Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
artículos

El primer tropiezo de Xbox Series X baja a Microsoft de la nube

La que debía ser la gran revelación de cómo es el gameplay next-gen se ha quedado en bonitos tráilers y enfado generalizado.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

"Con toda la razón esperabais ver más hoy". Esta frase es de Ashraf Ismail, director de Assassin's Creed Valhalla y la publicó unas horas después de la conclusión del programa Inside Xbox Series X. Para entonces, ya había quedado plasmado el enfado generalizado de gran parte de los aficionados a los videojuegos que se habían congregado en la tarde del jueves para ver, supuestamente, la revelación de gameplay de juegos de Xbox One X. Para abrir los ojos a la next-gen. Pero no fue así. Microsoft decepcionó y en Redmond cada tropiezo provoca un escalofrío.

Objetivamente, lo de ayer fue uno de los mejores Inside emitidos en todos estos años. La cantidad, la calidad y la variedad del contenido fue muy buena, sobre todo partiendo de la base de que era un adelanto, un caramelo para abrir boca antes de que llegue lo gordo, en verano. Pasaron por la pantalla 13 juegos de todos los géneros y presupuestos, la mayoría de ellos jamás vistos.

Estamos hablando de que Microsoft puso en pantalla el siguiente Dirt (Dirt 5), un imprescindible para América como es Madden NFL 21, lo nuevo de un equipo Tales Of (Scarlet Nexus), el proyecto debut del nuevo estudio de Avalanche (Second Extinction), la mayor inversión de Bloober (The Medium) y varios indies de esos que se nota que van fuertes como The Ascent o Call of the Sea. Además de ofrecer imágenes inéditas de dos de los juegos que supuestamente van a competir por ser lo mejor de 2020, el citado Assassin's Creed y Vampire: The Masquerade - Bloodlines 2.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Sin embargo, una gran parte del público está insatisfecha porque no considera que se le ofreció ese primer vistazo al gameplay next-gen que estaba buscando. Un indicador tan regulero como son los votos de YouTube marca 21.000 negativos por unos 16.500 positivos en la versión subida y 43.000 me gustas contra 35.000 no me gustas en la del directo. En los comentarios, como en foros o redes sociales, se repite exactamente la misma crítica.

Y claro que tienen razón en sus sensaciones, el cliente siempre tiene la razón. Hubo material de sobra como para pasar una buena tarde porque la producción de esos tráilers fue altísima. Salieron algunos espectaculares, como los de Vampire: TM - Bloodlines 2, The Ascent o Bright Memory: Infinite. Los dos primeros, además, con gameplay claro y visible perfectamente montado al ritmo de la música y en dosis espectaculares, el tercero con el miedo a esas secuencias encriptadas a las que el juego final nunca logra igualar.

Insuficiente para compensar todo el Inside. Insuficiente para compensar la falta de imágenes jugables reales de Assassin's Creed Valhalla. E insuficiente como para salvar a Microsoft de la quema. La gente quería una partida real, aunque fuera cortita, al estilo de esos momentos a veces infumables que la propia Microsoft, Ubisoft o Electronic Arts colocan en medio de sus conferencias E3.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Además, también hay cierta sensación de que estaban jugando con sus ilusiones. No en pocos títulos se pudieron leer estos dos conceptos: in-engine y expected graphics. Porque el jugador ya está curtido en mil batallas contra el famoso "downgrade" o rebaja visual y sabe que eso, casi siempre, significa que la versión final no va a estar a la altura de lo que se ve en los vídeos. Muy irritante.

Quería sorprenderse, algo complicado en estas circunstancias. En primer lugar, porque todos los títulos enseñados son Xbox Series X Optimized, que es la forma de decir que serán solo versiones mejoradas de juegos de esta generación. Claro que estamos lejos de ver lo que van a dar de sí estas máquinas en cuatro o cinco años, cada generación pasa lo mismo. Y en segundo lugar, porque hoy en día el PC ya va muy por delante de las consolas, no hay más.

"Si no hubiéramos dicho nada y solo [hubiéramos] mostrado el Inside Xbox de mayo como hicimos el mes pasado, creo que las reacciones hubieran sido distintas", dijo después Aaron Greenberg. Por supuesto, señor Greenberg, hubiera bastado con no decir nada de gameplay next-gen. "Está claro que hemos creado expectativas falsas y eso es culpa nuestra", añadió en este mea culpa con buenas palabras y amable.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

El jefe de marketing de Xbox sacó rápidamente la manguera porque en Microsoft temen cualquier patinazo y, ni mucho menos, esperaban que este programa fuera uno de ellos. La directiva montada por Phil Spencer ha tardado siete años y se ha gastado miles de millones de dólares (entre comprar estudios, consolas a 99 euros y regalar juegos en un Game Pass casi gratis) en dar la vuelta al desastre comunicativo del prelanzamiento de Xbox One. Aprendieron entonces que en este sector fanatizado, un buen producto se puede hundir en cuestión de semanas por un par de decisiones y frases erróneas, así que deben evitarlo a toda costa.

Este Inside se anunció con una semana de antelación como la primera oportunidad de ver gameplay de Xbox Series X. Y aunque se rebajó el tono afirmando que habría solo juegos third party junto a contenidos de otros tipos, la llama ya había prendido y esta pequeña bomba les ha estallado en la cara. No ha provocado heridas mortales, no es más que una decepción que no destruye el gran trabajo promocional que están haciendo con el nuevo hardware, pero sí ha sido un toque de atención para bajar a Spencer y los suyos a la realidad de los videojuegos: Xbox sigue siendo la marca menos querida y valorada, y se lo tiene que currar el doble.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad


Cargando más contenido