Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Gamereactor
análisis
Ghost of Tsushima: Director's Cut

Análisis de Ghost of Tsushima: Director's Cut

La edición definitiva con la que volvemos a tomar nuestra máscara del Fantasma para reconquistar Tsushima con un aspecto mejorado y explorar la nueva isla de Iki.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ
Ghost of Tsushima: Director's Cut

Hace poco más de un año que firmé el análisis de Ghost of Tsushima, la obra maestra de Sucker Punch que supuso un nuevo techo técnico para la anterior generación de Playstation y todo un broche de oro a su colección de exclusivos. Un juego con una historia soberbia sobre el samurái que abandona su camino para desatar todo su poder contra la invasión mongola a su isla natal.

De aquellas fechas puedo decir sin temor a equivocarme que me encontré ante mi juego del año 2020 y uno de los mejores sandbox que había jugado en mi vida. Por eso, cuando se anunció en julio que llegaría una versión revisada y con una nueva expansión, no dudé en volver a empezar el juego desde cero, volver a sentir toda la aventura de Jin Sakai en mi propia piel, y prepararme para la nueva aventura en la isla de Iki. Pero ¿realmente merece la pena Ghost of Tsushima: Director's Cut?

Ghost of Tsushima: Director's CutGhost of Tsushima: Director's CutGhost of Tsushima: Director's Cut

Hablemos primero de lo ya conocido. El juego base en PS4 ya lucía espectacular en su momento, pero esto son nuevos tiempos y la nueva generación tiene musculo de sobra para obtener una resolución mayor. Ahora podemos observar detalles del entorno o de los objetos con una claridad pasmosa. Hemos recorrido campos de flores que se sentían como verdaderas fotografías, expresiones faciales que manejaban las emociones perfectamente y, en esta ocasión incluso hemos tenido que contenernos para no interrumpir constantemente la partida con el Modo Foto, porque el 'upgrade' da para llenar un buen álbum de fondos de pantalla para el ordenador e inmortalizar las mejores escenas.

HQ

Por si esto fuera poco, en la versión de análisis los tiempos de carga tanto para abrir el juego como para hacer viaje rápido se han quedado en apenas un par de segundos como mucho. Junto a esta mejora gráfica se ha añadido un componente de repetición en los eventos de mundo y bases enemigas de modo que, si por ejemplo nos dejamos objetivos opcionales al liberar una zona y queremos la reputación adicional, o bien queremos repetir aquel duelo tan bueno contra ese enemigo que tanto recordamos, ahora podemos hacerlo sin problema. Un pequeño aliciente para algunos, un poderoso llamamiento a volver a jugar y disfrutar de los momentos más memorables.

También parece que la sincronización labial de los personajes en las cinemáticas ha sido retocada y ya no parece que se adapte solo al idioma inglés, que fue una de las escasas pegas que le pusimos al original. En definitiva, han tomado nota de las quejas y las han corregido.

Ghost of Tsushima: Director's Cut

La isla de Iki, el plato fuerte de la Director's Cut

Y, aunque ya de por sí de esta forma sería un reclamo absoluto para hacerse con ella, el plato fuerte de esta Director's Cut viene con su expansión en la isla de Iki. Los mongoles han invadido la pequeña isla de Iki, al sureste de Tsushima. Pero estos invasores no son como los que hemos encontrado en la isla principal. Ahora siguen a su misterioso líder al que llaman El Águila, una especie de brujo que consigue someter y enloquecer a todo el que se interponga en su camino. Para evitar que esta amenaza llegue a sus costas, Jin emprende un viaje a una isla que por desgracia conoce muy bien, ya que conecta con sucesos traumáticos de su pasado y el de su familia (el clan Sakai), que se forjaron allí.

HQ

Es un viaje de redención y expiación de sus demonios internos, del que no contaremos más para no estropear la experiencia. Eso sí, es uno de los mejores DLC que he podido disfrutar en un título de mundo abierto. No solo por su historia, sino porque trae consigo un montón de nuevos elementos en la jugabilidad, y muchos lugares y adversarios con los que ampliar la historia.

Quizá el que más llama la atención y toma mayor peso es el vínculo con nuestro caballo. Ahora pasa de ser un mero acompañante y medio de transporte a ser un activo importante para la aventura y el combate gracias a la nueva habilidad Carga equina, con la que arrasaremos grupos de enemigos con su potencia. Más adelante incluso podremos hacernos con armadura y alforjas donde almacenar los consumibles y armas arrojadizas que recojamos y nos quepan en el inventario de Jin. Así, al montarnos en nuevo compañero para seguir explorando, repondremos la munición gastada.

Ghost of Tsushima: Director's Cut

Y vamos a necesitar de todas nuestras herramientas y en cantidad, pues uno de los principales problemas con los que nos enfrentaremos en Iki serán los chamanes. A estos misteriosos adversarios se les reconoce por su armadura de color morado y su casco con cuernos. Este nuevo tipo de enemigo con lanza no acude a los enfrentamientos como el resto de mongoles, sino que se quedan en la retaguardia y empiezan a realizar un cántico con el que sus aliados entran en trance y son mucho más peligrosos, subiéndoles el poder de ataque y salud, haciendo que sea muy difícil derrotarlos sin eliminar al chamán primero.

Además de los nuevos enemigos, en la isla de Iki encontraremos nuevos lugares singulares no vistos anteriormente, como por ejemplo los santuarios de animales, donde Jin tendrá que entrar en armonía con los animales venerados de la isla, como ciervos, monos o gatos a través de un pequeño minijuego con la flauta utilizando el giroscopio del Dualsense. Al completarlo obtendremos talismanes con ventajas nuevas, como disparar más flechas de un solo disparo. Para lograr acceder a algunos de estos lugares singulares, se ha añadido un nuevo uso del gancho, con el además de escalar podremos derribar barreras y abrir caminos nuevos.

Ghost of Tsushima: Director's CutGhost of Tsushima: Director's Cut

En la isla de Iki tendremos también los desafíos de arquería, verdaderas pruebas de habilidad con una dificultad para completarlas con la máxima puntuación de forma casi imposible, solo aptas para los mejores samuráis de Tsushima.

Y se ha abierto un poco el abanico del rol, porque ahora también podremos decidir cómo afrontar ciertas situaciones delicadas, ya que en la isla de Iki también hay un sistema de elecciones conversacionales (sencillito, eso sí) con el que podremos incluso evitar enfrentamientos y cumplir una misión de forma pacífica. Se han añadido, además de misiones secundarias y los santuarios, dos nuevos relatos míticos con los que obtener nuevo equipamiento.

En definitiva, Ghost of Tsushima Director's Cut es la versión definitiva y completa de una obra ya de por sí memorable. La aventura de Jin Sakai en su camino del Fantasma nos ha vuelto a atrapar con fuerza e incluso nos ha dejado con ganas de más aventuras. Completar la historia original al completo nos llevó unas 50-55 horas, y ahora la expansión de Iki añade otras 10-12 horas si queremos completarla al 100%, por lo que tenemos historias de samuráis para rato. Tanto si ya jugaste en su momento o si estás pensando en hacerlo por primera vez, esta edición se ha convertido en un verdadero imprescindible ¡Larga vida al Fantasma!

Ghost of Tsushima: Director's Cut
09 Gamereactor España
9 / 10
+
Mejores gráficos, rendimiento mejorado, nuevas mecánicas, una nueva historia.
-
Por pedir, pediríamos más.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Ghost of Tsushima: Director's CutScore

Ghost of Tsushima: Director's Cut

ANÁLISIS. Autor: Alberto Garrido

La edición definitiva con la que volvemos a tomar nuestra máscara del Fantasma para reconquistar Tsushima con un aspecto mejorado y explorar la nueva isla de Iki.



Cargando más contenido