Gamereactor España. Aquí podrás ver los últimos tráilers de juegos, gameplay y entrevistas grabadas en los eventos mundiales del sector. Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Gamereactor
avances
Sonic Frontiers
DESTACADO: Cobertura Gamescom 2022

He jugado Sonic Frontiers en la Gamescom y pinta mucho mejor

Viniendo de recibir un aluvión de críticas, el erizo azul acelera de cara a su lanzamiento con una demo variada y divertida.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

Sonic Frontiers fue la sorpresa de la Gamescom en su primer día para mí, fácilmente. Por desgracia no pude jugarlo en Summer Game Fest, pero las expectativas que me llevaba a Alemania bien me cabían en el estuche de las lentillas. La gente criticaba, con razón, que parecía un juego vacío, inconexo, fallón en los gráficos. Que aquello del mundo abierto a lo Zelda: Breath of the Wild le sentaba fatal porque Link recorría un mundo orgánico y vivo y el erizo de Sega un páramo inerte y desolado. Pues bien, con todo esto en mente me planté ante el último código para PC en Colonia y jugué tres cuartos de hora de la segunda isla. Y resulta que se me pasaron, ejem, a toda velocidad.

HQ

Más Mario Odyssey que Breath of the Wild

Esa segunda isla del juego se llama Ares Island, se abre sobre las cuatro horas de juego y me recordó mucho más al Reino de las Arenas del título de Mario que al Desierto Gerudo de la aventura del hyliano. Por un lado, la nueva build parece mucho más seria, sólida y refinada a nivel técnico. Por otro, encontré multitud de actividades interesantes y entretenidas, con algún momento realmente divertido. No me lo esperaba para nada, viendo los materiales anteriores.

En este "plataformas de zona abierta" (guiño, guiño) hay que sacar a los amigos de Sonic del Cyber Space (Ciberespacio), ese mundo digital que amenaza con absorberlo todo ya desde el logo del juego. Aunque en las nuevas pantallas veis a Amy Rose, en mi caso me encontré con Knuckles el equidna metido en una especie de ciberesfera holográfica, desorientado y sin recuerdos. El objetivo es recoger sus tokens de memoria para estabilizar su condición y liberarlo. Y para tal fin se pueden hacer muchas cosas por los alrededores.

Publicidad:
Sonic Frontiers

Aquí hay que incidir que, claro, sin haber probado las versiones anteriores, lleva un rato aprender o recordar los movimientos principales, máxime cuando puedes ir comprando y desbloqueando nuevas habilidades a base de personajillos Koco. Es muy importante el medidor de resistencia que se vacía cuando usas el turbo (R2) e igual de importante caer en que no solo se puede usar corriendo o volando, sino también sobre raíles. Esto fue esencial para derrotar a uno de los enemigos. Junto a las esquivas, puñetazos y otros recursos, al final vas encadenando combos que se decoran aún más con los desbloqueos. Por cierto, un movimiento esencial es el denominado Cyloop, un giro sobre sí mismo cual perro que se muerde la cola que sirve a Sonic para activar artefactos, marear enemigos o... generar unos cuantos anillos extra cuando la cosa se pone fea y está a toque.

Una vez realizado el calentamiento y el entrenamiento me puse a pelear y explorar en busca de esas 25 tokens de Knux. También se puede pescar para ganar más, pero no encontré el oasis en este desierto. Los peces eran más bien de arena, incluyendo un espectacular tiburón blindado que activaba una batalla especial. Mucha secuencia guionizada y QTE, lo que se hace repetitivo si no consigues derrotarle a la primera (imposible sin fortalecer las habilidades de Sonic), pero hay que reconocer que esas cámaras por script eran bastante buenas y las transiciones, cinematográficas.

Publicidad:
Sonic FrontiersSonic Frontiers
Quién iba a decir que un desierto le quedaría mejor a Sonic que unas colinas verdes...
Sonic FrontiersSonic FrontiersSonic FrontiersSonic Frontiers
Amy está un poco perdida.

Más me gustó Strider, un gran enemigo acorazado que se rodeaba de anillos. Había que "pintarlos" grindeando sobre ellos y esquivando peligros, y aquí era tan esencial el turbo como recordar que puedes pasar de un carril a otro con dar un toque al stick o usando L y R (no seáis como yo, que al principio saltaba manualmente y me caía).

Aparte de estos enemigos había distintas secciones de plataformas y pseudopuzles, y no me parecían tan desperdigados como en metrajes anteriores. Con algunos retos te picas hasta que consigues el premio, por ejemplo clavando satos entre rampas o haciendo un juego aéreo entre bombas y dianas.

Cuando cae la noche cambian varias cosas y, al estilo de la Luna Carmesí, cada cierto número de lunas se activa un evento especial de lluvia de meteoritos con un componente de tragaperras para sacar más premio. Está curioso, pero la interfaz de los 'slots' molestaba en las peleas de jefe.

Sonic Frontiers
Xenoblade Chronicles: Sonic.
Sonic FrontiersSonic FrontiersSonic FrontiersSonic Frontiers
Los Kocos son muy, ehm, cucos.

Por el camino, más allá de recolectar los recuerdos de Knuckles, también consigues las Portal Gears al derrotar a los guardianes, lo que a su vez desbloquea los portales que te llevan al Ciberespacio. Allí, el Sonic Team también juega con la idea de las memorias y el pasado, porque los fans encontrarán niveles tradicionales lineales inspirados en toda la serie Sonic porque son los propios recuerdos del erizo. Por ejemplo, yo entré en el nivel 2-1 que bien parecía el mítico Green Hill, con un desarrollo velocísimo en 2D contrarreloj. Sin embargo, también los hay 3D parecidos a Sonic Adventure y otros, y en todos hay que correr contra el cono y completar otros desafíos para conseguir medallas.

¿Y los gráficos y el rendimiento? A nivel artístico, las construcciones cibernéticas casaban mejor con las ruinas del desierto que en muestras anteriores, así que el conjunto no "cantaba" tanto. A nivel técnico fluía bien en líneas generales, pero es cierto que el popping de las plataformas y raíles a pocos metros tiene poco sentido, cuando la distancia de dibujo es decente y el resto del escenario carga cuando toca. De nuevo, las cámaras guionizadas son bastante buenas, pero también hay algunos giros demasiado bruscos que desorientan o marean. Veremos cómo va todo esto en Nintendo Switch, por lo que pregunté al líder del Sonic Team Takashi Iizuka en una entrevista horas después.

En todo caso, me llevé la sensación de un juego diferente que me veo jugando en casa a partir del 8 de noviembre. Hay pocos plataformas así y esta build de Sonic Frontiers era mucho más prometedora. Aunque no te guste el combate es necesario para variar la cosa, y es cierto que es el más complejo de la serie, con montones de habilidades y un cargamento de coleccionables por encontrar. Me gustó su variedad y pasar de hacer una cosa a probar otra, así como los tutoriales de entrenamiento. Me quedé con ganas de desbloquear más partes del mapa, aunque la música y las voces me tiraban para atrás y terminé quitándome los auriculares.

Sonic FrontiersSonic FrontiersSonic Frontiers
Nuevas pantallas de Sonic Frontiers de la Gamescom 22.
Sonic FrontiersSonic Frontiers
¿Quién es la chica emo?

Contenido relacionado

Te puede interesar...



Cargando más contenido