Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Reseña de Gadget

Blackmagic Design Intensity Shuttle for USB 3.0

Ponemos a prueba la capturadora más popular de la firma del sector profesional. ¿Es buena solución para gamers?

La interfaz USB 3.0 es esencial hoy día para capturar altas resoluciones sin 'lag', pero necesitas un equipo decente.

Con el boom de los 'streamers' y el éxito del gameplay compartido en distintos canales en los últimos años (por ejemplo en YouTube, Twitch o Gamereactor UserTV), el rango de tarjetas capturadoras de vídeo disponibles en el mercado ha aumentado exponencialmente, surgiendo por doquier nuevos modelos no sólo de los fabricantes pioneros en la gama de consumo, sino también de otras firmas de sectores relacionados. Esta sana competencia ha provocado la aparición de dispositivos realmente tentadores a unos precios impensables hace cinco años, y a la vez una colección de aparatos que pueden ser más o menos aptos para según qué aplicaciones.

Publicidad:

En las últimas semanas hemos estado probando la capturadora externa Intensity Shuttle de la marca experta en vídeo profesional Blackmagic Design. En realidad la Shuttle lleva ya unos años en el mercado y es bastante conocida entre la comunidad, por lo que vamos a ver qué tal está como opción hoy por hoy, en 2016. En concreto, esta reseña se refiere a la versión USB 3.0 que se puede usar en PC y portátiles Windows. Hay otro modelo de la BMI Shuttle con puerto Thunderbolt para Mac, y también existe una tarjeta capturadora interna Intensity Pro 4K de mayores prestaciones que se conecta al puerto PCIe.

En la Blackmagic Design Intensity Shuttle USB 3.0 todo conecta perfecto y firme con un clic, y la disposición es así de fácil de entender.

Lo primero que llama la atención de la unidad es su presencia y acabado. En Gamereactor estamos acostumbrados a capturar gameplay con las soluciones de distintas marcas, y aquí notamos sin duda un salto de calidad. Donde otros aparatos parecen más de plástico o juguetes poco serios, la BMI Shuttle se erige como un dispositivo robusto, muy bien terminado y además de diseño elegante. Así parece aguantar mucha más 'tralla' que otros modelos de la competencia y deja una sensación más fiable y duradera, sin crujidos ni partes sueltas. Este acabado denota que se trata de un fabricante acostumbrado al ámbito profesional.

Otra clara ventaja es la cantidad y calidad de las conexiones de 10-bit que vienen de serie. Algunas capturadoras USB 3.0 han dejado de incorporar salida HDMI porque la dan directamente por el cable azul sin retardo, pero eso no supone la misma facilidad para según qué configuraciones de pantalla. Por esto, a muchos usuarios os puede venir muy bien que la Intensity Shuttle venga con sus entradas y salidas aparte de la conexión USB, y por supuesto también pueden venir genial para capturar ciertas fuentes (por ejemplo algunas consolas más antiguas) las conexiones de serie incorporadas para vídeo compuesto, audio estéreo, S-video y vídeo por componentes, ausentes en la mayoría de modelos de hoy. Todas estas conexiones se realizan fácilmente porque por un lado están las entradas y por el otro las salidas, con el USB en el medio, en una disposición sencilla y esquemática.

Entradas de audio y vídeo de la Blackmagic Design Intensity Shuttle USB 3.0.

Vistos los aspectos exteriores, como decíamos hemos pasado unas semanas capturando varias pruebas con distintas configuraciones de hardware, tanto de fuente (consolas PS4 y Xbox One) como de destino (dos portátiles muy diferentes). Por supuesto, aquí entran en juego muchos parámetros de cada aparato, desde las resoluciones que emiten las fuentes hasta las especificaciones de hardware del equipo encargado de grabar, sin olvidar las distintas configuraciones que ofrece la BMI para capturar el gameplay final.

En cuanto a los requerimientos del PC que se vaya a emplear, lógicamente influyen mucho aspectos como la cantidad y velocidad de memoria RAM, tipo y velocidad de los discos duros o velocidad de la CPU. Nuestras pruebas las hemos realizado con un potente Asus con un i7, 8GB y un disco SSD con Windows 10 y luego con un más discreto Acer con un i5, 6GB y un disco duro normal y corriente de 5400 rpm.

Ambos deberían dar suficiente como para capturar un buen rato en HD sin problemas, pero resulta que Blackmagic Design emplea unos formatos de alta calidad sin comprimir por defecto, lo que aumenta evidentemente los requisitos. Esta condición es muy interesante para labores de edición y para obtener imágenes de máxima calidad, y hará las delicias de los puristas, pero quizá suponga un contratiempo para los que quieran efectuar capturas y ediciones rápidas para subir cuanto antes a la Red. Sirva como ejemplo que, aun evitando los formatos AVI y DPX de 10-bit en espacios YUV o RGB, y apostando por el más compacto y comprimido AVI Motion JPEG, un clip de 720p59.94 de 3:19 minutos ya ocupa 2,48 GB y ya uno de 23 minutos se va a los 15,5 GB. Es el precio que hay que pagar (es un dolor para transferir e incluso reproducir en muchos equipos), pero la calidad es fantástica. Dicho esto, quizá el equipo de Blackmagic debería buscar una solución intermedia y ofrecerla a esa nueva audiencia de consumidores a la que se están dirigiendo.

El diseño de la Blackmagic Design Intensity Shuttle queda genial junto al mando blanco de PS4, pero la capturadora no se lleva tan bien con la señal de vídeo de la consola.

De hecho, esto mismo pasa con la experiencia de usuario en general. La calidad de los clips capturados es fantástica... cuando consigues capturarlos. Al principio pasamos literalmente varios días dando vueltas y probando opciones hasta que conseguimos capturar las primeras partidas tranquilamente. El software Desktop Video y Media Express que se puede descargar directamente desde la página oficial presenta varios problemas. Las últimas versiones son muy inestables y se nos quedaron colgadas varias veces, con el programa cerrándose repentinamente o al cambiar alguna opción (sin importar la potencia del hardware empleado). Luego probamos con versiones anteriores algo más estables, pero entonces nos topamos con problemas de interfaz, opciones confusas e incompatibildiades varias. Por esto mismo, para sacar un provecho mucho mejor a la gran calidad que ofrece su dispositivo, Blackmagic debe plantearse lo mismo que en el párrafo anterior: un software rediseñado, claro, accesible y a prueba de fallos. Y no estaría de más que viniera acompañado de un manual de uso básico y una serie de recomendaciones.

Así habríamos sabido que hay que permitir que se pierdan algunas imágenes en la captura (drop frames) porque es algo absolutamente natural en videojuegos. O que es mejor marcar una resolución fija de salida en las consolas. O que existen algunos problemas al capturar/combinar el audio posicional envolvente (mira el vídeo de PES 2016 adjunto, capturado por esta BMI sin el canal central de los comentaristas). O que lo suyo con esta capturadora y las máquinas de Sony y Microsoft es optar por 720p59.94, y en el caso concreto de PS4, si no configuras la salida de vídeo a 720p, verás una pantalla negra, porque en Auto emitirá una señal a 1080p50 o 1080p60 que es incompatible con la capturadora. ¿Quizá se pueda solucionar o mejorar todo esto con alguna actualización? En la Red se especula que es posible porque la capturadora está preparada, pero no podemos evaluar sobre esta hipótesis.

Pruebas de velocidad de lectura y escritura en disco duro para la Blackmagic Design Intensity Shuttle. Un buen disco SSD marca una diferencia enorme.

De hecho, aunque se supone que el dispositivo es capaz de capturar 1080p30 y 1080p29.97, hemos sido incapaces de grabar un solo clip en estos formatos. Si piensas que otros modelos más recientes de la misma gama de otros fabricantes ofrecen ya 4K y 1080p60 vía USB 3.0 y la resolución (que no la calidad o las otras bazas destacadas) es para tu gameplay lo más importante por algún motivo, ya sabes cuál es el principal punto negro de la BMI Shuttle hoy por hoy junto a la complicada experiencia de usuario.

Lógicamente los vídeos de gameplay adjuntos, capturados con la Blackmagic Design Intensity Shuttle for USB 3.0, no son totalmente representativos de la calidad que ofrece, pues nuestro reproductor de GRTV comprime los brutos para que lo podáis ver desde cualquier dispositivo fácil y rápidamente. Pero os podemos asegurar que los originales de 720p59.94 tienen una calidad sin parangón. Ahí está la clave de esta capturadora, y en su construcción, su diseño y sus conexiones. Por lo tanto es cuestión de que decidas en base a tus prioridades, porque aunque la BMI Shuttle se sigue vendiendo sobre los 200 euros, quizá la encuentres de oferta dada su veteranía en el mercado, y puede ser una opción muy interesante cuando la dominas y/o para algunas consolas y fuentes concretas.

BMD tiene una trayectoria reputada en el terreno profesional y sabe cómo construir tarjetas y unidades externas de primera. Si consiguen relacionarse con el usuario de a pie de una forma más amable y fluida, tienen las armas y el conocimiento para quitarle un pedazo del pastel del gaming a las Avermedia, Elgato y compañía.

Uno de los paneles de opciones del Media Express para la Blackmagic Design Intensity Shuttle. Consejo: permite que haya drop frames, opta por AVI MPEG y fija bien la resolución y el framerate respecto a la fuente. Lo más recomendable para consolas es 720p59.94
07 Gamereactor España
7 / 10
+
Gran calidad de captura. Accesorio robusto, compacto y de diseño elegante. Múltiples entradas y salidas de serie. Herramienta de medición de velocidad de disco.
-
Complicaciones en la experiencia de usuario. Software Media Express y drivers inestables y con fallos. Incompatibilidades varias (sonido, PS4...). No ofrece 1080p60.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países