Español
Gamereactor
análisis
Fracked

Análisis de Fracked

En el mundo real, últimamente las cosas han estado yendo 'franckamente' mal, pero en la realidad virtual no podemos 'frackasar'.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

Disculpad esta introducción, solo queríamos crear el ambiente adecuado para el nuevo juego de nDreams, que parece una película de serie B interactiva y no desperdicia ni una sola oportunidad para hacer uno de sus dichosos juegos de palabras. El 'fracking' es una técnica mediante la cual se extrae petróleo o gas, y, en el caso de Fracked, es la que emplea una malvada mente maestra, que está explotando nuestro inconsciente planeta y está al mando de todo un ejército de prescindibles secuaces para acabar con cualquier oposición.

Y la oposición, cómo no, somos nosotros: un hombre solitario que solamente quería alejarse de todo y ahora no tiene más remedio que enfrentarse solo a estas fuerzas destructivas. Intercambiaremos algún que otro chiste ingenioso con nuestra encantadora piloto Rosales, que parece ser el inevitable personaje del género que te introduce en la historia, mientras dejamos que sean nuestras armas las que hablen cuando nos encontramos con nuestros morados enemigos.

HQ

Sin embargo, antes de eso, nos vemos involucrados en una completa locura de descenso en esquí, donde tenemos que huir de una avalancha. En este nivel, los controles son totalmente sencillos, pues solo debemos inclinar la cabeza hacia los lados. Poco después, comprendemos que es para poder tener las manos libres para disparar. Luego nos explican los controles de disparo, y resulta evidente desde el principio que están hechos a medida para los anticuados PlayStation Move, que son obligatorios para jugar.

Resulta muy natural controlar nuestra dirección apuntando e inclinando el mando izquierdo para correr. Además, podemos esprintar pulsando dos veces el botón Move y, para girar, debemos usar los botones de acción un tanto mediocres, pero en general, estos controles funcionan sorprendentemente bien en este título. Este es uno de los pocos juegos de PS VR de movimiento libre en los que no tenemos la sensación de que usar los controles sea más complicado que atacar a los enemigos. No, la acción resulta fluida y divertida en todo momento.

También se ha alcanzado un buen equilibrio a la hora de recargar, pues se hace introduciendo en el arma un nuevo cargador a pocos centímetros de distancia y después la amartillas, lo cual es una buena combinación entre el complicado manejo de armas "realistas" y recargar con un botón, cosa que no le haría justicia a un juego de realidad virtual. Por último, el sistema de cobertura está sorprendentemente bien pensado: en lugar de usar todo nuestro cuerpo para agacharnos o asomarnos, tenemos que agarrar el borde de la cobertura con nuestra mano izquierda y, de ese modo, colocarnos en una posición óptima. Así, el juego se puede jugar perfectamente estando sentado; de hecho, es lo que aconsejan los desarrolladores.

FrackedFracked

En cuanto a los gráficos, Fracked y sus escenarios nevados e industriales no se andan con chiquitas. Tiene algunos toques de cell-shading y nos recuerda mucho a Borderlands. La resolución y el antialiasing son de primera, sobre todo en PS5, y hacen resaltar mucho a los gráficos. Disparamos, esquiamos y nos lanzamos en tirolina felizmente por los niveles, que son una mezcla entre pasillos y zonas más abiertas, donde solemos defendernos de un par de oleadas de enemigos. Por desgracia, todos son iguales, excepto los habituales "gritones" y "tanques" que son, por un lado, unos locos incrustados de diamantes que están constante y literalmente gritando e intentan alcanzarnos antes de explotar, y por otro lado, unas bestias gigantes que llevan en la espalda un tanque de gasolina, a los que primero tenemos que poner de rodillas para poder golpear su punto débil. Está claro que no van a ganar ningún premio por su innovación, pero todo está muy bien equilibrado con un poco de escalada, que funciona muy bien, y algunas palancas extrañas que tenemos que empujar o tirar por aquí y por allá.

La dificultad del juego sí que es un problemilla. Tenemos la opción de jugar en modo fácil o difícil, pero la diferencia principal en el fácil es que nuestra arma tiene un puntero láser. Sin embargo, esto no sirve de mucha ayuda, puesto que las armas que podemos encontrar son un poco grandes y su precisión se basa en disparar a ciegas y esperar lo mejor. Tras recibir un par de tiros ya estamos casi muertos, y los enemigos vienen de todos lados. Además, también hay muchas situaciones en las que los enemigos se van generado indefinidamente hasta que encontremos la zona del nivel con la que debemos interactuar, y a veces podría estar mejor explicado. En otros momentos (cuando volvemos a jugar esa misma situación, por ejemplo), aunque vayamos directamente al lugar en el que tenemos que estar, no podemos interactuar hasta que hayamos derribado a unos cuantos de los malos primero. A veces aparecen justo delante de nosotros, o disparan a uno de los muchos barriles explosivos que nos matan al instante si estamos demasiado cerca. No obstante, nada de esto resulta un gran problema, ya que el juego es increíblemente divertido y no nos va a pasar nada por repetir un par de tiroteos más de los necesarios.

HQ

Sin embargo, lo que sí me parece un error es que, si sales de un nivel antes de terminarlo, siempre te toca empezar desde el principio. Hay puntos de control, pero no funcionan si sales del juego, y tratándose de un acelerado título en realidad virtual que te podría marear un poco después de jugar durante un rato, no me parece muy bien forzar a los jugadores a pasarse un nivel hasta el final. Por suerte, el modo reposo de la consola nos puede ayudar con eso.

Así pues, solo tengo una queja del juego, y es que, de nuevo, es demasiado corto. Es evidente que siempre quieres más cuando te lo estás pasando bien, pero solo hemos tardado unas tres horas y media en completarlo y, como es tan acelerado y divertido, nos ha dejado con ganas de más. Al final, todo lo que hemos podido hacer ha sido volver a jugarlo para conseguir las monedas escondidas de todos los niveles o probar el modo difícil, con el que mueres constantemente... El anterior juego de realidad virtual de nDreams, Phantom: Covert Ops, tenía una duración similar, pero ese título tenía un ritmo totalmente distinto con una dinámica de juego más sigilosa, por lo que, de alguna manera, nos dejó más satisfechos.

Aun así, queda absolutamente claro que jugar a Fracked es una pasada, y está genial que gracias al anuncio de PS VR 2, los esfuerzos de realidad virtual de Sony hayan remontado de nuevo. Para aquellos que tengan una PS5, el sistema es una buena (y económica) forma de echarle un vistazo a la gran inmersión que puede ofrecer la realidad virtual, especialmente con un título tan pulido y completo como Fracked.

08 Gamereactor España
8 / 10
+
Controles fluidos con PS Move, geniales gráficos en PS5, mucha acción
-
Poca duración, los ajustes de dificultad suelen ser frustrantes.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

FrackedScore

Fracked

ANÁLISIS. Autor: Kalle Max Hofmann

En el mundo real, últimamente las cosas han estado yendo 'franckamente' mal, pero en la realidad virtual no podemos 'frackasar'.



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.