Español
Gamereactor
críticas de cine
The Iron Claw

El clan de hierro

Que le den a Margot Robbie, que a Zac Efron no le hayan nominado a ningún Oscar es el verdadero crimen del año.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

¿Cómo conseguimos la inmortalidad? Es algo que los humanos han perseguido a lo largo de su historia, y durante la mayor parte de ella, la forma más fácil de asegurarse de ser recordado mucho después de ser enterrado era a través del combate. Conseguir grandes victorias o soportar derrotas aplastantes harían de un hombre una leyenda durante siglos. En la época moderna, donde el brillo y el glamour de Hollywood y la fama infecta todo lo que toca, donde la gente no quiere morir a manos de una espada o recibir fuertes golpes en la cabeza para dejar un legado, hemos inventado una manera para que se pueda ser un luchador glorioso sin que nadie arriesgue su vida de verdad (en la mayoría de los casos, vaya).

La lucha libre profesional permite a miles de espectadores ver a hombres con cuerpo de dioses griegos antiguos en combates legendarios con héroes resultando victoriosos o jurando venganza en el próximo combate. Parece ridículo que la gente aún adore a hombres que se basan completamente en sus frases típicas y que usan vaqueros cortos en combates y, por una parte, lo es. Pero cuando examinas más detenidamente la lucha libre profesional, descubres que este deporte/circo preparado y guionizado puede albergar algunas de las historias más oscuras y trágicas del último medio siglo.

The Iron Claw

El clan de hierro nos presenta una de esas historias. Zac Efron, Jeremy Allen White, Harris Dickinson y Stanley Simmons interpretan a Kevin, Kerry, David y Mike Von Erich, una familia de luchadores liderada por su padre autoritario y despiadadamente estricto, Fritz, y que buscan su propia inmortalidad. Antes de ver esta película, no estaba muy familiarizado con los Von Erichs. Cuando era niño veía lucha libre, pero a pesar de encontrar la industria fascinante, mi interés en el producto en sí fue disminuyendo. Sin embargo, no necesitas saber nada sobre lucha libre para ver El clan de hierro, ya que la cinta no trata realmente sobre la lucha libre. Se trata de una familia cuyas vidas giraban en torno a este deporte.

Publicidad:

Sí que es cierto que verás bastante lucha libre profesional en el film ya que Kevin, el personaje principal, está absolutamente obsesionado con ella. Es su razón de ser, lo que explica por qué las únicas veces que se nos muestra un ring es cuando él está allí. Al principio no estaba del todo convencido con la forma en la que se reflejaba la lucha libre en pantalla, parecía casi como si los creadores la estuvieran presentando como real, lo que para mí habría hecho que se sintiera como una triste reproducción de Nacho Libre. Sin embargo, cuanto más tiempo pasas en ese ring, más te das cuenta de que para Kevin es real. No es una pelea real, pero sí pasa factura a su cuerpo y sí importa quién gana y quién pierde. Como él mismo explica al principio, obtener un título es como un ascenso en el trabajo, y lo único que quiere es ganarse ese ascenso.

The Iron Claw

El peso de la película recae tantísimo en Kevin Von Erich que no creo que hubiera tenido éxito sin Zac Efron. Al principio, su apariencia exageradamente musculosa en ropa interior ajustada resulta casi ridícula, pero a medida que avanza la historia y la maldición de los Von Erichs comienza a sentirse más y más real, se necesita de la fuerza de la actuación de Efron para cargar con ese gran peso emocional. Efron está absolutamente extraordinario en esta película y aunque todos los hermanos, especialmente Harris Dickinson, hacen un trabajo excepcional, de verdad que no puedo creer que Efron no esté recibiendo más atención en esta temporada de premios por su papel.

No voy a hacer ningún spoiler, pero diré que esta película es una barbaridad. No te esperas que una película sobre lucha libre tenga tal carga emocional, pero demuestra que los creadores se tomaron esta profesión en serio y no tuvieron miedo de mostrar su fealdad. No es un drama centrado solo en una familia donde la lucha libre se deja en segundo plano, y lo más interesante es que ni siquiera se para demasiado en el drama. Tragedia tras tragedia golpean a los Von Erichs, pero rara vez se le da al espectador o a la familia un momento para asimilarlas. Simplemente se acepta todo lo que sucede, aunque puedes ver que Kevin se está desmoronando por dentro.

Publicidad:
HQ

La relación que los hermanos tienen entre sí y con su padre es adictiva. Escuchar el silencio que se produce cada vez que el padre entra en una habitación o ver cómo los chicos se ponen blancos hace que te preguntes por qué deciden no huir de esa familia. Luego, al ver a todos los hermanos juntos, te das cuenta de que son los pilares que sostienen su casa. Si uno de ellos se fuera, toda la estructura se vendría abajo. Se cuidan mutuamente lo mejor que pueden, incluso si todos están emocionalmente estancados debido a la forma en la que fueron criados. Estos personajes están escritos a la perfección y, sorprendentemente, me pareció que la madre acabó siendo el centro de atención en muchas escenas. Hubiera sido demasiado fácil pintarla como una madre superficial a la que solo le importa Dios y hablar mal de todas las futuras novias de sus hijos, pero al final una de las únicas quejas que tengo de esta película es que no pudimos verla más tiempo en pantalla.

El clan de hierro es una historia tremendamente poderosa, con actuaciones increíbles y magníficamente dirigida. Es profunda sin resultar pretenciosa y cuenta un relato de tragedia y fraternidad que te hará sentirte vacío al final. Si tienes hermanos, te recomiendo llevar pañuelos a este último ejemplo de la genialidad de A24.

09 Gamereactor España
9 / 10
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

0
El clan de hierro

El clan de hierro

CRÍTICA DE PELÍCULA. Autor: Alex Hopley

Que le den a Margot Robbie, que a Zac Efron no le hayan nominado a ningún Oscar es el verdadero crimen del año.



Cargando más contenido