Español
Gamereactor
análisis
Helheim Hassle

Análisis de Helheim Hassle (PS4, PC, Nintendo Switch, Xbox One)

El infierno vikingo se disfruta más resolviendo puzles con la cabeza.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Como se estrenó el pasado verano a la vez que Fall Guys: Ultimate Knockout y Fast And Furious: Crossroads, pasamos por alto Helheim Hassle. Este juego de Manuel Samuel te lleva a resolver unos puzles muy ingeniosos en un paraje de lo más colorido, el infierno vikingo, Helheim. Aprovechando que se ha reestrenado, ahora en PlayStation 4, vamos a ponernos al día con él.

Bjørn Hammerparty es el joven protagonista de Helheim Hassle. Ha encontrado la muerte pronto y de la manera más cobarde, huyendo de la batalla. Como chocó contra un oso al caer al suelo, se le tomó por héroe y se le otorgó una plaza en el cielo vikingo. Pero x no pasó tuvo mucho tiempo para disfrutar de aquello porque un esqueleto angustiado llamado Pesto lo resucitó para que le ayudara a traducir lo que ponía en una puerta que bloqueaba su camino. Como Bjørn se estaba empezando a aburrir de la paz del Valhalla, decidió quedarse con su nuevo compañero y empezar a explorar Helheim.

El guio es una pasada y la historia trasciende al propio juego, hasta el punto de que me hubiera quedado viéndolo si en vez de un juego hubiera sido una película de animación. Con su estilo de dibujo desfigurado, su humor crudo y su sinvergonzonería, Helheim Hassle es un alumno interactivo de los South Park, Bojack Horseman o Big Mouth. Ni se me ocurrió saltarme una sola escena de vídeo porque no hay nada que me gustara más que ver en qué nuevo lío se iba a meter este dúo. Un planteamiento y un desarrollo excepcional para un juego de plataformas y puzles, en los que generalmente parece que la narración es secundaria como mucho.

Helheim HassleHelheim Hassle

En realidad, lo más importante son los puzles. Tienes que explorar y caminar por los escenarios, pero la mecánica básica es resolver las situaciones para abrirte camino. Y tus herramientas son los miembros del protagonista, brazos y piernas... diseccionados. Porque parece que el conjuro de resurrección no acabó de salir del todo bien y ahora su cabeza no pega demasiado con su cuerpo. Es una visión un poco asquerosa pero está presentado de forma graciosa y da mucho juego, ya que cada parte del cuerpo es sinónimo de una habilidad. Bjørn puede arribar la cabeza a un personaje PNJ para meterse en una conversación y su cuerpo puede llegar más alto sin exceso de peso.

Todos los puzles parten de esta misma base y la estructura global es lineal, pero no se vuelve muy plano gracias a un diseño de niveles tremendamente creativo. En una pantalla tuvimos que rescatar una pierda "atrapada" en las tripas de un dragón; pues bien, durante un rato tocó ser la pierna moviéndose entre las entrañas y después volver al resto del cuerpo y hacer al bicharraco reir o enfadarse a base de insultos. Las carcajadas abrieron el camino a la libertad en forma de plataformas a la extremidad.

Nos ha gustado especialmente cómo se toma en broma la inclusión de los puzles en el gamepaly. Hay una parte en la que tienes que resolver ciertas situaciones mientras la recreación de sus propios inventores está ahí, mirando, juzgando si lo haces bien o mal. También está por ahí la Puzzle Con, que tiene retos inspirados en juegos como Limbo o Minecraft. Quién nos iba a decir que íbamos a tener que construir una cabaña a base de bloques de madera extraídos manualmente. Son esos rasgos de personalidad los que hacen que un juego como Helheim Hassle esté por encima de otros aparentemente semejantes.

Helheim Hassle

Con sus cuatro horas de duración aproximada, eso sí, es más o menos corto. La calidad está garantizada de principio a fin, pero si te pones a tope te lo acabas en una tarde y te quedas con ganas de más. Otro problema es el fallo ocasional en los controles de las partes del cuerpo, que fue bastante preocupante en una parte con una persecución en la que no había cabida a errores.

Puede que sea cortillo, pero Helheim Hasstle te capta desde el primer minuto y te hace disfrutar hasta el final si te va el sentido del humor socarrón tétrico. La historia es muy divertida y está muy bien contada, y los puzles son muy ingeniosos y están perfectamente integrados con el resto de la escena y del planteamiento, tanto por diseño como por el propio uso del cuerpo del pobre Bjørn. Qué vida la suya.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
07 Gamereactor España
7 / 10
+
Qué guion más divertido, podría ser una serie de televisión. Gran diseño de puzles. No baja la calidad ni un instante.
-
Se hace un poco corto. El control es algo impreciso.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.