Español
Gamereactor
análisis
Forza Horizon

Forza Horizon

Turn 10 y Playground Games intentan encontrar un nuevo camino para la aclamada serie de conducción Forza al tiempo que nos disponemos a rodar por las carreteras abiertas de Colorado.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

Es ya imposible llevar la cuenta de las veces que he corrido en Suzuka, Silverstone o Spa, las veces que he pisado el freno o las veces que me he estampado contra un muro. En este mundo de las carreras digitales, todo consiste en registrar la vuelta más rápida, en superar a tu rival por una centésima de segundo... y naturalmente en el placer de conducir a toda pastillas.

Hay algo maravilloso en eso de sentarse en un coche con el depósito hasta arriba de gasolina y sabiendo que puedes ir donde te venga en gana. Sabe a libertad, aventura y exploración, y quizás ese sabor le ha faltado a las experiencias sobre ruedas de los últimos años. Pero eso no ha detenido a Playground Games para probar suerte.

El concepto de libertad te rodea desde el arranque de Forza Horizon, y Colorado es el escenario para esta nueva colección de desafíos que puedes afrontar a tu ritmo. La excusa es una historia facilona sobre el llamado Festival Horizon, algo así como la Ibiza de los amantes de la goma quemada. Muchos jóvenes, música dubstep genérica y el tipo de actitud que sólo se encuentra en las películas y anuncios que pretenden ser juveniles y en la onda.

Forza Horizon
Publicidad:

Pero por suerte también hay una barbaridad de coches, representando casi todos los tipos y eras legendarias. De este modo, puedes cruzar los caminos de Colorado en casi cualquier coche que se te ocurra, desde un Shelby Cobra (1965 - Dayton Coupe) hasta un Pagani Huayra (2012, quizás el coche con el mejor nombre de todos).

El progreso en el juego se desarrolla como cabría esperar. Con la pulsera de novato que te dan al principio accedes a carreras donde parece que han cambiado el motor de los coches por un sistema a pedales. Es un proceso lento, parece una tarea aburrida e innecesaria para ponerse en marcha, pero al menos es algo que se diluye con la libertad que te dejan desde el principio para escoger las carreras y desafíos en los que quieres participar.

Por suerte, pronto vas subiendo en los rankings, y existen muchas recompensas por ganar. El dinero in-game puede utilizarse naturalmente para comprar coches nuevos y dejarlos en tu garaje, o para tunear los que ya tienes y convertirte en la envidia de la chavalería. En otras carreras, los propios coches son el objeto de deseo. Sin embargo, las recompensas más importantes son los puntos que van liberando de forma gradual pulseras de otros colores, y con ellas desafíos cada vez más complicados y divertidos.

Forza Horizon
Publicidad:

Cada nueva pulsera viene con un nuevo personaje, y cada personaje representa una parte del juego que podría haberse implementado con algo más de atención... o que quizás se podrían haber saltado directamente. Con nombres tan peliculeros y americanos como Duke Macguire, Marko Baran, Zaki Malik, Darius Flynt o Ali Howard, todos presentan sus propios retos, pero nunca se levantan por encima de esos pintorescos nombres y terminan resultando estereotipos planos durante el juego. No puedes esquivarlos, así que tendrás que aguantar clichés como cuando te dicen "no te pongas triste cuando te gano, es algo a lo que te acostumbrarás". Uf.

Pero aquí hemos venido a correr y las carreras en sí ofrecen un registro delicioso, pues el estudio procura aprovechar al máximo la libertad que ofrece el concepto. Al principio compites en las típicas carreras por vueltas y por puntos. Luego comienza a abrirse un poco más con soluciones más creativas: carreras en las que compites contra un avión, carreras en caminos públicos o carreras en las que únicamente te dejan un destino y tú mismo debes averiguar la mejor ruta.

Forza Horizon

La variedad no solo se encuentra en la forma de diseñar las carreras, sino también en las diferentes superficies sobre las que rodarás. Si bien Forza Horizon esquiva incluir una especie de modo rally, sigue ofreciendo caminos de grava que consiguen desafiarte de una forma totalmente diferente al asfalto. Y otro buen detalle es cómo empiezan a mezclarse ambas superficies en un mismo desafío en la parte final del juego. Así es mucho más importante la elección del coche y tu habilidad general al volante.

Otra gran opción son las carreras nocturnas. Como el juego tiene un ciclo dinámico de día y noche, puedes experimentar detrás del volante los primeros rayos del amanecer o la densa oscuridad de la noche, unos cambios que también se pueden aprovechar en ciertas carreras. Si ya es todo un reto controlar los 500 caballos de un Ford GT por el día, imagina cómo cambia el cuento cuando la única iluminación es la que sale de tus faros.

Las zonas de la periferia de Colorado también aportan una dimensión extra a las calzadas, aunque el tráfico es bastante más escaso de lo esperado. De hecho, te cruzas con otros pilotos de Horizon a los que puedes retar a carreras improvisadas con más frecuencia que con los conductores virtuales, lo que nos parece un poco raro.

Forza Horizon

Por desgracia, es antes las carreras donde los primeros defectos y carencias afloran. Si no estás ya dentro de un coche apto para la carrera, el juego te ofrecerá automáticamente una selección de carros que puedes adquirir sobre la marcha. Una vez realizas tu compra, te llevan directamente a la carrera sin oportunidad de ajustarlo, lo que termina en más de una ocasión en carreras en las que te quedas completamente perdido en la cola a causa de la configuración del coche. Es algo aún más extraño cuando llevas un coche apto y el juego te sugiere un ajuste automático antes de comenzar la carrera.

Esta extraña ausencia te obliga a volver una y otra vez a la zona central del festival (donde puedes comprar coches y tunearlos) justo antes de la carrera, para luego volver y competir. Este problema se exagera aún más si consideras que el sistema de viaje rápido cuesta un montón de créditos (excepto cuando vuelves a la zona central), lo que significa que conducirás largas distancias para ahorrar algo de dinero.

Por suerte, casi todo sale como es debido una vez estás al volante de tu coche adecuado, dispuesto para correr. Es evidente que el sistema de leyes físicas se ha importado desde las entregas anteriores de la serie, y aunque el ambiente sea un poco más relajado, percibes que tienes el control en todo momento. Detectamos una ligera tendencia al subviraje y los coches parecen algo más pesados de lo necesario, pero esto se puede arreglar con un coche que se ajuste a tus gustos y que configures según tu estilo de conducción.

Forza Horizon

El aspecto visual está a la altura de nuestras elevadas expectativas, y como ocurría con el magnífico Forza Motorsport 4 nos volvemos a preguntar si es posible sacarle más jugo a este hardware. Colorado, con sus montañas y su paisaje accidentado es además un escenario que encaja perfectamente con este tipo de juego. Si ponemos un 'pero', tiene que ser con la interfaz.

No hay que pasar mucho tiempo con Forza Horizon para llegar a la conclusión de que el equipo de Playground Games está compuesto por muchos ex-miembros de Codemasters. Todo, desde la elección de tipografías y colores hasta el confeti que marca el final de cada carrera, parece un copia y pega del último juego Dirt... sin siquiera lucir igual de bien. Es difícil quitarse de la cabeza esa sensación de copia, así que nos habría gustado que el estudio hubiera probado algo un poco más original a nivel de presentación.

Forza Horizon

La franquicia Forza Motorsport ha estado en lo más alto de su clase con cada entrega (al menos en opinión del que escribe), pero parece que Forza Horizon no alcanza los mismos elevados estándares. Principalmente a causa de algunos fallos tontos y de elementos aparentemente simples que podrían haberse cuidado un poco más. Una de las fortalezas de la serie es que siempre has podido dar forma a tu propia experiencia con los coches que te apetecía conducir. Forza Motorsport 4 perfeccionó esto, pero aquí no encontrarás la misma experiencia.

Al mismo tiempo, Forza Horizon es una visión refrescante en el género que presenta una gran calidad en casi todos los aspectos, una barbaridad de contenido y una sensación de placer en caminos abiertos que la mayoría de juegos fallan a la hora de recrear. Estoy convencido de que el Colorado de verdad es un lugar precioso, pero cuando veo que el sol se pone lentamente detrás de las montañas y piso el acelerador de mi Ford Mustang Boss 429 tengo claro que me quedaré en el Colorado virtual muchos días más.

El componente multijugador no estaba accesible en nuestra versión de review del juego, por lo que más adelante volveremos con un veredicto sobre este aspecto.

Forza Horizon
Forza Horizon
Forza Horizon
Forza Horizon
Forza Horizon
Forza Horizon
Forza Horizon
Forza Horizon
08 Gamereactor España
8 / 10
+
Increíble gráficamente, muchísimo contenido, carreras sobre gravilla y por la noche, físicas sólidas, mucha variedad y libertad.
-
Algunas decisiones de diseño se quedan a medias, personajes estereotípicos, cierta tendencia al subviraje.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Forza HorizonScore

Forza Horizon

ANÁLISIS. Autor: Thomas Blichfeldt

Turn 10 y Playground Games intentan encontrar un nuevo camino para la aclamada serie de conducción Forza al tiempo que nos disponemos a rodar por las carreteras abiertas de todo Colorado.



Cargando más contenido