen

Al arrancar la partida, el juego nos presenta una de sus mecánicas más distintivas: la posibilidad de crearnos un peón. Este, al igual que la mayoría de los personajes que pueblan el mundo de Gransys, carece de cualquier atisbo de personalidad. Sin embargo, hay algo que lo justifica: puedes decidir hasta qué punto quieres que tu peón principal se deje oír cuando andéis de misión. Está en tu mano, pero no esperes mantener conversaciones profundas con un camarada, ya que parece que para Capcom los diálogos intricados distan de ser una prioridad. Así y todo, esta falta de elocuencia no quiere decir que nuestro peón no pinte nada, y es que podemos usarlo para obtener una ventaja estratégica. Habrá ocasiones en las que tu peón te advierta de que hay un peligro más adelante en el camino, y otras en las que nos guiará en combate, lo que resulta ser de gran utilidad la mayor parte del tiempo.

Y, ya puestos a ser útil, tu peón causará daño cuando luche junto a ti. Y aunque no sea muy dócil a la hora de cubrirse los golpes, es muy fácil echarle una mano si se da el caso de que se vea superado por la pelea.

Cuando el juego se lanzó originalmente, estaba plagado de diversos problemas técnicos. En Nintendo Switch nos encontramos con un framerate más sólido, aunque sigue habiendo algún que otro tirón. El juego luce mejor en PlayStation 4 y Xbox One, pero el encanto de Switch y, para empezar, la principal razón por la que cualquiera se haría con un título como Dragon's Dogma en esta consola, reside en poder llevar nuestra partida allá donde queramos en modo portátil. Se trata de una joya de Capcom, sobre todo gracias a la calidad del combate (a destacar contra los enemigos del DLC una vez superada la aventura), que mantiene alto el listón del juego a pesar del paso del tiempo. Aunque se eche en falta una experiencia más pulida, solo podemos animaros a probar este cautivador RPG.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Dragon's Dogma: Dark ArisenDragon's Dogma: Dark ArisenDragon's Dogma: Dark Arisen
07 Gamereactor España
7 / 10
+
Un sistema de combate buenísimo, ese peón tan útil a tu lado, corre bien en Nintendo Switch.
-
Demasiadas misiones de relleno, las animaciones faciales están muy pasadas.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países