Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Gamereactor
avances
Grow: Song of the Evertree

Grow: Song of the Evertree - Impresiones con la beta

Una aventura de exploración y agricultura para todos los públicos. ¿Crecerá fuerte como un roble?

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

Durante los últimos días he tenido acceso anticipado al nuevo título de Prideful Sloth, pequeño estudio australiano más conocido por haber desarrollado Yonder: The Cloud Catcher Chronicles. Ya en aquel juego se aprecian muchos de los aspectos que después he podido descubrir en Grow: Song of the Evertree, como el mundo semiabierto y los aspectos de la elaboración y el crafteo, además de similares modelos de personajes o la interfaz. Parece que en este Grow los australianos han querido llevar más allá todas estas facetas y añadir de paso algunas nuevas. Pero, ¿qué podemos esperar de este Grow: Song of the Evertree?

El concepto de la historia me pareció de primeras algo lioso, pero con el tiempo fui dándome cuenta que no es el punto fuerte de la aventura. Por resumir, en la tierra de Alaria se encuentra el Árbol Eterno, de donde fluye la magia (o Myora en el juego) y gracias a ella el mundo prosperó y la gente vivió en armonía con él. La magia nacía del árbol si se extendía gracias a la Canción (el poder de controlar la Myora) cantada por los alquimistas, guardianes del árbol. Pero con el tiempo, los alquimistas fueron perdiendo el interés por cuidar la naturaleza y actuando más por su propio beneficio, lo que provocó la llegada del Marchitamiento, una fuerza oscura representada con enormes ramas de espino que ahogaron al árbol y casi lo hicieron desaparecer. Con la huida de estos guardianes, solo quedamos nosotros, el último de ellos, con la firme determinación de restaurar el equilibrio en el universo.

Grow: Song of the EvertreeGrow: Song of the EvertreeGrow: Song of the Evertree

Podemos crearnos un personaje a nuestro gusto, eligiendo su complexión, vestidos, accesorios iniciales. Un punto a favor del creador de personajes es que nos permite elegir nuestro género entre masculino, femenino o no-binario. Opciones que se agradecen para aportar la diversidad a un título enfocado a jugadores jóvenes. Tras despertar nos reciben Guía y Alambicus, un libro y un caldero que han ejercido de padres para nosotros y que nos ayudarán con nuestra misión. El primero nos mostrará el árbol de habilidades de la alquimia, con la que extraer las esencias de los objetos que vamos recogiendo para transformarlos en otros distintos. Guía, por el contrario, es nuestro diario de misiones, que se encarga de marcarnos los objetivos y recoger las recompensas de cada éxito. Tendremos también una montura con la que movernos por el mundo (aunque al poco tiempo desbloquearemos puertas de viaje rápido también). Se trata de un ser fantástico al que podremos renombrar como queramos (nos salió como primera opción Kazumi, y así lo llamaremos en adelante).

Nuestra misión es recomponer el árbol, de modo que cogemos la última semilla de mundo y volando con Kazumi aterrizamos en la rama donde la plantamos. Al instante se crea una plataforma de tierra que tendremos que cuidar como si de un jardín se tratara, utilizando las herramientas de las que disponemos, como hachas, mazo, semillero y regadera. Este estilo nos recordó inmediatamente a juegos como Harvest Moon o el más reciente Animal Crossing; New Horizons. Se nota que hay mucha influencia de otros títulos en Grow, pero el simulador de vida en la isla de Nintendo ha sido una inspiración clara tanto en las acciones del personaje como en la construcción de la que más tarde hablaremos. Limpiando los rastrojos de Marchitamiento adecentamos el terreno eliminando desechos y plantando semillas vegetales, que al cantarles la Canción, vuelve a fluir la vida y la Myora, y así completamos la misión.

Al volver a la casa de la Alquimia, nos despertamos al día siguiente y volvemos al jardín, para seguir haciendo crecer las plantas y árboles y limpiar los restos de marchitamiento que hayan brotado de nuevo. Tras un par de días realizando estas labores, parece que al fin podemos activar una extraña piedra que hay frente a la casa de alquimia, y al hacerlo mediante la Canción se nos abre el bloqueo de espinos a un nuevo distrito de la ciudad, Barrios de la Pradera. En esta nueva zona nuestro objetivo principal parece ser restaurar el muelle de aterrizaje de aeronaves, para que nuevos habitantes regresen a colonizar el lugar. Estas misiones de construcción y restauración la llevan a cabo los Eternos, una especie de seres similares a conejos con cornamenta de ciervo que parecen estar en armonía con el Árbol.

Grow: Song of the EvertreeGrow: Song of the EvertreeGrow: Song of the Evertree

Y no solo tendremos que restaurar el Árbol Eterno, también tendremos que extraer las Esencias con las que ir moldeando Alaria, la tierra que habitamos, y volver a reconstruir la ciudad para que la gente vuelva a habitarla. Los viajeros poco a poco irán llegando, y tendremos que indagar en sus gustos y carácter, y buscarles una vivienda y una ocupación con la que se sientan realizados y decidan establecerse de forma permanente y así hacer prosperar el asentamiento. Hay un planificador de construcción en el que utilizamos los recursos obtenidos en el cuidado de los jardines creados en el Árbol, con el que podemos elegir la vivienda o el negocio que queramos disponer sobre el terreno y asignarle los habitantes para que vivan y trabajen en él. Y esto es solo una parte de la gran variedad de encargos que nos dará Guía para hacer prosperar Alaria. Aunque muchos son bastante típicos (como recoger un número del mismo objeto, o capturar tal cantidad de peces con la caña), aportan más interés por la exploración del terreno.

Y así, poco a poco y semilla de mundo a semilla de mundo florecida, vamos haciendo que la Myora se extienda y abriendo poco a poco los distintos distritos de la ciudad que antes estaban bloqueados por el Marchitamiento. No hay combate, todo el juego se desarrolla con una paz placentera, que va acorde al estilo visual del mundo: Formas suavizadas, animales y plantas bonitas. Aún está en las últimas fases de desarrollo, por lo que esperemos en la versión final no aparezcan algunos bugs que he encontrado (uno lo bastante grave como para impedir avanzar en la trama, y obligarme a empezar una nueva partida tras varias horas).

Grow: Song of the EvertreeGrow: Song of the Evertree

Grow: Song of the Evertree se constata en sus primeras horas como una experiencia calmada y tranquila con la que los más pequeños pueden acercarse al estilo de mundo abierto y los simuladores de granja y gestión. El juego se estrena el 16 de noviembre y Prideful Sloth parece continuar con su estilo de juego fiel a la exploración y a mecánicas sencillas con las que ir abriendo el mundo.

Grow: Song of the EvertreeGrow: Song of the EvertreeGrow: Song of the EvertreeGrow: Song of the Evertree

Contenido relacionado



Cargando más contenido