Español
Gamereactor
análisis
Fire Emblem Engage

Fire Emblem Engage

La fusión perfecta entre los veteranos de la serie y los recién llegados. Engage es el perfecto "primer" Fire Emblem con el que explorar la serie.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

El género del JRPG táctico siempre ha tenido un gran nombre asociado, y ese es Fire Emblem. Desde hace más de 30 años, la serie no solo ha subsistido, sino que se ha enriquecido con cada nueva iteración (y van 17 entregas, si tenemos en cuenta las que nunca salieron de Japón), creando un universo rico en el que casi siempre se ha regido por un árbol de sistemas de juego que encajan perfectamente para que el juego funcione suave como un reloj suizo.

Reconozco además que pensaba que mi experiencia iba a ser mucho más dramática con Fire Emblem Engage, precisamente porque me he subido al carro de la serie de Intelligent Systems con él. Tal vez por eso pueda pasar por alto algunos matices que los veteranos seguro que encontrarán, pero también espero poder exponer sus fortalezas y debilidades a los que, como yo, se adentren en la saga por primera vez con esta entrega.

Fire Emblem EngageFire Emblem Engage

El título comienza con una espectacular secuencia inicial, que no es ni más ni menos que la batalla final entre nuestro personaje (sea chico o chica, porque podemos elegirlo) Alear, el Vástago Divino. Gracias un grupo de héroes y el apoyo de sus Emblemas (que son los héroes de anteriores títulos de Fire Emblem) logran derrotar a Sombron, el Dragón Caído. Pero tras la contienda, Alear cae en un sueño durante mil años y solo despierta para descubrir que ha perdido todos sus recuerdos, y que la amenaza sobre Elyos ha regresado. Tendrá que recuperar los doce anillos Emblema y restaurar la paz en el continente, recorriendo las cuatro regiones y derrotando al ejército de aberraciones que lidera. Una tarea que no tendrá que afrontar solo, porque a la aventura se irán sumando un buen número de aliados expertos en distintas disciplinas del combate y la magia a los que habrá que conocer en profundidad para aprovechar sus habilidades en la inminente batalla.

Publicidad:

Voy a detenerme de nuevo aquí, porque creo que el hecho diferencial para que este juego me haya calado tan hondo es porque opté a jugarlo con muerte permanente de los personajes. Al comienzo de la partida, el menú de opciones nos permite elegir entre activar la muerte permanente de los héroes (o derrota definitiva, si son relevantes para la narrativa, aunque no vuelvan a combatir), o que tras cada victoria los caídos regresen al plantel de aliados seleccionables. Esta decisión va mucho más allá de ser modo fácil o no. El hecho de que esos aliados (cada uno con su trasfondo, línea de relación con Alear y habilidades en batalla) puedan desaparecer, o incluso morir, afecta a todos los sistemas que hay tras el juego. La primera vez que perdí un aliado (un mago con hechizos de fuego en el Capítulo 5) sentí un golpe en el pecho. Desde aquel momento, mi estilo de juego cambió por completo.

Fire Emblem EngageFire Emblem Engage

Desde ese momento, tras cada batalla dedicaba un buen rato (horas, incluso) a recorrer la base de El Somniel, hablar con cada uno de sus habitantes y repasar paso a paso cada tienda, equipamiento, entrenamiento y afinidad de mi equipo. No es solo que estuviera bien preparado contra lo que fuera que apareciera en la siguiente misión, es que algunos de esos personajes han sido imprescindibles de mi estrategia, y aunque la principal condición de batalla es que no derroten a Alear, sentía la presión por manternerlos con vida y protegerlos a toda costa.

Aunque no haya probado Fire Emblem: Three Houses, sí conozco lo suficiente la serie como para reconocer que Engage es una vuelta a la experiencia clásica de la serie. El sistema de Espada-Lanza-Hacha vuelve a estar presente, y toda la narrativa en torno a la fusión con los Emblemas (héroes), que son los protagonistas de otros Fire Emblem, grita fan service por los cuatro costados. Y eso no es malo, pero también es un peso que ha lastrado la historia principal del juego, reducida a un viaje del héroe bastante sencillo y que salvo dos o tres giros de guion, no me ha parecido nada del otro mundo.

Publicidad:
Fire Emblem EngageFire Emblem Engage

Pero el núcleo central de Engage son las batallas por turnos, y la nueva habilidad para fusionar personajes con los Anillos Emblema, que contienen el espíritu de los héroes del pasado. Cada uno de ellos (yo reconocí al momento a aquellos que aparecieron en Super Smash Bros., pero hay otros que vienen de Echoes, Awakening y más) le aportan al personaje portador del anillo habilidades adicionales, y al fusionarse incrementan sus estadísticas durante un número determinado de turnos. Además, conocer la ventaja de cada clase respecto a los enemigos nos lleva a aprovechar otra de las novedades de Engage: el punto de ruptura. Si llevamos a un enemigo a este punto, no solo se llevará un daño crítico en el ataque, tampoco hará un contraataque en represalia. Una escaramuza puede definirse por una resolución rápida si sabemos manejar esta función, que es una de tantas que, entretejidas, hacen que cada batalla sea única. Y si no, siempre se puede usar Cristal Dracónico del Tiempo para retroceder unos cuantos turnos (si vemos que nuestras decisiones podrían haber sido mejores) y cambiar el destino de los personajes y de la batalla.

Mientras recorremos el continente de Elyos habrá misiones secundarias en las que obtener mejor equipo o nuevos aliados, pero incluso dentro de cada batalla puede haber situaciones especiales que también influirán en nuestras decisiones. ¿Es mejor ceñirse al objetivo principal y acabar rápido, o es mejor desviarse a por esos cofres con equipo de primera, que seguro facilitan la siguiente misión, aun a riesgo de perder a alguien en el camino? Decisiones que no siempre son fáciles, pero que creo que logran crear esa sensación de que realmente somos el héroe de una historia y el capitán de un grupo de guerreros con los que todos querríamos vivir aventuras.

Fire Emblem EngageFire Emblem Engage

La dificultad de Fire Emblem Engage no radica siempre en el desafío de avanzar misión tras misión, sino en hacerlo con el menor número de bajas posible, con el equipo idóneo con una estrategia de equipo que pasa por conocer al detalle a cada una de las unidades. Suena más complicado de lo que realmente ha sido, y por eso opino que Engage es la puerta de entrada perfecta para la serie, y un festival de buenos recuerdos para los que ya vivieron aventuras junto a Marth, Celica, Sigurd y el resto de Emblemas. Un juego que intercala perfectamente los períodos de acción con los interludios tranquilos y amenos en los que charlar con los personajes, jugar a minijuegos y probar nuevas armas. Y si esto es Fire Emblem, aquí ha nacido un nuevo fan de la serie.

Fire Emblem Engage
08 Gamereactor España
8 / 10
+
Sistemas profundos, variados y justificados por la historia. Las novedades añaden otra capa más de profundidad al combate. El Fire Emblem más accesible.
-
Una historia bastante floja.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Fire Emblem EngageScore

Fire Emblem Engage

ANÁLISIS. Autor: Alberto Garrido

La fusión perfecta entre los veteranos de la serie y los recién llegados. Engage es el perfecto "primer" Fire Emblem con el que explorar la serie.



Cargando más contenido