Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
análisis
Hamsterdam

Análisis de Hamsterdam

Pequeños, pelidutios y peligrosos.

  • Clover HarkerClover Harker

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

La otrora pacífica ciudad de Hamsterdam está siendo aterrorizada por la odiosa banda Vermin. Que entre en escena nuestro héroe, Pimm, que debe convertirse en maestro de las artes marciales y está preparado para luchar distrito a distrito hasta que no quede ni uno. Por la paz, por los suyos y por su abuelo, que ha sido secuestrado. Es un gran trabajo para un pequeño roedor.

Hamsterdam se parece mucho a Ámsterdam, a la ciudad holandesa, solo que con forma de dibujos animados. Las calles están siendo vigiladas esa banda de indeseables, poblada de conejos, ratones y otros animales. En la cima de la cadena de mando, una chinchilla llamada Marlo que tiene algo en contra de tu familia. Para poder llegar hasta él, antes hay que limpiar de malechores todo el mapa, pero por suerte el abuelo era uno gran maestro del arte marcial ancestral conocido como Hamster-fu y ha transmitido sus conocimientos a Pamm a tiempo.

La presentación suena a juego de acción brawler de toda la vida, pero en Hamsterdam hay un elemento más, el ritmo. Hay que luchar a pata partida contra todo tipo de enemigos con muchos reflejos y velocidad para aporrear los botones. Si consigues coordinar bien los ataques y te metes en la parte musical del combate, golpearás y abofetearás como mandan los cánones y la victoria estará más cerca. Eso no significa que los enemigos se vayan a quedar quietos esperando a recibir, pero por mucho que progresara la curva de dificultad, en ningún momento hemos sentido dificultad para avanzar (bueno, una vez que petó la partida y tuvimos que reiniciar).

Hamsterdam

Las peleas cambian ligeramente cuando los enemigos hacen uso de los objetos para atacarnos, pero sorprendentemente ninguno de ellos tuvo la ocurrencia de tirarnos una bicicleta a la cabeza. Los malotes de Vermin preferían utilizar scooters, que ya es raro. Pero no temáis que no solo ellos puede mejorar sus condiciones, nuestro pequeño hámster tiene unos cuantos trajes que también le ayudan a ser más fuerte. Por ejemplo, en su armario tiene unas chaquetas de alta costura de lo más elegantes. O por qué no equipar una manzana, todo el mundo sabe que con una en la cabeza es más fácil combatir (atención: tus resultados pueden ser diferentes).

La moneda ingame que se necesita para ir comprando estas mejoras es la semilla. Para conseguir semillas hay que combatir y hay que hacerlo bien durante cada nivel. Al final de cada pantalla aparecerá un resultado, con hasta tres estrellas máximo, a lo Angry Birds.

Hamsterdam

La animación le viene muy bien porque Hamsterdam no es precisamente un juego serio o resalista, y el estilo de dibujo de televisión realza su concepto. Dicho esto, las batallas fluyen a la perfección y ese grito "hiiiYA" con el que Pimm despacha a los rivales le da un toque kung-fu. La ambientación tiene su gracia y quienes hayáis estado en Ámsterdam vais a reconocer fácilmente varias localizaciones, desde los canales al barrio rojo.

Para este análisis de Hamsterdam hemos jugado en PC, aunque también está en móviles Android y iOS, Nintendo Switch y PS4. Nada más arrancar la partida, el sistema nos recomendó utilizar un mando, pero con teclado y ratón también se pueden exprimir estas mecánicas perfectamente. Como le ocurre a muchos beat'em up lineales, se puede hacer monótono, especialmente en partidas largas, por eso lo vemos más adecuado para sesiones esporádicas en un móvil o en Switch portátil. Si os lo estáis pensando podéis probar la demo, que es de las que sí hacen justicia al producto final.

Si te va eso de enfrentar roedores entre sí en una gran batalla, Hamsterdam es una rareza graciosa que cumple con su cometido, entretener machacando rivales sin parar con un ritmillo musical que te mete en la partida. Como digo el animador jefe, Derek Chow, Hamsterdam se inspira en "las películas de kung-fu de los años 80, en las perspectivas de The Wire, en Ámsterdam en la famosa escena de Pulp Fiction y... en Ratatouille." Venga, vale, compramos.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
HamsterdamHamsterdamHamsterdam
07 Gamereactor España
7 / 10
+
Es muy mono para ser un hamster. Rarezas para sorprenderte. Mejor si conoces Ámsterdam.
-
Se puede hacer repetitivo jugando mucho rato seguido.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

loading next content