Español
Gamereactor
avances
Warhammer 40,000: Warpforge

Impresiones: Warhammer 40,000: Warpforge es accesible, pero difícil de dominar

Os damos nuestras primeras impresiones de la demo de acceso gratuito del nuevo juego de cartas de Warhammer 40,000.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

¿Quién le iba a decir a los creadores de la marca Warhammer cuando se creó en 1983 que su sección de videojuegos sería casi tan importante como la de sus ejércitos? Para aquellos que no lo sepan, Warhammer y Warhammer 40,000 pertenecen a una compañía llamada Games Workshop, que desarrolla ejércitos de figuras que debemos montar y pintar para después llevar a cabo un simulador de batallas reales.

El universo Warhammer puede ser tan rico o más como el de El Señor de los Anillos por ejemplo, lo que ha llevado a esta marca a desarrollar sus historias en múltiples plataformas, desde las novelas a las miniaturas o al caso que nos ocupa: los videojuegos. Warhammer 40,000 se desarrolla en un futuro muy muy lejano (en el cuadragésimo primer milenio, de hecho), en el que la humanidad se ha repartido por medio espacio conocido intentando propagar la fe en el Emperador. Por supuesto, en este periplo la humanidad choca con diversas razas y seres como orkos, tiránidos (parecidos a los xenomorfos) e incluso una versión de los elfos en plan espacial llamados Eldar. Pero el mayor enemigo de la humanidad serán los ejércitos de la herejía de Horus, las tropas seguidoras de los mismos Dioses del Caos de Warhammer Fantasy, que serán la verdadera antítesis del bando de los hombres.

Warhammer 40,000: Warpforge

Este es el contexto en el que se desarrolla Warhammer 40,000 Warpforge, un nuevo juego de cartas que trata de sumarse a la nueva fiebre de juegos de cartas que vivimos. Lo que hemos podido apreciar hasta ahora en Warpforge es que se trata de un juego ágil y rápido, que no requiere de excesivo tiempo de aprendizaje. Apenas necesitamos un par de tutoriales para empezar a funcionar, pero nos enseña lo suficiente para saber lo que vamos a encontrarnos. En los dos tutoriales manejamos en primer lugar a los marines espaciales y después a los orkoz, de modo que obviamente podremos manejar diferentes razas que se traducirán por supuesto en mazos.

Publicidad:

Warpforge es rápido y prima principalmente la estrategia en sus combates. No partimos con mucha energía, sino todo lo contrario, al principio será ciertamente escasa, de modo que tendremos que ser inteligentes en el uso de la misma. Como todo juego de cartas, tendremos que llevar a cabo un cuidadoso equilibrio entre el uso de las cartas de habilidad y llevar a cabo el ataque. El juego termina cuando el comandante de nuestras tropas caiga.

Cada unidad tiene dos tipos de ataque: Ataque a distancia y ataque cuerpo a cuerpo. Esto es muy importante porque dependiendo del tipo de unidad tendrá una cifra de ataque u otra. Además, cada unidad te devolverá una parte del daño que infrinjas, por lo que tendremos que tirar de calculadora en cada uno de nuestros ataques si no queremos "morir matando" como diría Blas de Lezo. Esta mecánica de tipos de ataque es muy importante cuando salen unidades aéreas, por ejemplo, porque no podremos atacarlas cuerpo a cuerpo.

Warhammer 40,000: Warpforge

Al margen del cálculo de ataque y contraataque, el juego carece de una dificultad estratégica excesiva. Para personas no duchas en este tipo de juegos se trata de un buen comienzo, puesto que no existen mecánicas complejas. La mayor dificultad la hemos encontrado en la gestión de la energía. A lo largo de la partida vamos robando cartas del mazo al tiempo que nuestra energía va en aumento. Entre las cartas que van apareciendo en nuestra mano se mezclarán, por un lado, las tropas que tendremos que desplegar y las cartas especiales, amabas con un coste de energía. Por lo tanto, tendremos que elegir si sumar tropas a nuestro ejército o utilizar las cartas de ataque especial. Reconocemos que en ocasiones estas decisiones han supuesto en muchos casos el camino a la victoria o la derrota. Desgraciadamente más lo segundo.

Publicidad:

Algo muy negativo es que no hemos encontrado una gran diferencia de actuación dependiendo del mazo que utilicemos. Probablemente, esto se deba a que se trata de una demo y después las diferencias entre mazos se vean más tangibles, no en su poder, sino en su estilo de juego. Tal y como sucede en el simulador de batallas del que procede el juego.

En lo técnico, hemos probado la demo en un MacBook Air con procesador i5 y 8gb de RAM y lo cierto es que iba un tanto regular. Las caídas de la tasa de refresco de imágenes son habituales y es raro porque el juego no es en absoluto exigente en lo gráfico.

Recordaros que la demo ya no está disponible en Steam, puesto que su acceso terminó el pasado día 10 de octubre. Pero estamos deseando que salga de manera oficial como juego completo para poder explotar al máximo su sistema de lucha en línea, que es como se ha enfocado el juego principalmente.

Warhammer 40,000: Warpforge

Contenido relacionado



Cargando más contenido