Gamereactor follow Gamereactor / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands / 中國
Gamereactor Close White
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
artículos
Hearthstone: Heroes of Warcraft

Guía Heroica Hearthstone: Montaña Roca Negra Parte 2

Pasamos de la sartén al cazo en el Núcleo de Magma, con algunos de los jefes más difíciles de este título de cartas CCG de Blizzard.

Facebook
TwitterRedditGoogle-Plus

Si no lo habéis hecho ya, os sugerimos que le echéis un vistazo a la Parte 1 de la Guía... ¿Que ya lo habéis hecho? Perfecto, sigamos pues.

Si la situación no era, de por sí, lo bastante dramática con la primera parte de la Montaña Roca Negra, desde luego en esta segunda parte las cosas no hacen más que empeorar. Puesto que el tema principal de Roca Negra es el fuego, lógicamente eso será en lo que se centrarán los tres jefes principales a los que os enfrentaréis y, para vencerlos, tendréis que utilizar estrategias imaginativas y confiar en la suerte. Debajo de estas líneas, podréis encontrar las mejores tácticas y algunos mazos baratos que podéis utilizar para enfrentaros a cada jefe, aunque os recomendamos encarecidamente que añadáis vuestras propias mejoras.

Núcleo de Magma

Hearthstone: Heroes of Warcraft

Garr

Blizzard sigo encontrando formas cada vez más creativas de poner a prueba al usuario y Garr es, sin duda alguna, el mejor ejemplo de esa creatividad tan perversa. Garr empieza la batalla con 45 puntos de vida y siete esbirros Jurafuegos en el tablero. Su habilidad, Pulso de Magma, cuesta 1 de maná y daña a todos los esbirros con 1 de daño. Además, Garr utiliza siempre su habilidad al principio de turno, sin excepción. No obstante, lo que hace que esta batalla sea tan difícil son los Jurafuegos que, al morir, hacen 3 de daño al jugador por cada Jurafuego muerto en ese turno. Ello implica que si todos mueren al mismo tiempo (y eso puede ocurrir en el quinto turno, como muy pronto), podríais llegar a sufrir 147 de daño (el número se multiplica, así que cada uno de los siete os hará 21 de daño, CADA UNO DE ELLOS).

Estrategia: la estrategia para derrotar a Garr es bastante sencilla, tenéis que neutralizar a los Jurafuegos, y la mejor forma de hacerlo es una carta de Sacerdote llamada Disipación en masa. Si conseguís usar esta carta en el cuarto turno, no solo habréis neutralizado a los Jurafuegos, sino que también impediréis que Garr despliegue más esbirros hasta que mueran, con lo que ganaréis un tiempo muy valioso. El Sacerdote, por otro lado, es una buena elección porque puede curar a sus propios esbirros, que tendréis que elegir según los beneficios que puedan daros cuando se les haga daño (como el Rabioso Gurubashi).

Mazo (Sacerdote): Punición Sagrada (2), Visión Mental (2), Palabra de poder: escudo (2), Clériga de Villanorte (2), Zombi Destripado (2), Espíritu Divino (2), Palabra de sombras: dolor (2), Lechuza Picoférreo (2), Huevo Nerubiano (2), Huargen Enfurecido (2), Sombra de Naxxramas (2), Disipación en masa (2), Feugen (1), Parroquiano Sombrío (2), Rabioso Gurubashi (2), Stalagg (1)

Hearthstone: Heroes of Warcraft

Barón Geddon

Lo cierto es que esta es una batalla difícil de ganar, pero no os rindáis: con el tiempo lograréis salir victoriosos. Para empezar, Geddon comienza la partida con 50 de salud y 50 de armadura, lo que hace que tenga 100 de vida. Además, si no gastáis todos los cristales de maná en vuestro turno, la habilidad del Barón, Ignición de Maná, os hará 10 de daño. Por último, Geddon puede colocar varias bombas en vuestros esbirros, lo que los hace explotar en el próximo turno del Barón, con el resultado de 10 de daño para vosotros y para vuestros propios esbirros.

Estrategia: Para sobreponeros a este desafío, tendréis que evitar dos cosas. En primer lugar, no podéis darle a Geddon una excusa para que utilice su habilidad y, en segundo, tendréis que evitar que vuestros esbirros exploten. Evidentemente, para consumir todo vuestro maná durante vuestro turno, vais a necesitar cartas, muchas cartas, y nadie puede ayudaros en esto más que el Brujo. En cuanto a los esbirros con bombas, o bien los matáis durante vuestro turno (con hechizos o enviándoselo al enemigo), o bien los silenciáis, o los traéis de vuelta a vuestra mano. Otra buena alternativa es utilizar esbirros que no puedan convertirse en objetivos para los hechizos, como el Caballero Espectral o la Sombra de Naxxramas.

Mazo (Brujo): Espiral Mortal (2), Gnomo paria (2), Enterrador (2), Abisario (2), Zombi Destripado (2), Drenar vida (2), Descarga de las Sombras (2), Jefe de la banda de diablillos (2), Sombra de Naxxramas (2), Llamas Infernales (1), Alma gemebunda (2), Sanabot antiguo (2), Feugen (1), Eructador de lodo (2), Caballero Espectral (2), Stalagg (1), Mayordomo Executus (1)

Hearthstone: Heroes of Warcraft

Mayordomo Executus (Ragnaros, Señor del Fuego)

Si pensasteis que el Barón Geddon era difícil, preparaos para algo más de dolor (y caloret) en esta doble batalla. En primer lugar, tendréis que vencer al Mayordomo Executus, que empieza con 30 de vida y 15 de armadura y cuya habilidad le permite invocar a un esbirro 3/3 por dos cristales de maná. Cuando lo venzáis (si es que lo conseguís), os encontraréis cara a cara con el mismísimo Ragnaros, el Señor del Fuego, que tiene 30 de vida y 30 de armadura. Su habilidad le permite infligir 8 puntos de daño a dos enemigos aleatorios y la guinda del pastel es que todo su mazo está repleto de Gigantes fundidos, es decir, esbirros 8/8 cuyo coste varía en función de la salud del enemigo. De hecho, en una ocasión, vimos como el Mayordomo jugaba a cuatro Gigantes fundidos en un solo turno. Aterrador.

Estrategia: Para salir victorioso de este reto, tendréis que prepararos bien la partida para poder vencer al Mayordomo y a Ragnaros en los menos turnos posibles. Por eso, primero necesitaréis controlar el tablero tanto como sea posible (algo harto difícil por la habilidad del Mayordomo); después tendréis que reforzarlo con esbirros poderosos o que tengan bonificaciones, para poder hacerle un montón de daño al Mayordomo y, entonces y solo entonces, enfrentaros a Ragnaros. Por cierto, un pequeño secreto: parece que si tenéis en vuestro poder la carta de Brujo, Terror de fatalidad, durante la batalla contra el Mayordomo, Ragnaros no podrá ser invocado (es más bien un truco ilegal, pero, tranquilos, no nos chivaremos).

Mazo (Paladín): Bendición de poderío (2), Bendición de sabiduría (2), Igualdad (2), Sombra de Naxxramas (2), Pacificador Aldor (2), Espadas danzantes (2), Campeón de Veraplata (2), Consagración (2), Martillo de cólera (2), Bendición de reyes (2), Sanabot Antiguo (2), Eructador de lodo (2) Campeón bendito (2), Feugen (1), Stalagg (1), Kel'thuzad (1), Emperador Thaurissan (1)