Español
Gamereactor
análisis
Hood: Outlaws & Legends

Análisis de Hood: Outlaws & Legends

La idea está ahí, pero, en la práctica, no está a la altura.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ
HQ

El concepto es magnífico: Robin Hood y su alegre pandilla se rebelan ante los altos impuestos robándole dinero al Estado, en una lucha en la que los enemigos controlados por inteligencia artificial custodian los tesoros y el trabajo en equipo es clave para hacerse con la victoria.

La premisa es muy buena y, en varios sentidos, parece ideal para quienes, como nosotros, piensen que los modos cooperativos son de las mejores maneras de disfrutar los videojuegos. No obstante, un buen juego debe reunir muchos otros elementos igual de importantes y, afortunadamente, Sumo Digital es un estudio profesional. Así que, en teoría, esto debería ser coser y cantar.

Hood: Outlaws & Legends

En los últimos años, la franquicia de Robin Hood se ha vuelto cada vez más oscura. Es cierto que, en sus orígenes, presentaba una historia bastante más dura que la película de Disney, pero no la consideramos especialmente oscura. Sin embargo, esta es la gran apuesta de Sumo Digital y, por consiguiente, nos han brindado un Robin Hood que parece sacado directamente de los primeros juegos de Assassin's Creed; una Lady Marian que, sospechosamente, se parece a la protagonista de Assassin's Creed: Valhalla, que también va a la moda con varios tatuajes tribales; los peinados de Tooke recuerdan a los de futbolistas famosos; y, de ellos, solo Little John tiene un aspecto razonable (aunque se parezca más a un luchador de la WWE que a un personaje medieval).

Dado que Hood: Outlaws & Legends es un título que se juega solo online, debes pasarte primero un tutorial obligatorio antes de embarcarte en el modo en línea. En él, puedes probar los cuatro personajes y analizar las ventajas de cada uno de ellos. Por desgracia, es en este punto donde comenzamos a percibir pequeños problemas. Los controles no responden muy bien y la IA de los oponentes parece funcionar de manera aleatoria, mientras estos se pasean repitiendo las mismas frases una y otra vez para sí mismos.

Hood: Outlaws & Legends

Incluso el sistema de combate nos ha parecido poco original y nada fluido, por lo que comenzamos a sospechar que nos íbamos a llevar una decepción con un juego que, en un principio, esperábamos con ganas. En esencia, los atracos constan de varias partes, desde llegar a un objetivo determinado hasta hacerse con él, hasta alcanzar un punto de encuentro y cargar el botín un vehículo para escapar. Sin embargo, no estás solo: por razones que desconocemos, otro equipo de Robin Hoods está intentando robar ese tesoro al mismo tiempo que tú, así que tendrás que luchar tanto contra los enemigos controlados por la IA como contra otros jugadores.

El juego cuenta con un 'hub' central en torno a una hoguera, donde puedes modificar tu personaje y decidir embarcarte en una misión. De todas maneras, si has jugado alguna vez a Payday 2, Sea of Thieves o Borderlands 2 con personas aleatorias, es posible que ya conozcas lo infernal que puede ser que la gente no se comunique lo más mínimo. Parece que se ha convertido en la norma hoy en día: una gran parte de la comunidad no se expresa, probablemente debido al gran acoso que se sufre en internet.

Hood: Outlaws & Legends

Por consiguiente, las partidas empiezan, para sorpresa de nadie, con tus compañeros separándose nada más empezar. Nadie parece centrarse en conseguir el cofre del tesoro, alguien alerta y desata la ira de los guardias, un loco te acompaña, pero se niega a agacharse y a esconderse en la hierba, por lo que te descubren y te matan, mientras otro cree que estáis jugando a Asesino por Equipos en Halo, tras lo cual se desata el caos. Tampoco ayuda el hecho de que las partidas tarden tanto tiempo en empezar, que la gente entre y salga y que, por defecto, las consolas y PC jueguen juntos, lo que supone una gran ventaja para quienes juegan en este último.

Por otra parte, existe un sistema de matchmaking o emparejamiento que, sinceramente, no sabemos para qué sirve, dado que el juego nos juntó, desde el nivel uno, con quienes ya habían superado el nivel 60. Además de que estas personas ya se conocen las fases al dedillo, también han tenido tiempo para mejorar sus personajes con diversas ventajas. Esto se debe a que quienes compraron la edición más cara pudieron empezar a jugar tres días antes, por lo que contaron con una ventaja que hace que el resto pasemos unas primeras horas muy aburridas siendo masacrados por oponentes mucho más poderosos.

En resumen, para jugar en serio tienes que encontrar gente con la que puedas hablar. Si te enfrentas a rivales razonables, es posible que tengas buenas partidas, en las que os escondéis y os escapáis los unos de los otros. Por primera vez, hemos entendido en nuestras carnes por qué los guardias PNJ no te ven cuando caminas por la hierba alta o cuando te sientas detrás de las paredes en los juegos de sigilo. En este caso, hemos tenido la sensación de que había enemigos por todas partes, pero no éramos capaces de verlos. Cuando te encuentras a alguien, puedes marcarlo para que tus compañeros sepan dónde está el canalla, y cuando os hacéis con el tesoro y lo lleváis al barco con el que os escaparéis, a veces es divertido proteger a la persona que lo lleva, aunque el combate cuerpo a cuerpo no sea muy sofisticado.

Hood: Outlaws & Legends

Por desgracia, no hemos tenido la oportunidad de jugar más de cinco partidas decentes. En la mayoría de loso casos, la experiencia nos resultó frustrante. Esta obra tiene puntos de control cuestionables, unos enemigos controlados por una IA que son un incordio, acontecimientos aleatorios que arruinan hasta el mejor de los planes y, cada vez que jugamos, no nos apeteció nada más que dejarlo y ponernos con otra cosa. Lo ideal sería que las fases y lo que suceda en ellas nos den la sensación de que no hay dos partidas iguales, pero, tras jugar una mera hora, parece que ya ha lo has visto todo y, al final, el lanzamiento ni siquiera llega a entrar en la categoría de mediocre.

No llega con que Hood: Outlaws & Leyends funcione muy bien a 60 imágenes por segundo o que cuente con escenarios interesantes, de esos que nos gustaría ver en un juego mejor (o incluso en uno multijugador de este tipo en el que no tuviésemos que competir contra otras personas). Por desgracia, es un ejemplo de un claro potencial que se ha desaprovechado.

HQ
05 Gamereactor España
5 / 10
+
Un concepto ingenioso. Mapas interesantes. El sigilo es divertido.
-
La inteligencia artificial no está optimizada. El matchmaking funciona regulín. Es difícil jugar con personas aleatorias. Los controles son bastante torpes.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.