Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Gamereactor España
análisis
Fear the Wolves

Análisis de Fear the Wolves

Los fans del battle royale tienen mucho entre lo que elegir y Vostok Games quiere cazarles por su ambientación.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

No podemos evitar recordar el estado prematuro en el que llegó Fear the Wolves a Steam Early Access. Pero precisamente para eso se estrena de forma anticipada, para poder enmendarse a sí mismo y hacerlo sabiendo escuchar. El battle royale postapocalíptico de Vostok Games estaba repleto de imperfecciones la última vez que lo jugamos, pero desde entonces se han volcado en mejorarlo tanto que podemos decir con tranquilidad que la versión 1.0 recién estrenada es un juego completo y bien hecho.

Desde que lo conocimos, lo más llamativo ha sido siempre la ambientación escogida, y la forma en la que se utiliza para dar forma al gameplay. El resultado es uno de los battle royale que más partido sacan a sus localizaciones de todos los que hay ahora mismo, que son muchos. Nos referimos a su mapa, ambientado en la zona radiactiva en torno a la central nuclear de Chernóbil, en Ucrania. Es un lugar en el que hay más peligros que el resto de jugadores, porque puedes morir por la radiación y las esporas dañinas, por cómo afecta a la meteorología o, habitualmente, por las criaturas sedientas de sangre que hay por la zona.

De hecho, el mayor de los peligros está en su nombre. Los lobos deambulan por el escenario en bastantes cantidades, así que tendrás que cargarte a unos cuantos en cada partida a poco que se alargue. Si te cruzas con uno solo el enfrentamiento no es complicado, pero si van en manada el riesgo es muy elevado, sin olvidar que esos disparos van a ser un chivato de tu posición para el resto de jugadores. Los de pelaje blanquecino lideran a los típicos, de tonos grisáceos, y si te cruces con uno es mejor tratar de fugarse sin ser visto o llenar su carne de plomo antes de que suelte un aullido. De conseguir, su corazón es valioso tesoro, pues llevar uno cargado en el inventario ahuyenta a otras criaturas.

Contra las manadas siempre es mejor irse antes que intentar plantar cara. En cuanto se ponen en posición de ataque, no dejan de acosar hasta que consigues perderlos de vista de alguna forma (los edificios grandes son útiles para lograrlo) o hasta que uno de los dos bandas gana el duelo a muerte. Su IA ha sido diseñada para que ataquen en grupo, rodeando a la presa, pero también hay un comportamiento poco natural que debía estar mejor rematado. Cuando un lobo te mete un zarpazo, la herida se representa en pantalla con un corto y baja la barra de vida, así que hay que evitarlo a toda costa. Porque lo único que aporta matar más son un puñado de puntos en el recuento final de partida.

Fear the Wolves

Este campo de batalla irradiado está repleto de armas por ahí perdidas, como ya es habitual en el subgénero. Sin embargo, esa fase inicial de buscar y equiparse es más pronunciada en Fear the Wolves que en los títulos similares. Hace falta encontrar primero un hacha para poder entrar en algunos edificios, lugares en los que es más probable que haya trajes contra la radiación y otros tipos de equipamiento. No se trata de ir buscando la mejor protección, sino de tener claro cómo va a ser tu partida y decidir qué te va a resultar más útil, si algo que resista contra las balas o contra el entorno.

Hablando de balas, las mecánicas de disparos creadas por Vostok Games son buenas, pero no es lo mejor del título. La misión es lograr, solo en equipos de dos personajes, llegar hasta un helicóptero de evacuación que se lleva a los ganadores a un punto seguro. Hay opción de modificar las armas de varias formas, así que, si no tienes mala suerte, en un rato ya habrás o habréis conseguido algo decente con lo que empezar a abrir juego. Sí hay cierta justicia en lo que respecta a que gana quien mejor puntería tiene.

Pero no es tan fácil. Como buen battle royale, la zona de juego se va haciendo cada vez más pequeña. Pero no lo hace de forma circular, sino que hay áreas dispersas que se van volviendo inhabitables. Entonces, unas nubes formadas con efectos de partículas toman la pantalla y el veneno empieza a matar al personaje. Es lo que diferencia su dinámica frente al resto; aquí no corre todo el mundo para el mismo lado, sino que cada cual huye por donde puede, sobre todo si no tiene el buzo de protección necesario. Y eso tampoco es suficiente, porque cada traje de protección tiene unos niveles de consumo de oxígeno que no se pueden perder de vista.

Fear the Wolves

Con ese mapa impredecible y ese énfasis en los riesgos ambientales, Fear the Wolves tiene un toque único que puede salvarlo en un género en el que cada vez cuesta más diferenciar unos títulos de otros. Damos mucho valor a ese esfuerzo en plantear algo original y cómo repercute en la exploración y el cuidado del personaje durante las partidas. También nos han gustado mucho los escenarios que nos hemos ido encontrando al buscar recursos, y cómo sirven a modo de escondite y salvavidas para situaciones de debilidad. Como un camino secundario a la extracción.

Hay muchas cosas bien hechas, y algunas que no lo están tanto. Que haya pocos jugadores puede ser un problema, ya que no es igual de divertido enfrentarse a tan solo 10 rivales que hacerlo contra 30. Además, la comunicación entre aliados no es muy directa y, por si fuera poco, nada impide a un supuesto aliado pegarte un tiro por la espalda llegado un punto en el que los recursos son apetecibles. Por ejemplo, en un enfrentamiento contra una pareja enemiga, una vez rematada, nuestro supuesto compañero optó por rematarnos en lugar de ayudarnos a curar nuestras heridas. Otro problema es que no hay progresión más allá de la posibilidad de conseguir unos cuántos objetos decorativos con los puntos ganados ingame.

Fear the Wolves

Decíamos que estábamos contentos por los avances que había logrado Vostok Games frente a la versión original, que ya es decente, pero no está perfecto. Hay varios bugs y glitches que siguen molestando, como uno que no nos dejaba abrir puertas, y más fallos de servidores de los que hubiéramos deseado sufrir. En cuanto al mapa, por mucho que nos guste su variedad y el nivel de detalle, hay zonas que están menos pulidas y algunas encajadas de forma poco natural en el todo.

Pero la sensación general es buena y no queremos acabar con un sabor amargo. Nos lo hemos pasado bien jugando Fear the Wolves, mucho más de lo que esperábamos viendo cómo estaba el título hace un año. Sigue sin ser perfecto y sigue necesitando más chapa y pintura, pero al menos está claro que el estudio ucraniano tiene un juego bien planteado y bastante bien ejecutado sobre el que seguir construyendo. Va a tener que sobrevivir en un entorno muy duro, y ha recibido un golpe fuerte la misma semana de lanzamiento con la llegada de un rival más, pero lo que ofrecen estos lobos no lo ofrece nadie.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Fear the Wolves
07 Gamereactor España
7 / 10
+
Un escenario muy interesante en el que explorar y combatir. Las mecánicas de radiación marcan diferencias. Las de tiros funciona bien.
-
Problemas de servidores y otros bugs. Los compañeros pueden no serlo.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países