Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
análisis
God Eater 3

Análisis de God Eater 3

En God Eater 3 hay una propuesta variada de ingredientes que se canibalizan entre sí.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

La terminología de God Eater 3 es un mundo, tanto que hasta resulta un poco complicado explicárselo a quienes no lo conocen o no han visto al menos unos vídeos. Esta saga narra un conflicto desigual entre la raza humana, débil, y una forma de vida superior. Células que actúan por cuenta propia descomponiendo cualquier cosa que tocan han invadido la Tierra, esparciendo cenizas venenosas por toda la superficie, por lo que queda de un mundo que está muriendo.

Son células metamórficas, que pueden combinarse entre sí para formar criaturas enormes e imposibles de combatir por un humano. ¿Cómo acabar con algo que ni siquiera puedes tocar? Los últimos habitantes del planeta han logrado descubrir la respuesta, que pasa por pagar un carísimo precio de contraataque. Los llamados AGE (Adaptative God Eaters) son el resultado de unos experimentos inhumanos. Una unidad de la élite de la que forma parte nuestro personaje.

God Eater 3God Eater 3

Aunque los AGE hacen un sacrificio muy grande, desde el principio queda bien claro cómo les miran el resto de mortales. God Eater 3 cuenta la historia clásica del héroe que va más allá del resto y tiene en sus manos el destino de los mortales. Pero, por desgracia, el juego no se preocupa mucho de desarrollar esta trama, y apenas hay un puñado de secuencias de historia entremezcladas con unas 25 o 30 horas de gameplay.

Las partidas están prácticamente ausentes de relato porque se guían por ese diseño de misiones antiguo que importó de esos Monster Hunter a los que trata de hacer la competencia. Solo hay un tipo de misión al que se le van aplicando pequeñas variantes, y que se juega siempre de forma lineal y por tiempo limitado. Por mucho que sepamos que detrás de estas batallas hay una historia muy dura y crucial, todo nos empuja a seguir matando y matando monstruos gigantes, los Aragami, sin saber más detalles del por qué.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

La campaña principal se ve interrumpida de vez en cuando por misiones de caza aleatorias. Es bastante cansino tener que ceñirte a este ritmo de juego y no poder escoger seguir avanzando en la historia principal. Por otro lado, toda la experiencia queda marcada por el hecho de que no hay progresión narrativa hasta que se completa cada set de escenarios. Es como si el estudio no hubiera encontrado la forma de ordenar los elementos de forma coherente, y por eso carece de tensión y significado, o no consigue ofrecerlos en grandes cantidades. Son fragmentos de gameplay y de historia mal mezclados que pueden decepcionar hasta a los fans.

No es que los aficionados de God Eater se vayan a sorprender de que la trama quede en segundo plano, siempre ha sido así. Al final todo se reduce en aparecer en uno de los diez mapas y matar a las bestias asignadas de forma aleatoria. Hay sitios con recursos predeterminados, una cuenta atrás que mete prisa y unas recompensas que hacen lo propio si queremos mejorar el arsenal.

God Eater 3God Eater 3

Por suerte, este mal rollo entre humanos y AGE no se transforma en una guerra terrícola. Los Aragami son el único enemigo a batir, bestias con patrones de comportamiento definidos a las que hay que golpear en partes del cuerpo determinadas y en puntos débiles para que vayan cayendo poco a poco. Una de las novedades de esta entrega son los Ash Aragami, que han ganado una ventaja que hasta la fecha era solo propia de nuestros personajes: el aprendizaje. Así que su evolución durante la batalla es variable, con estados de furia temerosos.

Más allá de esta novedad, estamos ante el mismo juego de 2016 en términos jugables, porque poca cosa han hecho para mejorar la experiencia. Hay unos cuantos tipos de armas nuevas, como las espadas dobles y el láser, y algún sistema de combate adicional para ganar potencia extra en determinadas fases de la lucha. God Eater 3 gana así un poquito de profundidad, pero no cambia la forma de afrontar el combate. En la fabricación sí parecía que iba a tirar más y lo que nos hemos encontrado es mucho potencial desaprovechado, porque por mucha separación de elementos que ofrezca, al final de poco sirve esforzarse porque apenas hay diferencias entre usar un arma u otra.

God Eater 3God Eater 3

Técnicamente sí nos ha dejado satisfechos. El juego corre muy bien en una PS4 Pro, la plataforma que hemos utilizado. Es un estilo muy anime que persigue el espectáculo y la exageración por encima de todo. También hay que agradecer el trabajo de localización, con doblaje de voces al inglés y opción de dejarlas en japonés. Pero de poco sirve cuando tenemos a un tipo más callado que Link de The Legend of Zelda cuando está conversando y muy gritón en plena batalla. Tanto que decidimos quitar estos efectos de sonido. Tampoco es agradable el diseño de menús, algo que esperábamos arreglado a estas alturas.

La lista de réplicas a Monster Hunter es larga, pero con el tiempo God Eater (junto a Toukiden) se convirtió en la alternativa más capaz y con mejor acogida. Sin embargo, Capcom ha dado una buena vuelta al género con Monster Hunter: World, dejando todas estas copias muy, muy rezagadas en todos los aspectos. God Eater 3 está bien producido y acabado, pero solo aporta innovaciones menores respecto a su predecesor y es aún más rígido y confuso en estructura y diseño interior. Se ha quedado atrás en esta carrera de cazamonstruos por equipos.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
God Eater 3God Eater 3
06 Gamereactor España
6 / 10
+
Cacerías de monstruos con combates vibrantes, intensos y duros. Pequeñas innovaciones para agregar profundidad. La banda sonora.
-
Los menús e inventario. Estructura lineal y atascada que rompe el ritmo. Gameplay y trama totalmente desligadas. Crafteo desaprovechado.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países