LIVE

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Live broadcast
Publicidad
logo hd live | Borderlands 2 - Commander Lilith and the Fight for Sanctuary
Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
análisis
Imperator: Rome

Análisis de Imperator: Rome

Todos los caminos nos llevarán a Roma en el último juego de estrategia de Paradox Interactive.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Imperator: Rome es el nuevo título de estrategia de Paradox que nos llevará a las cortes reales y los campos de batalla de antaño. De nuevo, estamos al mando de una de las grandes naciones de la historia (o una zona rural, si eres más exigente), donde somos los jefes de nuestro destino desde el año 304 a. C. hasta el 27 a. C., casi 300 años más tarde. Una de las decisiones más difíciles del juego será elegir qué país liderar y, tras nuestras meteduras de pata en Italia y el fracaso en la unificación de Britannia, decidimos tomar el control de una de las fuerzas militares más famosas de la historia: esto es Esparta.

Todo iba muy bien, pero la calma solo duró hasta que Macedonia nos mandó a nuestros aliados de vuelta con el rabo entre las piernas, todo un gran ejército derrotado. Los seguían las vigorosas fuerzas de nuestro nuevo enemigo y no tardaron mucho en asediar la capital griega; no obstante, pudimos esquivarles, pues nuestros aliados nos defendieron de sus ataques, pero a los que no pudimos evitar fueron los egipcios que, tras haber bloqueado Creta, nos enviaron a su monstruoso ejército y arrasaron con todo.

Normalmente, llegados a este punto, con el ejército eliminado y un imperio en ruinas, sería momento de volver a empezar, pero en los juegos de estrategia de Paradox no siempre es así. Como ya hemos visto en otros, en particular en el simulador histórico Crusader Kings 2, a veces es mejor quedarse a ver qué pasa; no sería nada nuevo que surgiese algo interesante después de un desastre como este. Así, con nuestro progreso totalmente destrozado, nos quedamos a ver qué pasaba, pero no parece que Imperator se parezca tanto a CK2 y, tras unos años hundidos en la miseria, nos empezamos a aburrir. Esparta no había sido la mejor opción.

Imperator: RomeImperator: RomeImperator: Rome

Una gran parte del problema era que los acontecimientos que el jugador realmente puede manipular no resultaban muy coherentes. Por ejemplo, en nuestro caso, el gobernante estaba de mal humor un momento, al rato estaba molestando al clero y después esta misma gente lo estaba adorando. Y todo esto ocurrió en los pocos años que duramos liderando el imperio de Grecia hasta que nos aniquilaron. Todos estos sucesos no tenían mucho sentido en el contexto y frenaban nuestro control sobre la situación.

Además, tuvimos alguna queja cuando intentamos reinar Roma. En este imperio, hay un sistema político que implica la necesidad de cambiar al líder cada pocos años (solo unos minutos en tiempo real). Debido a que teníamos que controlar a distintos jefes políticos, nos resultó más difícil apegarnos a estos personajes, por lo que terminamos interesándonos por los peces gordos, casi como en CK2 pero sin que la narrativa sea tan generosa esta vez.

Eso sí, en Imperator: Rome hay historias desarrollándose todo el rato; de hecho, pasan tantas cosas que es imposible que pase mucho tiempo entre un momento interesante y el siguiente. Por esto, hay que asimilar mucha información y tomar abundantes decisiones, pero estos acontecimientos resultaban un poco repetitivos a veces. Además, hay una gran cantidad de sistemas mezclados en este mundo abierto, y toda esta amalgama de mecánicas puede llevar a situaciones curiosas, sobre todo en las áreas más saturadas donde tienes que vigilar varios tratados y a enemigos escondidos preparados para el ataque.

Imperator: Rome

Los sistemas del juego son sencillos, una técnica de Paradox para asegurarse de que funcionen bien; por ejemplo, el sistema de comercio es elegante y directo y, en nuestra opinión, una gran mejora desde el de Europa Universalis IV. Puedes intercambiar los excedentes de los artículos que quieras, así como importar los bienes que necesites de otros vecinos; asimismo, puedes acceder a diferentes recursos para que te proporcionen otras prestaciones pasivas. No se trata solo de cerrar un buen trato con tus socios, por lo que tendrás que tener muchas cosas en cuenta.

En cuanto a los sistemas políticos, son interesantes y diversos por lo que hemos visto hasta ahora, aunque, como hemos mencionado, pensamos que profundizar la personalidad de los personajes le vendría bien. Hay muchas formas diferentes de jugar con tu gobierno y el proceso de reclutamiento está muy detallado y priorizado. Eso sí, tus opciones son lo más directas posible, probablemente para evitar que todo se vaya al traste.

Pese a que la simulación de mundo abierto sea bastante superficial (al menos en comparación con otros juegos de Paradox que ya han tenido alguna actualización), es igualmente extensa. Por ejemplo, el mapa va desde Escocia hasta la India, lleno de diferentes culturas e ideologías jugables. Además, el punto de partida que elijas tendrá un gran impacto sobre tu experiencia general, y parece haber una gran diferencia entre las sociedades. Este crisol de naciones resulta en momentos muy emocionantes, aunque cabe decir que la mayoría de los estados jugables no tienen el mismo nivel de detalle que otros países más dominantes.

Si ya conoces otras obras de Paradox, te familiarizarás rápidamente con la interfaz de usuario. Como siempre, se puede pausar el juego o acelerar el tiempo, filtrar el mini mapa según lo que estés buscando, y acceder a tus sistemas principales con los botones de la esquina superior izquierda de la pantalla. El estudio es muy bueno en hacer que lo complicado sea accesible, pero hay algunos detalles que asimilar y no todo queda muy claro en conjunto; no obstante, el tutorial te da una visión general del juego, pero la falta de una wiki o detalles de herramientas lo hacía todo un poco confuso. En vista de la gran cantidad de sistemas interconectados, un poco de transparencia le habría venido bastante bien, ya que a veces parecía como si estuviésemos tomando decisiones inconscientemente (sobre todo en las primeras 20 horas).

Imperator: RomeImperator: Rome

El mapa está muy bien: todo ha sido cuidado al detalle y unido correctamente, si tenemos en cuenta la gran cantidad de regiones que puedes explorar y conquistar. Todo lo relacionado con las herramientas y las opciones está escondido en menús, por lo que el mapa está bastante despejado (nos encantan los filtros visuales), aunque a veces la pantalla se puede llenar si tenemos demasiadas ventanas abiertas, si los ejércitos se están desplazando, o sobretodo, si tienes un imperio tan grande que tienes que estar apagando fuegos en más de un frente.

Los combates funcionan como siempre: los jugadores crear a sus ejércitos y los enfrentan con los de sus oponentes. Desde la distancia, las batallas parecen más simples de lo que realmente son porque solo se representan con dos avatares moviéndose y unos números, pero la efectividad de la rama militar de tu imperio depende de otros factores. Básicamente, tus ejércitos son una extensión de tu imperio y no van por separado, por lo que no puedes tener una fuerza militar fuerte sin cuidar el resto de aspectos.

Otra área que podrían expandir es la diplomacia, y consideramos que una mejora de las interacciones con las facciones controladas por IA sería positiva para el juego. No tenemos muchas quejas sobre las IA pero, con la importancia de las alianzas y las ligas defensivas, habría estado bien tener más opciones en cuanto al posicionamiento de ejércitos, sobre todo contra oponentes más fuertes donde tenemos que cuidar la coordinación con aliados-IA. En cambio, este problema puede llevar a guerras con ejércitos fragmentados persiguiéndose el uno al otro, cuando se podrían haber evitado este tipo de secuencias.

Quejas aparte, Imperator: Rome es un juego de estrategia bien logrado. No cabe duda de que aún hay más cosas por venir y que el plan post-lanzamiento de Paradox incluye expansiones con nuevos temas y facciones, así como nuevas fechas de comienzo y final. Mientras esperamos por nuevas dinámicas y problemas que resolver, tenemos mucho con lo que entretenernos. Gracias a la amplitud de la experiencia, consideramos que Imperator: Rome es un juego de estrategia con el que te divertirás explorando desde distintas perspectivas.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Imperator: RomeImperator: RomeImperator: Rome
08 Gamereactor España
8 / 10
+
El mapa está muy bien, buena diferenciación entre las naciones, muchas decisiones interesantes, sistema de comercio bueno.
-
La diplomacia es restrictiva, una wiki habría estado bien.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países