Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Mario & Sonic TokioFIFA 19MediEvilPokemon GoLuigi's Mansion 3Vídeo guía Death StrandingThe Withcher 3FIFA 20
Español
Portada
avances
FIFA 18

FIFA 18 - primeras impresiones

FIFA vuelve gritando "shiiiuuuu" con Ronaldo en la portada. ¿Qué cabe esperar de su segundo año sobre el motor Frostbite?

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

A principios de semana se hizo oficial que CR7 es el protagonista de FIFA 18, pero unos días antes estuvimos en el estadio Stamford Bridge del Chelse en Londres (y en el Santiago Bernabéu en Madrid, y en los Champs Elysées en París) para conocer mejor el juego de primera mano a tiempo del EA Play y el E3 2017. Así asistimos a la presentación del director creativo Matthew Prior y del productor jefe de gameplay Samuel Rivera, para luego ponernos a los mandos del nuevo FIFA durante un buen rato. Y en nuestra libreta nos trajimos notas sobre las grandes novedades que ha preparado EA, con las que promete que será la entrega más realista y con mejor respuesta de toda la serie.

Una de las claves de la evolución reside en que se trata del segundo año sobre la tecnología Frostbite que se implementó en FIFA 17, y se puede notar al instante en el salto de calidad y detalle en los gráficos del juego, sobre todo en cuestiones de iluminación. No es que FIFA 17 fuera feo, pero la diferencia salta a la vista: es mucho más que una cuestión de pulido, y sobre todo los rostros de los jugadores cobran expresión y realismo, bañados con unas sombras más creíbles y suaves. La oclusión ambiental y el dual shadowing tienen parte de culpa como términos más técnicos.

Pero si bien esperábamos un avance visual, lo que primero le pediríamos a FIFA 18 son mejoras en el gameplay. En este sentido Rivera destacó unos apartados que luego, efectivamente, confirmamos mejorados a los mandos. Respuesta, explosividad, fluidez y personalidad. Casi todos tienen más o menos que ver con el nuevo sistema de animaciones, el Motion Technology System, que básicamente funciona y reacciona frame a frame en lugar de hacerlo como hasta ahora, a cada paso del jugador. Tiene sentido, y también mucho trabajo detrás. Los cambios provocados con los botones y sticks analógicos se pueden activar ahora al instante con animaciones de transición, y también supone -esto siempre según EA- un ahorro de recursos a la hora de capturar a los jugadores, por ejemplo reduciendo drásticamente el número de tomas necesarias con Cristiano Ronaldo para meterlo en el juego. En pleno partido se puede cambiar de dirección más rápido, sin tener que esperar a que termine de dar el paso el futbolista.

FIFA 18

Sin embargo, en este sentido hemos tenido sensaciones encontradas. Yo personalmente no percibí tanta diferencia en Londres como prometía Rivera, pero David Caballero sí que notó una respuesta bastante mejorada en el evento de Madrid. Sea como fuere, tampoco esperéis un salto descarado en este sentido, pues hay que mirar los clips demostrativos con el motor del juego para apreciar mejor el trabajo realizado. En la misma línea, la posición de los jugadores respecto a la bola, y a su vez el control o chut al primer toque también se ven beneficiados por estos retoques frame a frame.

En cuanto a la personalidad se nota mucho más y no es únicamente un lujo visual, sino algo que también afecta al control y que ahora nos preguntamos cómo no estaba en los FIFA anteriores en pos de la autenticidad. Son aspectos como los estilos de carrera de cada jugador (de entre los más grandes), en términos de movimiento de los brazos, inclinación del cuerpo, aceleración, longitud de cada zancada... CR7, Griezmann, Sterling, Robben... todos se identifican ahora a la legua por su peculiar estilo, y también vimos una demostración sobre el trabajo en las zancadas basado en una carrera entre Piqué y Messi (y otra entre Benzemá y Cristiano).

Y para que no sea una exclusiva de los 'cracks' de primera línea, también han elaborado una serie de arquetipos en los que encajan todos los jugadores de FIFA 18, a saber: bajito, estándar y alto en altura y delgado, medio y fornido en corpulencia. Esto cambia esos pasitos o zancadas al correr y también la forma de cambiar.

Por supuesto, también es una cuestión de velocidad. La personalidad in-game de Messi o Hazard acelera ahora sus animaciones de regate por encima de otros que no son tan diestros en este sentido. Sin embargo, si algo notamos que no estaba aún en su punto con esta versión temprana, fue precisamente el regate, pues vimos algunos jugadores rodeando el balón en vez de dar un toque o entregar un pase, como si estuvieran 'cubriendo' de forma defensiva en lugar de jugando. También prometen mejoras en el regate sin balón, pero no pudimos ponerlas a prueba lo suficiente durante nuestros partidos. En cuanto a la explosividad es justo como en el fútbol real, el paso en impulso del trote al galope, con una elaborada animación que baja el pecho y alarga la zancada para hacer de referencia visual en la transición al sprint.

Una alegría que sí nos llevamos fue sobre la IA en FIFA 18. En la anterior entrega los jugadores detectaban las zonas de peligro de forma individual, lo que provocaba que se movieran hacia ellas sin tener en cuenta a sus compañeros. Ahora parece que se coordinan mucho mejor en trabajo en equipo, ofreciendo distintos tipos de ayudas, tanto en ataque (internadas, desmarques) como en defensa (cobertura, doblaje...). Por esto mismo, los futbolistas también están mejor repartidos por el terreno de juego, y en lugar de concentrarse en el mediocampo se acercan más a las bandas. Rivera prometió que notaríamos la diferencia, y así fue tanto en partidos contra otro jugador como en los que jugamos contra la IA, que ahora parecen por fin más divertidos y dinámicos. Los rivales parecen algo más listos, humanos e ingeniosos, menos sosos y robóticos. Y se empeñan en sus decisiones, para que no tengas que perseguirles todo el rato mientras se deciden.

Otro término publicitario pero bien escogido son los Momentos Dramáticos, que en líneas generales pretenden potenciar el espectáculo en un juego que a veces se ceñía demasiado al manual. Buscar un poco más la belleza y la sorpresa, por ejemplo haciendo los golazos impensables algo más comunes o ajustando las trayectorias para que los disparos sean más realistas (por ejemplo irán más voleas dentro). Todo depende del contexto, pero ahora tememos que estos goles increíbles sean demasiado comunes. Veremos con la versión final.

También celebramos añadir a la lista de mejoras los nuevos pases al hueco de FIFA 18, que nos dejaron gratamente sorprendidos e impresionados. En FIFA 17 y anteriores parecía muchas veces que, aunque vieras el espacio claro entre los defensas, tu delantero se la pasaría a uno de los rivales o le pegaría muy fuerte para terminar en manos del portero, pero en 18, combinando los retoques en los balones en profundidad y las carreras más inteligentes de la IA, por fin puedes enchufar pases mucho más satisfactorios para atacar con los atacantes que se mueven entre líneas.

Los centros aéreos también son más directos y pegados, y no tan altos y lentos como en 17, lo que propicia unas luchas y remates mucho más inmediatos. Y ya no hace falta hacer triple pulsación del botón para cruzarla rasa si no quieres, sólo hay que usar el botón R. Aunque, todo sea dicho, nos pareció un pase raso algo más flojo que antes.

Finalmente, en cuanto la atmósfera, los cambios en la ambientación de FIFA 18 también son considerables, sobre todo si te fijas en los estadios. La Bombonera argentina, por ejemplo, tiene una iluminación más trabajada y banderolas que caen sobre los hinchas, dándole un toque más regional y personal, más cercano a lo que se ve en el coliseo real. En otros estadios se pueden ver papeles y confeti sobre el césped, y en todos un comportamiento mucho más realista de las aficiones, con movimientos de masas, giros en base a la acción en el campo e incluso celebraciones con los jugadores. Aunque sólo pudimos ver tres estadios (Santiago Bernabéu, Monumental y Stubhub), son toques de realismo, inmersión y autenticidad que se agradecen en 2017.

Volviendo a la presentación de Prior como guión, lo último que mencionó por encima son los Iconos de FUT, las nuevas Leyendas de FIFA 18. Aparte de ser Leyendas multiplataforma para el FIFA Ultimate Team de PS4, Xbox One y PC, y de haber 'fichado' a Ronaldo Nazário como la primera estrella clásica, no sabemos mucho más, y habrá que esperar a la Gamescom para hablar de FUT.

Por último queremos mencionar un par de detalles menores del sistema de juego que pueden gustar mucho a los jugadores más veteranos. Primero están las sustituciones rápidas, que permiten, pulsando el gatillo derecho, activar un cambio al instante en cuanto sale el balón, ya sea según las sugerencias del juego o la configuración previa del jugador. También hay entradas más duras, entre la entradita sin falta y el entradón con los tacos por delante, por las que tu jugador irá a por el balón aunque se encuentre unas piernas por el camino (dejando pulsado el robo normal). Y los usuarios más pro podrán mandar al portero al segundo palo si un jugador se acerca por allí, a la vez cubriendo el palo corto con un defensa. Todo esto viene, naturalmente, con una nueva ración de habilidades y filigranas 'skill moves', los juegos de habilidad y demás.

Quitando un par de cambios que parecen menos relevantes, está claro que salimos de los estadios impresionados con FIFA 18 no sólo por cómo se ve gracias a las mejoras en la presentación, sino también por cómo se juega gracias al importante trabajo en el sistema de animación, IA y control. Es una versión temprana y todavía no es perfecto, pero muchos de esos avances ya convencen, sobre todo en el juego de ataque y en los gráficos. FIFA 18 va camino de triunfar una temporada más, e incluso de convencer a más jugadores que nunca.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Contenido relacionado



Cargando más contenido