Español
artículos

Guía Xbox Series S: Todo lo que debes saber

¿En qué se diferencia de Xbox Series X? ¿Cuánto cuesta? ¿Sirven todos los juegos? ¿Qué resolución ofrece?

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Microsoft solo quería hablar de Xbox Series X pero el mundo estaba empeñado en saber que había otra consola más, un modelo distinto y más modesto que iba a acompañarla en la nueva generación. Por fin llegó, hace solo unos meses, la hora de Xbox Series S. La confusión con los nombres está servida, pues solo quienes llevan siguiendo la marca desde hace años entiende de dónde vienen los conceptos S y X. Para que a ti no te ocurra igual, hemos creado este artículo con todo lo que debes saber sobre Xbox Series S y, sobre todo, cuáles son las diferencias más importantes, su capacidad de procesamiento y su almacenamiento.

Guía Xbox Series S: Todo lo que debes saber

Especificaciones

CPU: 8 núcleos a 3,8 GHz (3,4 GHz con SMT) y AMD Zen 7 nm personalizada.
GPU: 20 CU a 1.565 GHz con RDNA 2 personalizada (aproximadamente 4 teraflops).
RAM: GDDR6 de 10 GB. (8GB a 224 GB/s, 2GB a 56 GB/s.)
Almacenamiento: SSD NVMe personalizado de 512 TB, solo 361,6 GB para uso libre.
Unidad de disco óptico: No.
HDMI: Un puerto HDMI 2.1.
USB: 3 puertos USB 3.1 Gen 1.
Red inalámbrica: Banda dual de 802.11ac.
Ethernet: 802.3 10/100/1000

Por definición, todo lo que trae XSS es más pequeño o más flojo que XSX, ya que esos 4 TFLOP de capacidad de cómputo crudo son un tercio de lo que consigue la hermana mayor. Han dicho que esta diferencia, por norma general, va a afectar solo a la resolución de imagen, que pasa de un estándar de 4K a 1440, pero también hay otras consideraciones como la activación del Ray-Tracing, como se verá más adelante en su lista de juegos. El tiempo dirá hasta dónde van a llegar los ingenieros con este hardware que sí es de nueva generación, pero de gama inferior.

Otro aspecto básico en que se trata de un modelo solo digital, es decir, sin unidad de lectura de discos Ultra HD Blu-ray. Esto afecta al presente, pues no se puede comprar juegos o películas en formato físico, y también a la retrocompatibilidad. Por tanto, todo debe ir instalado en su disco sólido SSD, que es bastante pequeño, o en una memoria externa.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Quick Resume

Aunque no sea lo más nuevo, pues ya existe en PC, incluir un SSD en vez de un HDD en una consola lo cambia todo y no solo estamos hablando de la reducción de tiempos de carga. También afecta al propio arranque del sistema operativo o de las aplicaciones y juegos, y eso lo ha aprovechado Microsoft para crear su función Quick Resume. Permite mantener en suspensión hasta cinco juegos distintos mientras haces cualquier otra cosa y volver después a cualquiera de ellos tal y por donde se quedó en pausa en cuestión de segundos. Es más, funciona hasta si se apaga la consola, no solo si se suspende.

Digamos que un amigo te invita a unirte a su equipo de Gears 5 mientras estás jugando a Assassin's Creed Valhalla. En Xbox One, el sistema te va a pedir que dejes tu partida y lances el shooter de The Coalition, que tardará sus buenos minutos en arrancar, entrar al menú principal, después al multijugador y, por último, a la partida. ¡Qué tostón! Pues con Quick Resume, además de dejar Assassin's por donde lo llevabas para retomarlo en cuanto te canses de pegar tiros, si habías estado dándole antes a Gears 5, te llevará a él en cuestión de segundos.

Guía Xbox Series S: Todo lo que debes saber

Almacenamiento externo

Xbox Series S incluye un SSD de 512 GB, pero como el sistema operativo es bien pesado, el usuario solo dispone de 361,6 GB libres desde el momento de arrancar la máquina. Con juegos como Call of Duty: Modern Warfare y Red Dead Redemption 2, se llenará muy rápido, y a saber cómo de grandes vienen las novedades. Al menos, esta vez algunos estudios están trabajando para que sus títulos funcionen por partes y no falta instalarlo todo. Lo "positivo" de su potencia limitada es que requerirá texturas a resolución 4K y de ahí se puede restar un montón de espacio ocupado.

Por otro lado, la consola es compatible con discos duros tradicionales, solo para juegos antiguos. En caso de instalar versiones viejas en el HDD, se pierden las ventajas de velocidad, pero sale mucho más barato.

Sin embargo, los juegos nativos de Xbox Series solo pueden ir en el SSD, y si se llena el que viene, hay que comprar una expansión. Microsoft y Seagate han creado un formato propietario, unas tarjetas de memoria de 1 TB únicas que sale a 239,99 euros, que es 80% del precio de la propia máquina.

Precio

Esa reducción de calidades implica que Xbox Series S es más barata que XSX. El precio de lanzamiento recomendado son 299 euros, e incluye un mando y ningún juego. En algunos países (España no en el momento del lanzamiento), se puede financiar mediante el programa Xbox All Access. Este formato incluye la consola junto a 24 meses de suscripción a Xbox Game Pass Ultimate (que integra Xbox Live Gold y el propio servicio de suscripción Game Pass que permite disfrutar de cientos de títulos en PC, Xbox One, Xbox Series y en dispositivos Android por streaming) por 24,99 € al mes. Garantiza el acceso a un catálogo de más de 150 títulos, entre ellos los estrenos de Microsoft.

Guía Xbox Series S: Todo lo que debes saber

Juegos de lanzamiento

Son 32 los juegos para Xbox Series S los que estarán disponibles el día de lanzamiento. De todos ellos hay versión hermana Xbox One, pero si están en esta lista significa que están optimizados para sacar más rendimiento a la nuevo generación y no funcionan por mera retrocompatibilidad.

En cuanto a las anotaciones de resolución y fotogramas por segundo, hay que mencionar que algunos estudios se han puesto con esta versión a última hora y aún siguen optimizando, por lo que podría variar.


  • Assassin's Creed Valhalla (análisis Gamereactor) (Smart Delivery) en 1440p y a 60 FPS

  • Borderlands 3 (Smart Delivery) 1440p 4K y a 60 FPS

  • Bright Memory 1.0

  • Cuisine Royale (Smart Delivery)

  • Dead by Daylight (Xbox Game Pass + Smart Delivery) en 1080p y a 60 FPS

  • Devil May Cry 5: Special Edition (análisis Gamereactor) en 1440p y a 120 FPS

  • Dirt 5 (Smart Delivery) con tres modos diferentes (en 1440p y a 60 FPS sin limitar, 1440p 4K dinámico y a 60 FPS, y a 120 FPS en una resolución no especificada todavía

  • Enlisted en 1440p y a 60 FPS

  • Evergate

  • The Falconeer (Smart Delivery) en 1080p y a 120 FPS o en 1800p y a 60 FPS

  • Fortnite

  • Forza Horizon 4 (Xbox Game Pass + Smart Delivery) en 1440p y a 60 FPS

  • Gears 5 (Xbox Game Pass + Smart Delivery) en 1440p y a 60 FPS/120 FPS en el modo Versus

  • Gears Tactics (análisis Gamereactor) (Xbox Game Pass + Smart Delivery) en 1440p y a 60 FPS

  • Grounded (Xbox Game Pass + Smart Delivery) 1440p 4K y a 60 FPS

  • King Oddball (Smart Delivery) en 1440p y a 60 FPS o en una resolución inferior y a 120 FPS

  • Maneater (Smart Delivery)

  • Manifold Garden (Smart Delivery) en 1440p y a 60 FPS

  • NBA 2K21

  • No Man's Sky (Smart Delivery) en "alta calidad" a 30 FPS o "menor resolución" y a 60 FPS

  • Observer: System Redux en 1440p y a 60 FPS

  • Ori and the Will of the Wisps (Xbox Game Pass + Smart Delivery) en 1440p y a 60 FPS

  • Planet Coaster (Smart Delivery)

  • Sea of Thieves (Xbox Game Pass + Smart Delivery) en 1080p y a 60 FPS

  • Tetris Effect: Connected (Xbox Game Pass + Smart Delivery) 1440p 4K y a 60 FPS

  • The Touryst (Xbox Game Pass + Smart Delivery) en 1440p y a 60 FPS

  • War Thunder (Smart Delivery) en 1440p y a 60 FPS

  • Warhammer: Chaosbane Slayer Edition en 1440p y a 60 FPS

  • Watch Dogs: Legion (Smart Delivery) en 1080p dinámico a 30 FPS

  • WRC 9 FIA World Rally Championship (Smart Delivery) en 1440p y a 60 FPS

  • Yakuza: Like a Dragon (Smart Delivery) en 1440p y a 30 FPS o en 900p y a 60 FPS

  • Yes, Your Grace (Smart Delivery)

Smart Delivery

Esta es probablemente la cualidad más citada por Microsoft y significa que puedes tener tus juegos de Xbox One en Xbox Series y viceversa comprándolos solo una vez. El juego está asociado a tu usuario y solo hay que descargarlo en la consola de tu propiedad.

Retrocompatibilidad

Todo juego que funcione en Xbox One, ya sean los suyos propios o lo que ha recibido de Xbox 360 y Xbox vía su propia retrocompatibilidad, son a su vez retrocompatibles en Xbox Series. Por decirlo de otro modo, la pequeña XSS es también una Xbox One mejorada, así que su catálogo de lanzamiento es inmenso. Siempre y cuando los tengas en digital, porque no tiene lector para aceptar los discos.

Como mencionábamos en la parte de almacenamiento, además los juegos viejos se pueden beneficiar de su potencia si están instalados en el SSD. Aunque esta consola no pueda reescalarlos visualmente tanto como Series X, puedes contar con reducción de tiempos de carga, mejora del filtrado de texturas, framerate más consistente y elevado y la inclusión de imagen HDR en juegos que ni siquiera lo tenían.

Esta filosofía de beneficiar al consumidor también aplica a los accesorios. Todos los productos con licencia oficial Microsoft que hayan funcionado en la generación vía puerto USB o minijack 3.5 se podrán seguir usando en Xbox Series X. Lo que le falta es el conector óptico, y es que no lo trae, pero ya hay compañías como Astro, Steelseries o Turtle Beach que están trabajando en adaptaciones para que no tengan que deshacerte tan pronto de tus periféricos.

Guía Xbox Series S: Todo lo que debes saber

El mando nuevo

Xbox Series S acepta el mando de Xbox One, pero viene con su mando nuevo, que cuenta con unos cuantos cambios muy acertados y un par de ellos saltan a la vista en cuanto lo coges. Para empezar, hay un nuevo botón situado en el centro del mando que Microsoft ha incluido tras ver el DualShock 4, y ha añadido también un botón Share que simplifica todo el procedimiento a la hora de hacer capturas y grabaciones de pantalla. La configuración por defecto hace que captures la pantalla al pulsarlo una vez y que la grabe al mantenerlo pulsado.

La cruceta también es nueva. Se trata de lo que se puede denominar como un híbrido entre el d-pad tradicional y un diseño con la disposición más circular, lo que facilita que se pueda alternar entre títulos que solo utilicen las cuatro direcciones y otros que, en cambio, incluyan las diagonales.

En cuanto al tamaño, el mando de Xbox Series S y X es un poquito más pequeño que su predecesor y cuenta con unas formas más redondeadas, además de haber reducido y redondeado también las partes que se encuentran alrededor de los gatillos, que, por cierto, ahora son rugosos. Para funcionar requiere de dos pilas AA o comprar una batería por tu cuenta. Por cierto, este es en color blanco mientras que el de la consola superior es en negro.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Tamaño

Con todo (lo mal) que se estaba hablando de las consolas de nueva generación por sus dimensiones, al menos aquí hay una que es justo todo lo contrario. Xbox Series S es pequeña y compacta, con sus 27,5 cm. de altura, sus 6,5 cm. de largo y sus 15,1 cm. de ancho. También con forma de torre, es prácticamente la mitad que la grande, y se puede ver mejor en este vídeo que hemos producido para enseñároslo.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Análisis de Xbox Series S

Hasta aquí llega la descripción objetiva de qué es lo que contiene una Xbox Series S y cuál es su ecosistema. Todo, en comparación con Xbox Series X, de quien va a depender. Aunque lo que te está rondando la cabeza sin parar probablemente sea si este hardware está a la altura o va a ser demasiado floja. Pues de eso te hablamos en nuestro análisis, que puedes leer en el enlace sobre estas líneas.

Y si te queda alguna duda o tienes otra petición o consulta, deja tu comentario y te responderemos.

[Artículo en actualización regular]



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.