Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
análisis
Fast & Furious Crossroads

Análisis de Fast & Furious Crossroads

El juego de coches arcade con licencia peliculera de Slightly Mad Studios derrapa y se estrella. ¿Un mal presagio para Project Cars 3?

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Me gasté 70 euros para comprar Fast & Furious Crossroads el viernes y jugarlo durante el fin de semana para ofreceros esta review. 70 eurazos. Bandai Namco había colocado el juego silenciosamente en las estanterías ese mismo día, sin mandar copias de review a las revistas. Ahora entiendo por qué, aunque me haya costado esos 70 eurazos y un puñado de neuronas. Y es que estamos ante el peor lanzamiento de calibre en lo que va de año.

Los videojuegos con licencia de películas de acción pocas veces salen buenos. De hecho, suelen ser bastante penosos, y si bien hay excepciones memorables como The Chronicles of Riddick: Escape From Butcher Bay, GoldenEye 007, X-Men Origins: Wolverine o Mad Max, este título está a tantos kilómetros de una calidad decente que no merece que lo mencionemos en el mismo párrafo. El trabajo de Slightly Mad Studios es un producto sin imaginación alguna y completamente descuidado, un sinsentido tan feo y poco variado que podría ser uno de los peroes juegos licenciados jamás lanzados. Dejadme que os cuente la historia completa.

Emil (Peter Stormare) es un hombre malo. Malo, malísimo. Malvado, el diablo en persona. Se peina el pelo con mantequilla, su boca la ha animado alguien que no había visto un ordenador en su vida y su piel parece hecha de helado de turrón. Su sindicato criminal es un grupo vicioso que opera a nivel mundial y que tiene atemorizadas a las fuerzas policiales de medio mundo. Y por supuesto, el único que puede darle dos guantazos y derrocar a sus matones mercenarios es un exmecánico de taller en camiseta de tirantes (blanca y ajustada, faltaría más) junto a los cómplices más sobrados del barrio.

En Fast & Furious Crossroads (ya podemos decir su nombre), el jugador asume los roles de Vienna Cole y Cam Stone. Durante la campaña, tendréis que ir cambiando de protagonista conforme hacen equipo con y contra Dom Toretto y su fiable banda de conductores con la meta de derrotar al malo, malísimo de Emil (que no se os olvide lo malo que es). La trama es ridículamente boba y vacía (quién lo iba a decir viendo esos peliculones en los que se basa), y lo mismo pasa con Vienna y Cam, unos personajes tan mal escritos que pronto duele ver sus escenas de corte, casi como un castigo que llega al final de cada misión.

Fast & Furious Crossroads
Fast & Furious CrossroadsFast & Furious CrossroadsFast & Furious Crossroads

Pero es que a los mandos la cosa no mejora, todo lo contrario. La dinámica de juego de Crossroads se basa en lo que denominan gameplay de acción con coches, lo que implica misiones lineales en las que los jugadores, como conductores, debéis intentar chocaros contra el coche de un enemigo (o varios coches, incluso) al estilo de Chase HQ o Burnout o probar suerte con algo más atrevido, como sería un salto espectacular, hacer una drag alrededor de una caja fuerte gigantesca, o disparar unos cables hacia un avión que está a punto de despegar... para frenarlo con el coche. Las escenas preparadas por el guion deberían, en teoría, encajar con el universo cinematográfico, así que aquí todo va de procurar hacer maniobras increíbles mientras el coche aparece en el centro del plano. Y como idea de juego podría funcionar (están los títulos mencionados, Wreckfest o los Forza Horizon), pero es que el sistema de conducción, las respuestas físicas del coche, el diseño de los circuitos, la inteligencia artificial, los gráficos o la detección de colisiones son un auténtico desastre.

Los coches, en particular por ser los protas, se sienten a los mandos como si pilotaras unos enormes y pesados ladrillos que no responden a tus controles. Por si fuera poco, las misiones son tan absurdas que rara vez se salen de pisar el acelerador, correr en línea recta lo más rápido que puedas y ver cómo explotan los coches con solo rozarlos. Hay encargos que te piden en la descripción que sigas al coche enemigo, cuando en realidad no requieren nada más que pisar a fondo y mirar lo que pasa en pantalla. No hay inteligencia artificial que ponga tu habilidad a prueba, solo una física amateur y unos cuantos muros invisibles.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

A nivel visual, también es uno de los juegos de gran presupuesto más feos del año. De hecho, Fast & Furious Crossroads parece un juego para móviles de hace cuatro años, uno de los malos. Y ni siquiera funciona bien, pues me he encontrado bugs y errores de esos que rompen el juego totalmente, por ejemplo empujando mi coche hacia una curva para quedarse atascado o saliendo del juego por completo en plena misión. La única nota positiva que he podido apuntar para esta review es el hecho de que Vin Diesel y compañía hayan puesto sus voces para la historia. Quiero elogiarlo porque me parece un toque lujoso en la producción, por mucho que el guion que han tenido que leer sea patético y haya dado lugar a unas escenas intermedias aún peores.

Tratándose de un estudio que hace bien poco nos daba juegazos y referentes en el género como Project Cars y Project Cars 2, que Sligthly Mad haya caído tan bajo solo se puede calificar de accidente catastrófico. Por ahora no tiene rival y Fast & Furious Crossroads es el peor juego del año. No os acerquéis ni a un kilómetro.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
03 Gamereactor España
3 / 10
+
La voz erótica de Vin Diesel. Hay un par de temazos en la banda sonora.
-
Simulaciones físicas paupérrimas, gráficos horrendos, bochornosa cantidad de bugs, deplorable diseño de niveles.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Fast & Furious CrossroadsScore

Fast & Furious Crossroads

ANÁLISIS. Autor: Petter Hegevall

El juego de coches arcade con licencia peliculera de Slightly Mad Studios derrapa y se estrella. ¿Un mal presagio para Project Cars 3?



Cargando más contenido