Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Gamereactor España
análisis de hardware

Fanatec ClubSport Wheelbase V2.5 + Pedals V3 Inverted

Análisis en profundidad: La firma alemana lo vuelve a hacer y aquí está el mejor conjunto de pedales y volante de correa que puedes encontrar en el mercado.

Izquierda: servomotor + hub + volante FM6. Derecha: servomotor ClubSport Wheelbase V2.5.

Cualquier aficionado a los videojuegos de carreras sabrá que la mejor experiencia en los títulos que más se inclinan hacia el realismo y la simulación sólo se puede conseguir mediante un conjunto de volante y pedales en condiciones. La comunicación bidireccional con el vehículo virtual se transforma totalmente cuando pasas del mando con botones y palancas a la conducción natural; así puedes controlar el coche con precisión y soltura y, a la vez, recibir multitud de señales para entender su comportamiento sobre el circuito en tiempo real.

Conforme van explorando las opciones disponibles en el mercado, esos aficionados también van descubriendo que existen distintas gamas de producto, con su correspondiente rango de precios ligado inequívocamente a la calidad y respuesta de sus componentes. Aquí empiezan a diferenciar costes y valores, intentando encontrar el espacio en el que se encuentran cómodos.

El fabricante alemán Fanatec define sus productos como "gama alta a precio accesible", y lo cierto es que es una forma bastante sencilla de entender su propuesta. En otras palabras, hablando de línea consumo para cualquier usuario podríamos colocar la gama baja (volantes que ni siquiera ofrecen respuesta Force Feedback) sobre los 100 euros, la gama media en las propuestas de Logitech y Thrustmaster (con Mad Catz ya fuera de juego) entre los 300 y los 500 euros y la gama alta, de Fanatec, rondando o superando la barrera de las cuatro cifras según el conjunto elegido. Dicho esto, tampoco hay que olvidar que por encima de la línea consumo hay más, mucho más, hasta donde pueda dar el bolsillo, desde los simuladores profesionales de 2.000-4.000 euros (eso sólo base y volante) hasta llegar a los casos de los simuladores de lujo, que cuestan lo que un coche deportivo real (35.000-65.000 euros).

Izquierda: una ventana deja ver el motor, como en los Ferrari. Derecha: todas las conexiones inferiores de la base y el ventilador trasero.

En términos más técnicos, se puede decir sin miedo que Fanatec ofrece el mejor sistema basado en correa ('belt drive') del mercado, garantizando una respuesta cercana a los sistemas profesionales de tracción directa ('direct drive', salvando las distancias en cuanto a par de fuerzas) pese a depender de elementos intermedios entre el motor y la dirección, y muy por encima de los sistemas de engranajes ('gear drive') o de correa de otros fabricantes.

Esta introducción es indispensable primero para que cada lector os podáis situar según vuestras necesidades y exigencias, pero también porque los productos analizados en esta reseña significan la renovación de la línea principal de Fanatec, y también por situar en qué punto se encuentra el fabricante cuando está haciendo su propio asiento y experimentando con VR y los rumores dicen que ya desarrolla su propio sistema de tracción directa en secreto.

Llevamos mes y medio sometiendo a distintas pruebas la nueva base ClubSport Racing Wheel V2.5 (aquí a la venta) y los Pedals Inverted V3 (aquí a la venta). Ambos se introdujeron a primeros de año. La primera es la evolución natural de la servobase V2.0 (de hecho la sustituye al ser más precisa, más resistente y más barata), mientras que los pedales son una alternativa invertida a los pedales de suelo V3. Hace un año y pico nuestro redactor sueco y expiloto Petter Hegevall analizó la V2.0 y los pedales V3, ya entonces otorgándole la máxima puntuación de Gamereactor, por lo que podéis imaginar cómo estaban nuestras expectativas.

El Universal Hub para Xbox One, con su piña de liberación rápida en verde, es una pieza espectacular que parece un dron.

Finalmente, hay que señalar que para poder probar el equipo también hemos contado con el préstamo del Universal Hub para Xbox One (una pieza intermedia esencial si vas a jugar en la consola de Microsoft aparte de PC), unos anillos de volante compatibles y la alternativa del volante de pilotaje Steering Wheel Formula Black. Podéis ver todos estos componentes en la galería de fotos adjunta.

Antes de hablar de sensaciones al volante hay que explicar cómo presenta Fanatec sus productos, porque se trata del primero de sus valores.

Si has probado otros volantes anteriormente, la calidad de construcción y componentes de cada artículo Fanatec te hará pronunciar en voz alta "esto es otra cosa" con solo destapar las solapas de la caja, y mucho más cuando le pongas las manos encima. Los materiales (aluminio anodizado, coberturas neumáticas, piel, cables cubiertos de tela, botones y componentes profesionales) y el acabado vienen directamente del mundo del automovilismo real, y no del espacio comercial de los accesorios para videojuegos, difuminando una vez más la línea entre los artículos de consumo y los profesionales. El resultado a la vista y al tacto llega a dejar en ridículo el acabado que encuentras en cochecitos urbanos reales, y no tiene que envidiar al bólido real medio.

Pero con 'presentación' no nos referimos solo a una cuestión de embalaje o calidad, sino también a un interesante mensaje. Los sistemas modulares de Fanatec, juegues en consola o en PC, son bastante fáciles de montar y poner en marcha tal cual como vienen, sin complicarse la vida, ofreciendo las mismas (y más) facilidades que otros periféricos. Sin embargo, a este fabricante le gusta dejar muchas partes vistas, lo que a la vez supone un toque mecánico genial y una pista evidente sobre las opciones adicionales de personalización y ensamblaje.

Piel vuelta cosida, aluminio anodizado o cobertura neumática forman parte de los materiales de primera.

Es decir, puedes sacar de la caja el motor, atornillar un volante al Universal Hub y luego emplear la piña auténtica de extracción rápida ('quick release') para acoplarlo a la base como hacen los pilotos de verdad. Desde ahí sería enchufar y listo, plug and play (aparte tendrás que considerar el soporte o asiento de carreras, pero eso es otra historia). Alternativamente, te puedes detener a personalizar la posición de las piezas, ajustar la resistencia y recorrido de los frenos, la inclinación y tipo de pedales, configurar los LED, cambiar las manetas de cambio secuencial o decidir si quieres montar la base en ángulo, entre otras cosas. Ese mensaje es: puedes disfrutar ya y ponerte a correr, pero también puedes disfrutar a la larga con eso que llaman 'customización' o 'tuneo', todo con un diseño visto que hace las delicias de los que quieren ver todos los cables, tornillos y mecanismos.