Español
análisis
Ghostrunner

Análisis de Ghostrunner

Quién no ha querido ser un ninja cibernético de pequeño.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Qué boom de cyberpunk estamos viviendo en estos años. Se piense o no que se debe al efecto arrastre de Cyberpunk 2077, que sin haberse estrenado lleva años haciendo ruido, el flujo de juegos con temática tecno-futurista distópica es innegable. De entre todos ellos, llega ahora uno que también ha sido capaz de generar expectativas por el bueno aspecto visual de lo que han enseñado, tanto en gráficos como en gameplay. Es Ghostrunner y por fin hemos tenido la oportunidad de jugarlo para ver si cumple.

Es un juego de acción a espadazos en primera persona con ritmo muy alto y una gran influencia de los movimientos estilo parkour por azoteas y tejados a lo Mirror's Edge. El estudio polaco One More Level ha producido un título de esos que van encaminados a quienes disfrutan de unos combates casi milimétricos y un gameplay perfeccionista.

GhostrunnerGhostrunner

En este mundo, un ghostrunner es un individuo cibernéticamente mejorado que alcanza "el equilibrio perfecto entre carne y código". Toda la gente de este lugar vive en una estructura monstruosa llamada La torre, último refugio frente a un exterior inhabitable. La trama va sobre el intento de Mara de derrocar al líder de este lugar, el Arquitecto, y controlar así a la población.

El objetivo principal en este modo historia es precisamente acabar con Mara y liberar a toda la gente. Pero no es fácil, y eso lo sabe de sobra este ghostrunner porque ya lo intentó una vez y se libró de la muerte por los pelos. Con su tecnología de última generación, su movilidad sobrenatural y una espada afiladísima, debería ser capaz de abrirse camino a base de saltos y tajos hasta el monstruo final. Aunque en este baile de líderes y poder, el guion da algún giro.

Ghostrunner

Para poder salir airoso en este tipo de jugabilidad hay que dominar a la perfección el movimiento y el timing. Sin ambas habilidades es complicado acercarse y atacar a los enemigos adecuadamente. La mitad del tiempo de partida te la pasa maniobrando en escenarios complejos aprovechando habilidades que no tienen los humanos, como sobrevivir a caídas desde mucha altura, saltar distancias considerables y correr por las paredes. Hay que sumar un gancho, muy práctico para alcanzar sitios lejanos. Estos son los movimientos básicos que hay utilizar a gran velocidad y con la precisión que exigen unos escenarios diseñados con escuadra y cartabón.

El único momento en el que paras de correr y saltar de un lado para otro es cuando se cruza un enemigo por el camino.

En combate, lo más importante es el timing. No es como un plataformas en el que basta esperar a que se alinee el escenario para hacer el movimiento. En Ghostrunner, si no aciertas al milisegundo, mueres. A los enemigos les da igual que tú seas rápido y mortal, aciertan contra ti si no esquivas lo que te lanzan, lo que lleva de nuevo a la movilidad. Con esa verticalidad y esa diferencia de velocidad sería de esperar que fallaran y no tener que vérselas cara a cara tantas veces, pero no es así.

La combinación de todos estos elementos provoca que, al final, la partida dependa mucho de las rachas. Seguir adelante sin recibir un solo toque se consigue mucho mejor cuando se utilizan con acierto los extras como son ralentizar el tiempo, devolver disparos, parpadear para no recibir daño o incluso manipular sus mentes para que se ataquen entre ellos. Cualquier cosa vale para no recibir un golpe, morir y tener que volver a empezar. Insisto, no es un juego fácil.

GhostrunnerGhostrunner

Otro punto fuerte es la variedad de enemigos que el estudio ha puesto a las órdenes de Mara. Sus blasters, espadas y escudos obligar a plantear cada acción de forma distinta, pues por mucho que ellos también mueran de un toque, antes hay que aprenderse su rutina y saber cómo encararles. Un planteamiento que va a más a la hora de enfrentarse a los jefes (que son solo tres, y no cuento nada más de ellos), porque son test duro a todo lo que has aprendido antes. Con todas las veces que mueres en esta aventura, cuando por fin te sale bien un duelo es como para celebrarlo. Lo más curioso es que puede que en 45 segundos lo tengas listo, pero antes habrá que madurarlo mucho más.

Además del placer de terminar la historia principal, en Ghostrunner también puedes dar unos paseos extra en busca de coleccionables que están presentes por los niveles. Las recompensas van de skins para la espada a fragmentos narrativos para saber un poco más acerca de este mundo. Pero también se puede invertir tiempo en conseguir kits de mejora que se aplican en puntos concretos, a partir de una especie de placa base. Lo han presentado como una especie de puzle en el que solo encajan las piezas que van en su sitio, es decir, que no basta con acumular sin más.

Si bien todos esos elementos ya mencionados consiguen que el juego sea divertido, para mi lo que es crema es el diseño de niveles. Puede que la impresión general es que todo se parece mucho, pues en una oscura distopía cyberpunk el repertorio estético se puede quedar corto, pero la colocación de los edificios y los enemigos es perfecta. Si se hace bien, es como si te llevara sobre raíles, pero en realidad eres tú el que debe dirigir al ghostrunner por ese camino, rectificando y acelerando en el momento preciso. Llegar a aguantar dos o tres minutos sin morir es una experiencia intensa, de las más energizantes de este año. Te hace sentir como un superhéroe y olvidarte de los límites humanos.

Ghostrunner

También tiene sus fallos. El más chungo (seguro que se te ha venido a la cabeza), es cuando te atascas en un punto y mueres por 25ª vez, porque crea una sensación de impotencia y rabia que dan ganas de hacer cualquier cosa. Además, no hay nada más que hacer que complicarlo de forma lineal y llegar hasta el final; solo invita a volver a rejugarlo si alguien quiere sacar rachas más largas aprendiéndose los fragmentos. Son unas cinco horas de partida y ya está; le hubiera venido algún tipo de cambio, aunque sea a "peor" como muerte permanente.

Me lo he pasado bien con Ghostrunner y con lo que propone. Los movimientos a toda velocidad, con precisión y timing milimétrico, y su sistema de combate a vida o muerte forman una combinación de gameplay exigente pero satisfactoria. El mayor problema es que, una vez que se acaba, no hay mucho más que hacer, así que se puede hacer corto. Pero el rato que hayas pasado habrá ido como la seda. No me imaginaba que la vida de un ninja cibernético fuera así de cruel.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
GhostrunnerGhostrunner
08 Gamereactor España
8 / 10
+
Muy buena movilidad. Un diseño de niveles brillante. Mecánicas perfectamente hilvanadas.
-
Limitado en oferta de contenido y no invita a rejugarlo.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

GhostrunnerScore

Ghostrunner

ANÁLISIS. Autor: Ben Lyons

Quién no ha querido ser un ninja cibernético de pequeño.

Hoy en GR Live - Ghostrunner

Hoy en GR Live - Ghostrunner

NOTICIA. Autor: Kieran Harris

Acompañando al análisis de este juego de acción y precisión total, una demostración en directo de lo que es morir sin parar.



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.