Español
Gamereactor
análisis
Frostpunk

Frostpunk

Cuando la humanidad está al borde de la extinción, hay que tomar difíciles decisiones para poder sobrevivir.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ
HQ

Nos encontramos en una versión alternativa del siglo XIX en la que, en vez de ser testigo de la explosión del desarrollo de la civilización, la humanidad se ve obligada a postrarse ante una inmensa edad de hielo. Resguardados alrededor de un generador al abrigo del frío invernal, nuestro grupo de supervivientes necesita carbón para mantener esta fuente de calor encendida, pero en caso de enviar una expedición a por tan valioso material, renunciaremos a destinarlos a la búsqueda de madera, esencial para el refugio. Entonces comencemos de nuevo, esta vez vayamos en busca de madera y carbón. Aunque entonces nos olvidaremos del acero. Busquemos un nuevo enfoque, vayamos a conseguir los tres materiales. Solo que en ese caso el carbón se acabará muy deprisa, y para cuando nos propongamos ir a por más, nuestro equipo comienza a sufrir los mortales estragos del frío, ya que el generador no tiene energía.

Esto es un breve resumen de nuestra primera hora de juego en el mundo de Frostpunk, el nuevo título de 11 bit Studios, un juego de supervivencia que no nos va a llevar de la manita precisamente. No llega al punto de que lo consideremos el Dark Souls de los juegos de estrategia (aunque algunos ya le han puesto esta etiqueta), pero sí que nos exige que no se nos pase ni un solo detalle, ya que como uno de los elementos falle, desequilibrará la compleja balanza que nos separa del desastre, ya sea la comida, el carbón, la salud, el acero o incluso la esperanza.

Veréis, al principio, parece que todo va mal, porque todo va mal. No somos un glorioso y conquistador líder de juegos como Age of Empires, solo somos una persona que intenta mantener a la mayor parte de sus compañeros con vida, y esto nos fuerza a considerar con suma cautela qué hacer en cada momento y qué construir para evitar que el aciago invierno sin fin vaya minando nuestro grupo. Esta labor nos fuerza a tomar difíciles decisiones en cada momento, que en muchos casos suponen una acción tan dura como es el sacrificio.

Publicidad:
Frostpunk

Conforme vayamos jugando, irán apareciendo notificaciones de los ciudadanos, por ejemplo, pidiéndonos que construyamos un cementerio para no dejar los cadáveres de nuestros compañeros fallecidos en la nieve o cuestiones como si le damos el día libre a un chico que ha tenido un accidente en el trabajo. Situaciones desesperadas exigen medidas desesperadas y no siempre podremos decir que sí a todo lo que nos pidan. Aprender a decir que no es clave para conseguir la supervivencia del grupo, especialmente cuando no dispones de los medios para cumplir todos los deseos.

También, como líderes, tendremos a nuestra disposición un Libro de Leyes, que nos ayudará a tomar las decisiones más difíciles, como cubrir la comida de serrín para que dure más o aumentar la duración de los turnos. Algunos lo entenderán, pero a muchos otros se desmoralizarán si tomamos decisiones impopulares. Este equilibrio entre la moralidad y la eficiencia nos generará múltiples dilemas a los largo de Frostpunk y este es el punto especial del juego: elegir entre ser el malo por el bien del grupo y de su supervivencia o mantener el indicador de esperanza en la parte baja de la pantalla (y no el indicador de descontento) sacrificando algunos recursos. Además, encaja muy bien con la ambientación del siglo XIX, tratando temas como el trabajo infantil y los derechos básicos.

También debemos tratar otro tema de suma importancia, la investigación, ya que no podemos depender de las tiendas y los recursos básicos que encontramos cuando nos asentamos en el generador. Si construimos un taller, podremos desarrollar nuevos útiles como balizas para intentar contactar con otros supervivientes, así como buscar formas de mejorar la eficiencia de nuestra colonia. Como el resto de aspectos de juegos, la investigación también requiere valiosos recursos y en ocasiones parecerá que das dos pasos atrás antes de dar un paso adelante. Acaba mereciendo la pena, pues necesitarás llegar a algo más que un grupo de supervivientes luchando por sobrevivir. Al fin y al cabo, el ser humano debe vivir, no sobrevivir.

Publicidad:
Frostpunk

Volviendo por un momento a las balizas, son realmente importantes ya que, a la hora de establecer nuestro asentamiento, tendremos que conseguir reunir cada vez más gente ya que, nada más comenzar el juego, descubrimos que nuestro grupo acaba de separarse de una comunidad de supervivientes mayor. Conseguir la máxima ayuda posible se convierte en una nueva prioridad de una lista que parece no tener fin y es entonces cuando descubrimos un mapa mayor en el que se nos presentan nuevos puntos de interés más allá de nuestro humilde territorio, lo cual suma un nuevo elemento a tener en cuenta.

Quizás lo más importante de Frostpunk es el frío, o mejor dicho, el calor que generamos en medio de todo este frío. Todo en Frostpunk está construido en una red circular que se expande a partir del generador central, ya que este generador (y todos los que vayas construyendo) calientan el área que tienen alrededor en la que entonces se puede construir. Este enfoque único hace que tengamos que ir desarrollando lentamente nuestro "imperio" en función del calor (y por extensión, del combustible) que tengamos, expandiéndolo conforme vayamos pudiendo construir nuevos generadores con mayor energía. Los edificios que no reciben el calor del generador tampoco funcionarán a su máxima eficiencia y pueden acabar teniendo que cerrar, por lo que el primer elemento en nuestra infinita lista de prioridades siempre ha de ser el calor.

Como habréis podido adivinar por el título, al juego lo acompaña una estética Steampunk, ya que, pese a encontrarnos supuestamente en pleno siglo XIX, podremos construir estructuras mecánicas colosales al más emblemático estilo Steampunk, en todo el esplendor que cabría esperar. Esto resulta aún más impresionante si cabe al contemplar las columnas de humo y las enormes y llameantes estructuras que se yerguen entre el hielo y la nieve, y una vez hemos despejado los alrededores, tenemos la sensación de haber triunfado sobre los elementos/ domado/dominado a la naturaleza.

Frostpunk

Por otra parte, en cuanto a la banda sonora no hay mucho que decir, lo cual es un punto a favor. De manera similar a los trabajadores a nuestro cargo, deberemos encargarnos de todas las tareas que tengamos entre manos, con lo que la música carece de demasiados puntos épicos. En lugar de eso, nos proporciona pistas sutiles a través del sonido que nos harán saber cuándo hay asuntos de los que ocuparnos, todo esto siempre acompañado del aullido del viento y la nieve a nuestro alrededor.

La magia y piedra angular de la experiencia la representa la población de nuestro asentamiento; son nuestros ciudadanos los que hacen de Frostpunk algo tan absorbente. Cada una de estas personas tiene su propia vida, responsabilidades, emociones y opiniones; por eso es importante asegurarnos de que todos ellos sobreviven. Al caracterizarlos tan detalladamente, 11 bit Studios se asegura de que dejarles sufrir sea una experiencia dura, e incluso cuando los escuchamos refunfuñar en los cuadros de texto (de fondo), nos duele el hecho de que nunca sabrán lo difícil que es para nosotros ser su líder. Después de todo, nunca fue nuestra intención hacerles daño.

Lo verdaderamente exigente (tanto para el asentamiento como para nuestra paciencia) es el cambio constante de sus necesidades. Por ejemplo, construir campamentos para todos está muy bien, y por lo general mantendrá viva la esperanza, pero no tardarán en exigirnos unas viviendas de mayor calidad, lo cual puede suponer construir barracas sobre las tiendas. Esto nos mantendrá siempre alerta a medida que los problemas continúan surgiendo, con lo que podemos decir que debemos temer al frío, pero no al aburrimiento.

Frostpunk

Como ya habréis podido comprobar, Frostpunk es implacable, y los pequeños errores a menudo pueden llevarnos por una espiral irreversible hacia la decadencia. Por esta razón nos hubiese gustado contar con un tutorial un poco más completo y directo que los breves fragmentos de texto que aparecían en pantalla a medida que íbamos jugando, pues algunos de nuestros primeros fracasos fueron debidos a desconocer que teníamos que implementar ciertas funciones, como el almacenamiento de recursos. Por todo esto, no habría estado de más contar con más indicaciones antes de mandarnos hacia lo desconocido.

Si, pese a todo, el frío logra acabar con nosotros, no siempre tendremos que volver a empezar desde cero. Por ejemplo, en el día 20 del modo básico desbloqueamos nuevas localizaciones, y podremos personalizarlo todo, desde el clima a las exigencias de nuestro pueblo, para que sean más sencillas o más difíciles. No es tarea fácil, desde luego, pero merece la pena considerarlo si sientes que el juego te ha dado un frío recibimiento.

En términos generales, Frostpunk equilibra moralidad y utilidad de manera eficaz, y hace que nos sintamos en la piel de un líder encargado de las más duras decisiones. Nos enfrentamos a las necesidades de todas las personas bajo nuestro control, y la comunidad busca que los guiemos; de nuestras decisiones, incluso cuando no son bien recibidas, depende su supervivencia. En medio de nuestra dura labor de gestión de sus expectativas y nuestros escasos recursos, 11 bit Studios introduce algunos de los temas más impactantes que ya habían explorado en This War of Mine para crear un emocionante juego de estrategia que requiere de nuestra atención constante, pues cada pequeña decisión podría tener consecuencias fatales para nosotros y para nuestro pueblo.

HQ
FrostpunkFrostpunk
08 Gamereactor España
8 / 10
+
Equilibrio muy bien afinado entre todos los sistemas, difícil elección entre la utilidad y la moralidad, gran variedad de decisiones que tomar, enfoque único combinando la estrategia y la supervivencia.
-
Puede ser algo difícil para algunos jugadores, se agradecería tener tutoriales más directos.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

FrostpunkScore

Frostpunk

ANÁLISIS. Autor: Sam Bishop

Cuando la humanidad está al borde de la extinción, hay que tomar difíciles decisiones para poder sobrevivir.



Cargando más contenido